De cómo aprendieron a montar en bici

aprender a montar en bici

aprender a montar en bici

Con los mayores tendemos a querer quemar etapas demasiado pronto: que aprendan a sentarse, a gatear, a caminar, a comer solos… y así un largo etcétera de “primeras veces” que ansiamos ver, ¿no os ha pasado? Una de esas etapas es, cómo no, el momento en que aprenden a montar en bicicleta sin ruedines ni apoyos… ese momento quebrantaespaldas donde los haya y para el que unos niños requieren algo más de confianza, ayuda, e insistencia, que otros.

En nuestro caso, Blanca es del género prudente y Ana del género más bien kamikaze y, en consecuencia, la pequeña aprendió a montar en bicicleta mucho antes que la mayor. Y no pasa NADA.

¿Sabéis esas bicicletas diminutas de Decathlon? De las que tienen pedales ya, no la chiquitita esa sin pedales (a la que también sacamos muy buen partido). Pues mi hija Ana apenas tocaba el suelo cuando aprendió a montar en bicicleta sin ruedines en ella. Estábamos tratando de enseñar a su hermana para ver si sería capaz de soltarse, pues uno de sus primos (igual de prudente y patoso que ella) acababa de aprender a montar en bici, y ella nos perseguía diciendo: “¡ahora yo, ahora yo!”. Su padre la subió y ella, muerta de la risa, se puso a dar pedales como loca de contenta. Tanto que en un arranque de “a ver qué pasa” mi marido la soltó… y la niña siguió tan contenta, feliz, dando vueltas como loca… y hasta hoy.

aprender a montar en bici

A su hermana le costó un año más soltarse, pero al final también lo consiguió, ¡y teníais que ver su carita de emoción al ver que ella también era capaz! Hasta entonces la picábamos de vez en cuando, pero sin presionar. Se moría de ganas de aprender, pero le daba miedo no conseguirlo (a veces pienso que era más el miedo a no conseguir montar ella sola, que el miedo a caerse y hacerse daño). Y de pronto, el año pasado, la convencí para que probara con una bicicleta un poquito mayor, pues en la otra me daba la sensación de que iba demasiado encorvada y sin apenas espacio para las piernas, ¡y magia!

Buscad el momento óptimo, sin presiones ni comparaciones, pues se trata de convencerles de que ellos sí que pueden, y de que si no lo consiguen tampoco pasa nada porque ya lo conseguirán.

20150601 montar en bici-4

20150601 montar en bici-5

aprender a montar en bici

Bosco, como veis, tiene profesora particular… el chico apunta maneras, aunque reconozco que a mí me da penilla que vaya quemando etapas tan rápido y me resisto a que se haga mayor… ¡claro que con una hermana terremoto es complicado!

Por cierto que el mono que lleva Ana es de uno de nuestros últimos descubrimientos: Winter Water Factory, una marca que nos ha enamorado por el colorido de sus estampados y lo cómodas que son sus prendas, y que mis hijas quieren llevar puesto a todas horas, como habéis visto en mi IG últimamente

Pese a que Ana siempre ha sido mucho más hábil en los deportes, porque no para quieta y siempre hemos potenciado el que “quemara energía” para ver si así conseguíamos que terminara el día (un poquito) cansada, creo que una de las razones por las que aprendió tan rápido a montar ella sola en bici fue lo mucho que utilizó la bicicleta sin pedales que tan de moda se ha puesto en los últimos tiempos (¿recordáis alguno que existiera cuando éramos pequeños?). Blanca nunca le prestó demasiada atención, pues siempre ha sido de cansarse rápido y terminábamos cargando su padre o yo con ella, y con la bici, pero a Ana le encantaba y verla montar en ella era de risa: tan chiquitaja, subiendo y bajando cuestas a toda velocidad, levantando los pies hacia delante para ir más rápido… Creo que ahí fue cuando de verdad comprendí lo buenas que eran ese tipo de bicicletas para el equilibrio, la verdad.

Pero insisto: no se trata de cuándo aprenden a montar, ni de si los demás lo hacen o no, sino de si vuestro hijo está o no preparado para aprender a montar. Y si aún no lo está, no pasa absolutamente nada.

Lo mejor, sin duda, de esta independencia con la bicicleta es que por fin podemos salir a montar en bici todos juntos, algo que llevábamos tiempo queriendo poner en práctica.

¿Y vosotros? ¿Cómo aprendieron vuestros hijos a montar en bici? ¿Pasaron primero por la bicicleta sin pedales o, al revés, a la bicicleta con ruedines y de ahí a quitárselos? ¿Habéis descubierto algún truquillo que les haya facilitado el aprendizaje?

-María

PD: Este post sobre la copilot de Weeride, por si estáis en proceso de aprendizaje y aún no han ganado la suficiente confianza, y tardes de paseo en bicicleta, para quienes tengáis aún niños demasiado pequeños para ir en bici.

Deja una Respuesta

Por favor, ten en cuenta que al dejar un comentario en Sonambulistas, estás aceptando nuestra política de privacidad. ¡Muchas gracias!