Receta de Croissants de Hojaldre con Mermelada

receta croissants hojaldre rellenos

Ya decíamos que este Otoño en Madrid nos tiene un poco locas: hoy, por ejemplo, he tenido que quitarle el jersey a mis niños del calor que hacía. Pero la semana pasada hubo un par de días de frío tremendo. El caso es que al buen tiempo le quedan los días contados y mi amiga Marta y yo ya estamos empezando a pensar en planes en casa para hacer con los niños en esas tardes de frío: muchos días juegan solos, pero otros se aburren e intentamos hacer actividades diferentes para entretenerlos. Total, que cuando nos propusieron probar la nueva crema de mermelada de La Vieja Fábrica se me encendió la bombilla: sería la excusa perfecta para hacer un taller de cocina en casa, que a mis hijos mayores no hay cosa que más les guste que cocinar. Un par de mensajes a Marta después ya teníamos el plan: prepararíamos con ellos una receta de croissants de hojaldre con mermelada.

Una de las niñas de Marta, que es la mejor amiga de Mar, es alérgica a la proteína de la leche (aunque afortunadamente en un grado muy bajo), así que no suele ser fácil que nos montemos talleres “cocineros”. La verdad es que es increíble la cantidad de cosas que, sin saberlo, lleva proteína láctea. Por eso, la primera prueba de fuego que superó la nueva mermelada cremosa de La Vieja Fábrica fue un whasapp con los ingredientes a Marta para ver si su hija podía tomarla: Prueba superada, así que pusimos a nuestros pequeños cocineros a trabajar en sus croissants de mermelada caseros.

Aunque es muy sencillo, os cuento cómo los hicimos nosotros, la verdad es que es un plan perfecto para cocinar con niños porque necesitas muy poquitos elementos, casi no ensucian y se pasan entretenidísimos toda la tarde:

Bebestilo ahora se llama Sonambulistas

sonambulistas - bebestilo

Hace ya meses que venimos anunciando que íbamos a darle una vuelta a nuestro blog y hoy os presentamos por fin el resultado. Hemos cambiado el diseño por completo, pero no es el mayor cambio. A partir de hoy, Bebestilo ya no será más Bebestilo. Será Sonambulistas. Un nuevo nombre con el que nos sentimos 100% identificadas. Pero dejadme que os cuente el porqué de tantos cambios y cuál ha sido el proceso que hemos seguido durante todo este tiempo…

Lo contaba el otro día en una de las clases del curso Hello! Blogging Pro: tenemos muy claro que un blog es el reflejo de la persona, o personas en este caso, que hay detrás. Y hacía ya mucho tiempo que sentíamos que el nombre de nuestro blog, Bebestilo, no nos definía, y que ni siquiera definía el contenido que podías encontrar dentro del blog. ¿Era un blog exclusivamente sobre bebés? No. ¿Era un blog sobre estilo? Tampoco. ¿Entonces qué sentido tenía que el blog se llamase “Bebestilo”?

Nos estamos dando la vuelta

Cambio de diseño del blog. Cambio de nombre del blog. Cambio de identidad corporativa. Cambios y más cambios. Por eso durante esta semana, vamos a dar el último empujón a todos esos cambios y la semana que viene volveremos con…

Receta de humus casero con o sin Thermomix

humus

El post de hoy lo escribo emocionada y no es por la receta de humus casero (o hummus): está muy rica, sí, pero no es lo que me tiene saltando de alegría. Lo que me tiene FELIZ es que la persona que me dio esta receta y su mujer, ambos íntimos íntimos amigos nuestros, se han convertido en papás el sábado de un muñeco precioso que todos esperábamos hace mucho tiempo.

Y ahora os cuento el porqué de esta receta: nunca me había dado por probar el hummus. Os confieso que lo de probar muchas comidas nuevas no es lo mío, como ya os he contado otras veces. Pero este verano en uno de los pocos días que salí a cenar sin niños y con mi marido, me propuso pedir hummus: “Te va a gustar”, me dijo. Y la verdad es que me encantó. La semana pasada, le dije que iba a probar a hacer hummus casero y que si me quedaba bien, pondría la receta en el blog. “Tienes que pedirle la receta a Jorge. Él preparaba el mejor hummus que he probado nunca”.

Así que le pedí la receta, y el viernes la preparé con María: estaba muy muy rica, así que por eso os la quiero contar…

El café del viernes + Con que hiciéramos la mitad…

Cada viernes en Bebestilo nos tomamos un café virtual con todas las personas que hay al otro lado de la pantalla, ¿coges tu café y te lo tomas con nosotras?

Si estuviéramos tomando un café os contaría que ayer mi amiga Mónica me envió este vídeo y supe, inmediatamente, que tenía que compartirlo con vosotros. Llamadme sensiblona y facilona, pero el vídeo me ha llegado al alma y es que… con que hiciéramos la mitad de lo que hace el chico seríamos todos mucho más felices, ¿o no? Es tan fácil quejarse de todo, protestar e indignarse, y nos cuesta tanto echar un cable desinteresadamente al de al lado… Y ojo, que me incluyo, ¿eh?, que vamos todos tan a la carrera siempre que se nos olvida que tenemos una vida, y que hay que disfrutarla.

Otoño en Madrid

otoño en Madrid

¿Soy yo o el otoño no termina de llegar? ¡Con lo que me gusta a mí esta estación! Ya no hace el calorazo de agosto, pero tampoco el frío del invierno. Puedes salir a la calle con una chaqueta y sin calcetines. Y el día que amanece lluvioso, disfrutas saltando en los charcos con botas de agua porque es la gran novedad, que ya tendremos tiempo de hartarnos cuando empiece de verdad la época de lluvias.

Este fin de semana hemos disfrutado, por fin, de la tranquilidad que da no tener nada que hacer. Ni trabajos que terminar, ni compromisos con los que cumplir. Nada. ¡Y no sabéis cuánto necesitaba un fin de semana así! El sábado pudimos ir a pasear por El Retiro con los niños, a picar algo con Mar y su familia, y un amigo de nuestros maridos. Y sí, mis hijos iban disfrazados, que es como vamos todos con este tiempo: la mezcla de la ropa de verano con nuestro saco de Babybites lo dice todo. 

Cómo aprender a hacer punto I: Materiales + Coger los puntos

cómo aprender a hacer punto - we are knitters

Ya sabéis que siempre ando queriendo aprender cosas nuevas. No tengo ni idea de hacer punto, y aunque el año pasado en la campaña por la lana hice mis primeros pinitos, no había vuelto a tocar una aguja, consecuencia: ya se me había olvidado cómo era eso de coger los puntos, punto del derecho, punto del revés… Por eso, cuando comentamos con We are Knitters la posibilidad de realizar alguna colaboración, yo lo tuve claro y les lancé el reto: ¿nos enseñaríais, a mí y a los lectores que quieran aprender, a hacer punto? La respuesta llegó enseguida: “¡eso está hecho!” Y así fue como María (que sí sabe hacer punto porque es muy “apañá”) y servidora, quedamos con David, nos plantamos en la oficina de We are Knitters la semana pasada para aprender cómo hacer punto.

Gracias a ellos, durante las próximas semanas aprenderemos juntos a familiarizarnos con las agujas y las lanas y a aprender distintos tipos de punto básico. Esto es lo que aprenderemos a lo largo de esta serie de posts:

I. Materiales necesarios y cómo coger los puntos (hoy)

II. Punto del derecho y punto del revés

III: Punto bobo

¿Empezamos?

El Café del Viernes + Llegó Octubre

Imagen Cada viernes en Bebestilo nos tomamos un café virtual con todas las personas que hay al otro lado de la pantalla, ¿coges tu café y te lo tomas con nosotras? Si estuviéramos tomando un café os contaría que no…

Hermanos

hermanos

Estoy segura de que este post no es nuevo para nadie, y que todos los que tenéis más de un hijo lo habréis notado antes o después, pero el otro día hablaba con una amiga del vínculo tan especial que tenían nuestros hijos, de edades parecidas, entre hermanos, y hoy me he levantado pensando en ello.

Los dos primeros años de mis hijas fueron durillos, no os voy a engañar: encontrarte de pronto con un bebé en brazos cuando la “mayor” acaba casi de lanzarse a andar es una locura en todos los sentidos, por mucha ayuda que tengas. Mi madre siempre me decía eso de: “ya verás, luego jugarán un montón juntas” y yo, aunque quería creérmelo, en el fondo pensaba que ya veríamos. Mi hermana y yo nos llevamos 3 años y no podíamos ni vernos, así que, ¿por qué iba a ser distinto? 

Mi pizza casera preferida

receta de pizza casera

¿Qué tal ha ido vuestro fin de semana? El nuestro ha estado muy bien: hemos aprovechado para descansar (bueno, todo lo que se puede descansar teniendo tres niños, claro), el sábado nos pasamos por #Malakids, el festival urbano para familias organizado en Malasaña por Kideoo, y el domingo nos hemos repartido entre plan casero y por el Retiro. La verdad es que Malakids tenía un ambientazo y es genial que cada vez haya más iniciativas para poder descubrir Madrid con los enanos.

Pero hoy os venía a contar otra historia… y es que yo nunca he sido fan de la pizza. Y el caso es que no terminaba de entender porqué la pizza, que a todos fascina, a mí no me hacía gracia. Hasta me fastidiaba, porque entrar en una pizzería con ese olor tan delicioso y pedir pasta no tiene tanta gracia. Pero la verdad es que desde que he empezado a preparar en casa pizzas caseras, me he vuelto auténtica adicta. Y hoy me apetecía compartir con vosotros mi receta de pizza casera favorita, que se ha convertido en un pequeño clásico en casa para cenar.