Hermanos

hermanos

Estoy segura de que este post no es nuevo para nadie, y que todos los que tenéis más de un hijo lo habréis notado antes o después, pero el otro día hablaba con una amiga del vínculo tan especial que tenían nuestros hijos, de edades parecidas, entre hermanos, y hoy me he levantado pensando en ello.

Los dos primeros años de mis hijas fueron durillos, no os voy a engañar: encontrarte de pronto con un bebé en brazos cuando la “mayor” acaba casi de lanzarse a andar es una locura en todos los sentidos, por mucha ayuda que tengas. Mi madre siempre me decía eso de: “ya verás, luego jugarán un montón juntas” y yo, aunque quería creérmelo, en el fondo pensaba que ya veríamos. Mi hermana y yo nos llevamos 3 años y no podíamos ni vernos, así que, ¿por qué iba a ser distinto? 

La (dichosa) prueba del talón

prueba del talon

Llevo queriendo escribir este post desde hace ya un par de meses, pero lo cierto es que cada vez me cuesta más encontrar un huequillo para sentarme a escribir tranquilamente, y este post requería de un poco de paz y tranquilidad ;)

Ya sabéis que a los bebés se les hace la famosa prueba del talón a las 24 horas de nacer, cuyos resultados te envían a casa al cabo de una semana, más o menos, ¿verdad? Con Blanca y Ana los resultados llegaron enseguida: todo perfecto. Y aquí, su madre, que jamás le había dado mayor importancia al asunto, tan contenta.

Con Bosco, sin embargo, la experiencia fue algo distinta.

Desconectando, que es gerundio

Somos de esa generación que podrá contar a sus hijos que nosotros vivíamos antes de que existiese internet, los smartphones o las tablets. El otro día lo comentaba con mi padre y él me decía que cuando él era pequeño no tenía no ya internet o televisión, sino tampoco luz o agua corriente (mi padre vivía en una pequeña aldea gallega y allí esas cosas como que no llegaban, y menos si no había dinero, como era el caso).

A lo que iba: La vida antes de. La vida sin. Antes de internet. Sin móviles, sin cámaras fotográficas de última generación, sin redes sociales que te mantienen conectado a todas horas. La vida con. La vida con momentos que simplemente se disfrutaban. La vida con cartas que se enviaban por correo postal. La vida con libros que olían a papel y que te permitían sentir el placer de pasar las páginas una a una, saboreándolas, con calma.

No digo que esté en contra de internet, los móviles o las redes sociales: es más, me parece que te abren nuevos mundos y que crean conexiones impresionantes. Pero a veces observo el mundo con los ojos de la chica de este vídeo. Y entonces me obligo a simplemente guardar momentos sólo para mí. A desconectar. A disfrutar simplemente del momento.

Y a vosotros, ¿también os pasa? ¿os resulta fácil desconectar? Yo reconozco que a mí me cuesta bastante, pero ¿no creéis que también nos perdemos muchas cosas por estar siempre pendientes del móvil? Tengo curiosidad, ¿qué pensáis del vídeo? ¿es exagerado o real como la vida misma?

- Mar

PD: Have a nice day y tiempo de calidad

Héroes reales: Amelia Earhart & Charles Lindbergh

AMELIA EARHART-CHARLES-LINDBERGH

amelia-earhart-charles-lindbergh amelia-earhart-charles-lindbergh

Cuando Raquel de Petit-on nos planteó la idea que se le había ocurrido a partir de esta otra idea, disfrazar a nuestros hijos de héroes de verdad, de los que han tenido un papel relevante en la historia, y olvidarnos por una vez de las princesas y héroes de cuentos o cómics, no pudimos negarnos: no es ningún secreto que nos encantan los disfraces, pero si encima así podíamos ejercitar un poco la memoria histórica y (volver a) estudiarnos después a los personajes en cuestión, ¡la idea nos apasionaba! Tras mucho “devanarnos el coco” en busca de cuatro personajes históricos que tuvieran algo en común para poder disfrazar a Mar, José, Blanca y Ana, y tras desistir por imposible, decidimos apostar por lo seguro e irnos a por una pareja de aviadores que nos encantan y con los que seguro no tardábamos en convencer a José y Ana (que tampoco es tarea fácil, no creáis): Charles Lindbergh y Amelia Earhart.

Cómo hacer que los niños ayuden en casa

ideas para que tus hijos ayuden en casa

¿Habéis ido alguna vez a hablar con el profesor o tutor de vuestros hijos y os ha contado lo muchísimo que ayuda en clase y os ha sorprendido tanto que le habéis preguntado si hablábais del mismo niño? A mí sí. Y entonces fue cuando me di cuenta de que estaba considerando a mi hija mucho más pequeña y menos capaz de lo que en realidad era. Y este verano nos ha sorprendido queriendo ayudar a hacer su cama o a poner la mesa, algo que ni se me había pasado por la cabeza, la verdad, y que me encantó que pidiera ella. No sé los vuestros, pero a las mías les encanta sentirse mayores, y eso pasa por hacer las cosas que hacemos sus padres. Como vi que a mi hija le gustaba la idea, hice un poco de research en busca de ideas y consejos sobre cómo hacer que los niños ayuden en casa que comparto aquí con vosotros por si a alguno le sirve. 

No se trata de la cantidad, sino de la calidad

tiempo de calidad con los hijos

¿Os suena? A veces pensamos que por pasar más tiempo junto a nuestros hijos, serán más felices. Pero, y disculpadme si creéis que me equivoco, no creo que sea así. Al poco de que naciera mi hija Blanca surgió la oportunidad de establecerme como autónoma y me lancé de cabeza sin dudarlo. Desde entonces, tengo la suerte de trabajar desde casa y de poder apuntarme a prácticamente todos los planes que salen con mis hijas, pues sé que si tengo trabajo puedo hacerlo mientras ellas duermen. Sin embargo, no considero que mis hijas sean más felices por tenerme por casa de lo que son los hijos de cualquier otra persona que trabaje fuera de casa, pues hay momentos en los que yo también tengo que trabajar y no les estoy prestando atención si quiero terminar las traducciones que me encargan. Hay quien consigue con un ratito muchas más risas y buenos recuerdos de los que conseguiría yo en todo un día, creedme.

Nos vamos de vacaciones…

vacaciones

… ¡pero seguiremos al pie del cañón! Trataremos de mantener el ritmo de publicación (lunes, miércoles y viernes) para todos aquellos que ya os habéis ido y habéis vuelto, aunque aprovechamos este post para pediros perdón si veis que algún día no publicamos, o si veis que lo hacemos tarde; es lo que tiene el verano: los horarios desaparecen y cuesta organizarse para llevar las cosas al día, ¡y nuestras familias se merecen que les dediquemos tiempo a ellos también! Podéis seguir nuestro día a día en Instagram, con nuestros usuarios Mar y María, y no olvidéis seguir nuestro lado más creativo con en el perfil de Hello! Creatividad y el hashtag #hellocreatividad.

Y a todos los que os marcháis de vacaciones en agosto, ¡que paséis un muy feliz verano y volváis con las pilas cargadas y llenos de energía!

-Mar y María

Un lavado de cara a la típica cómoda IKEA

Desde que vi este post de Bea, de con botas de agua, no veía el momento de pintar la cómoda Hemnes de Ikea que tenía en mi cuarto. La idea era haberla hecho con la misma técnica, pero la verdad es que cuando la pinté me gustó el resultado, pues le daba mucho color a nuestro dormitorio, así que la dejé como estaba… ¡y estoy feliz! Qué queréis; ¡me encanta verla ahí cada mañana, al abrir las persianas de mi cuarto! ;)

-María

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy…

makeithappen
… es una de mis máximas al comenzar cada día. Si quieres conseguir algo, empieza a actuar. Si tienes una idea, trabaja para que se haga realidad. Olvida los “es que no tengo tiempo”, “es que no sería capaz de hacerlo”, “es que es una tontería”… And make it happen.Hazlo real. Dicen esas frases tan inspiradoras que encuentras en Pinterest que si algo es realmente importante para ti, encontrarás la forma de hacerlo. Y que si no, encontrarás excusas. Así de simple.

Así que si estabas esperando una señal, aquí la tienes. Empieza a dedicar más tiempo a aquello que te hace feliz. Sí, incluso ese tiempo que crees que no tienes. Si es importante para ti, encontrarás la manera. Y serás mucho más feliz.

Make it happen

– Mar

De sueños que se cumplen y otros que quedan pendientes para el nuevo año

fotografía hermanos / siblings photography

31 de diciembre de 2012… Hace unos años, pensar en cuando llegásemos al año 2000 era casi, casi como pensar en una peli de ciencia ficción… y ya sólo quedan unas horas para entrar en el 2013; increíble, ¿no? El 2009 se cumplió mi mayor sueño: me convertí en la mamá de la pequeña Mar. Yo, que he nacido en una familia numerosa (¡somos 6!), siempre supe que quería tener más de un hijo. Así que cuando estaba embarazada de Mar ya estaba deseando tener otro (así de impaciente soy yo…). Y en 2011 ese sueño se hizo realidad: nació mi pequeño hombrecito. En 2012 he disfrutado viéndolos jugar sin parar, reir a carcajadas y quererse con locura, y eso ha hecho que este año su padre y yo seamos inmensamente felices y demos las gracias todos los días.

dream quote

Pero no todo ha sido bonito en el 2012, eso es cierto. Este año hemos tenido algún susto con la salud de nuestros padres, aunque afortunadamente todo se va resolviendo. También hemos sufrido junto a amigos que lo han pasado mal, muy mal, y que lo están pasando mal, y es que a veces pasan cosas tremendamente injustas a las personas que menos lo merecen. Por eso, en este día de fin de año, mis mejores deseos para 2013 son para ellos, para que sus sueños pronto puedan hacerse realidad y para que, en cualquier caso, luchen por ser felices, porque eso es lo que se merecen.

A todos vosotros, que visitáis este humilde blog que escribimos a horas intempestivas haciendo malabarismos, nuestros mejores deseos para el nuevo año que comienza y un gracias de todo corazón.

Que despidáis el año que se va con una gran sonrisa, que recibáis el nuevo que llega con una sonrisa aún mayor y que se cumplan, sino todos, muchos de vuestros sueños.

Un beso muy fuerte y Feliz 2013,

- Mar