{Viajar con niños}: Flavia nos enseña São Paulo

Por si la Semana Santa os ha dejado con ganas de más, hoy nos vamos a Brasil de la mano de Flavia Fiorillo, una mamá brasileña casada con un gallego que dejó su carrera de directora creativa en Nueva York para criar a sus hijos en Sao Paulo y convertirse en escritora (está a punto de publicar dos libros), blogger (su blog mamãe sabe tudo -mamá sabe todo- es una auténtica delicia para los sentidos) y mamá a jornada completa de Ullya, de 9 años, y Ziyad, de 7. En Bebestilo hemos tenido el placer de entrevistarla para que nos haga soñar y viajar, y viajar soñando, y nos dé las claves para visitar São Paulo con niños. ¿Listos? ¡Pues abrocháos los cinturones que allá vamos!


Cuéntanos cómo acabaste en São Paulo…

Nací en São Paulo. Más adelante me mudé a vivir a NY, donde viví y trabajé 20 años como directora creativa de una empresa de licencias. Cuando nacieron mis hijos sentí la necesidad de estar cerca de mi familia, de relajarme para disfrutar y dedicarles tiempo. Nueva York me apasiona y lo echo de menos, pero no es la mejor ciudad para vivir con niños pequeños (sin ofender). Brasil es un país ideal para niños, el estilo de vida aquí es mucho más relajado y el clima es insuperable.

¿Qué es lo que más te gusta de vivir en São Paulo?

Seamos sinceros: São Paulo es ruidoso, gris y está lleno de polución, y si me pongo a pensarlo… ¿qué demonios hago viviendo aquí? Es un asco, como cualquier otra gran ciudad. Pero no viviríamos en ningún otro sitio, como nos pasa a todos en cualquier gran ciudad. São Paulo es lo que quieras hacer de ella, descubriendo joyas y pulmones verdes en cada rincón y esquina al tiempo que eres consciente de estar donde ocurren las cosas.  Ves a tus hijos crecer felices, y te sabes el camino al aeropuerto. Con este tipo de ciudades siempre se tiene una auténtica relación de amor y odio.

3 sitios perfectos para comer con niños en São Paulo:

No conozco un sólo sitio en Brasil donde no se pueda comer con niños. No son experiencias gourmet con estrellas Michelín, pero si tengo que escoger 3…o 6, serían estos. Olvídate del papel y los lápices para colorear: ¡personal específico para entretener a los niños sin coste extra! Ahí sí que podrás disfrutar de una buena copita de vino. ¡Qué diablos, y de una segunda!

1. Capim Santo
2. Brasil a Gosto
3. Nakombi
4. Quintal do Bráz
5. Praça São Lourenço
6. Chácara Santa Cecilia

3 tiendas para niños en São Paulo:

Ayyyy, ¡esta sí que va a ser difícil! Hay un barrio que se llama Vila Madalena (que sería el equivalente a Williamsburg en NY) con las mejores tiendas de niños. Algunas de mis preferidas son:

1. Ronald Fraga Filhotes
2. Santa Paciência
3. Bebê Básico
4. Mafagafos
5. Y una tienda on-line que me apasiona: Supersoniko

3 tiendas para ti en São Paulo:

1. Para mí (+ los niños): Amoreira. Puedes encontrar desde libros hasta artículos de cocina, muebles, objetos… un oasis para mis ojos. También tienen una selección muy buena para niños, además.
2. Pollymaggoo: Deliciosa ropa interior de algodón, vestidos cómodos y joyas.
3. Coletivo Amor de Madre: Otra de mis preferidas en la categoría “todo lo que no necesitas pero sin lo que no puedes vivir”.
4. Melissa store: Porque, ¿a quién no le encantan los jelly shoes de moda para llevar a los niños al parque?

Un sitio curioso para conocer en la ciudad

Catavento, donde puedes tocar un auténtico meteorito, ver a Gandhi, conocer el cuerpo humano por dentro, comprender cómo funciona un generador de electricidad o descubrir que el Sol, visto desde cerca, no es tan redondo como parece desde la playa. Catavento tiene cuatro partes: Universo, Vida, Mecánica y Sociedad, con un montón de curiosidades para saciar la sed de conocimiento de los niños.

Si alguien visita São Paulo con niños, no puede dejar de…

Pasar tiempo fuera. También buscaría exposiciones pensadas para niños: siempre hay un montón.

1. Tomar el té en la Fundação Oscar Americano, donde encontraréis una casa diseñada por el arquitecto Arthur Bratke Oswaldo en 1950, en medio de plantas y árboles de distintas especies. Dentro de la casa hay una colección de pinturas del siglo XVII, muebles, plata, porcelana, tapices y arte sacro del siglo XVIII.

2. Comer un brunch el domingo en el Museu da Casa Brasileira, donde los niños pueden jugar en el jardín de esculturas mientras les observas desde la tranquilidad de tu mesa.

3. Dar un paseo por el Parque da Agua Branca. Hay una granja con gallinas, patos, pavos reales y gatos (mis hijos se pasan horas tratando de coger uno con las manos, ¡es un ejercicio estupendo!). También hay un mercadillo orgánico de productos de granja los sábados, rincones para leer, museos pequeños, un mini parque temático, columpios, un picadero con caballos y un acuario. Vale, quizá tengáis que volver aquí dos veces para verlo todo.

4. Pasar el día en Fazendinha Estação Natureza. Lo ideal es llegar pronto por la mañana a este zoo de animales domésticos, donde el personal guiará a los niños para dar de comer a los animales, ordeñar una vaca, plantar un girasol, hacer pan y jugar con arcilla, entre otras muchas cosas. Comed y vuelta a empezar: montar a caballo, mojar a los cerditos con agua (les encanta) y hacer una carrera de tortugas.

La mejor foto a un niño en la ciudad se la harías…
¿Cómo? ¿Vienes y no vas a volver con tropecientas mil fotos del viaje? Desde las nubes sobre la ciudad por la ventanilla del avión hasta los niños probándose unas chanclas Havaianas  o durmiendo agotados en un taxi de vuelta al hotel, ¡todo vale! Sip, hasta el incidente con el electromagnetismo en Catavento.

PD: Un par de consejos si viajas a São Paulo con niños

Acuérdate de llevar lo típico siempre que salgas: agua, tentempiés, crema protectora, zapatos cómodos, ropa corriente y mucha paciencia. Vigila tus pertenencias y deja todo lo de valor en el hotel, hay mucho ladronzuelo por la calle. La seguridad es un problema en São Paulo. Tened en cuenta que vais a utilizar mucho el transporte público, pues los sitios que hay que visitar no están cerca unos de otros. Evitad las horas puntas, o terminaréis sentados en un taxi (con el taxímetro puesto) durante más de una hora. ¿Os habéis perdido? Preguntad a alguien. Los brasileños son súper amables, aunque no hablen vuestro idioma. Harán lo posible por entenderos y guiaros en la buena dirección.

Disfrutad de cada minuto con vuestros hijos. Disfrutad de vuestra pareja. Y relajaos.

Muchísimas gracias, Flavia, por hacernos una guía tan detallada de São Paulo con niños. ¡Nos has dejado con los dientes largos y deseando conocer la ciudad! Nos ha encantado conocerte un poquito más. ¡Gracias! (Thank you very much Flavia for such a detailed guide to São Paulo with kids. You left us willing to go and visit your city! It was a pleasure getting to know you a little bit more. Thanks!) 

- María

Deja una Respuesta

Por favor, ten en cuenta que al dejar un comentario en Sonambulistas, estás aceptando nuestra política de privacidad. ¡Muchas gracias!