El café del viernes + conciliación sí, pero para todos

cafe del viernes
Imagen

Cada viernes en Sonambulistas nos tomamos un café virtual con todas las personas que hay al otro lado de la pantalla, ¿coges tu café y te lo tomas con nosotras?

Si estuviéramos tomando un café os contaría que hoy me he levantado peleona. Y es que en esta época en que tanto se habla de la conciliación en el trabajo y de la mujer trabajadora, a mí me da la sensación de que nos centramos únicamente en nosotras cuando deberíamos centrarnos en todos, hombres y mujeres. La cultura esta que existe en España de “calentar la silla” reconozco que me pone mala. Y si hoy estoy especialmente rebelde es porque  mi marido lleva un tiempo llegando a las mil de trabajar, consiguiendo por lo pelos ver a sus hijos antes de que se metan en la cama, y sé que eso le desespera a él tanto o más que a mí. Pero no os preocupéis que, y aquí viene la causa de mi indignación, hace poco decidieron instaurar en su empresa nuevas “políticas de conciliación”. Su horario laboral es, en teoría, de 9 a 19 horas, con dos horas de pausa para comer; la realidad es que raro es el día que llega antes de las 21:30, y de la comida ni hablamos, ¿a que a muchos os suena? Hasta aquí nada nuevo, entra dentro de la normalidad de los trabajos en España. Su “jornada reducida en horario de verano”, es decir, el mes de agosto, es que los viernes salen a las 15h en lugar de a las 19h, ¡menos mal! Pero ya os digo, no os preocupéis, que aquí llegan las “políticas de conciliación” para resolverlo y que pueda disfrutar de sus hijos: a partir de ahora, en viernes alternos, pueden salir a las 15h durante todo el año. ¡Yupiiii! Para ello, eso sí, el horario laboral pasa a ser de 9 de la mañana a 19:15 de la tarde el resto de días. Que hay que recuperar esas dos horas libres, claro. Y me pregunto yo: ¿conciliar es ver a tus hijos dos viernes al mes? Ah, no, calla, que tienen también los fines de semana. Se me olvidaba.

Si estuviéramos tomando un café os diría que lo siento, ya os dije que me había levantado peleona, pero creo que el movimiento de la conciliación trabajo-familia va mucho más allá. ¿Por qué tiene que estar centrada en quienes son padres? ¿No sería más fácil, y productivo para todos, que se centrara en todos los trabajadores por igual? ¿O es que sólo los que somos padres tenemos derecho a salir a una hora decente del trabajo? Sé que hay empresas que ya están empezando a implantar políticas de conciliación para todos sus trabajadores, con horarios mucho más razonables y europeos, pero anda que no nos queda camino por recorrer… Y no os creáis, que sé que mi marido es un “privilegiado”, pero es que lo triste del asunto es precisamente eso: que veamos como privilegiado a quien no llega a las 2 de la mañana día sí y día también, ¿de verdad alguien se cree que se puede ser medianamente productivo así?

Si estuviéramos tomando un café, os contaría que…

… el otro día leía este artículo de la madre de una niña con síndrome de Apert que me dio mucho que pensar, porque reconozco que soy de las de “no señales que está mal”. Leedlo porque creo de verdad que merece la pena.

… si, como yo, sois de los que se pasan la vida reconociendo a qué otro actor ha doblado quien pone voz al protagonista de la película que estéis viendo, os animo a ver este corto: Para Sonia. ¡Me ha encantado!

… que, en línea con el último café del viernes que me tomé con vosotros, donde os hablaba de los pequeños genios creativos y lo mucho que me había gustado el taller de Nuria Pérez, he descubierto el blog Crafting Connections al que, mucho me temo, me he enganchado.

Si estuviéramos tomando un café os iría dejando ya, que sé que os estáis preguntando qué hago tomándome un café y no una tilita, que vaya como me he levantado, jeje. Vale, que esta noche se hayan aliado los astros en contra nuestra y no hayamos pegado ojo con los niños tampoco ayuda 😉 Y ahora vosotros, ¿tenéis la suerte de trabajar en una empresa que reconoce la conciliación para todos como algo necesario y real? 

-María

  1. Marta García

    Uuuuuuuuuuuuuf!

    Yo termino mi café y entre el subidón y el tema que has tocado… grrrrr!

    Para no alargarme creo que ha de cambiar mucho la cosa todavía, la sociedad no está preparada, bueno, las empresas no están preparadas… Yo todavía tengo ‘suerte’, salgo a las 18h y los viernes a mediodía y como mi marido tiene su empresa con otro socio… puede hacer de más y de menos y también sale a una hora razonable por lo que a partir de las 19 se puede decir que estamos los tres juntos (padres y peque). Eso sí, con la ayuda de la iaia (mi madre) que recoge al peque en el cole, lo lleva al parque (o a inglés: D) y luego a casa.

    Y es cierto que siempre que he tenido médicos y cosas con el peque me han dado flexibilidad en salir cuando lo necesito, recuperar horas, trabajar en casa… así que bueno, dentro de lo malo, no me quejo…. no sé si me explico.

    Los viernes recojo yo a Biel y hoy además nos hacen un festival de primavera con canciones y nos enseñan lo aprendido en el ‘taller del bosque’ que han estado haciendo los de P3, P4 y P5 desde inicio de curso. Estoy emocionada! Su primer festival del cole! Prometo intentar no llorar… que yo con estas cosas soy de lágrima fácil y me pongo tontorrona…
    Y mañana iremos a Sitges a ver a la otra abuela y al tío (que tiene un año y medio más que Biel, esa historia os la cuento otro día) pero dan lluvias así que… tocará tirar todos los juguetes por la casa de la abuela y listo 😀

    Buen finde ‘peleona’! 🙂

    Responder
    • Jajaja, no sabes lo bien que me ha sentado este cafetillo peleón 😉 Precisamente a eso es a lo que me refiero en el post, al hecho de ver como una suerte que salgamos a un horario decente, cuando debería ser lo normal.
      ¡Disfruta mucho del festival de Biel! Y emociónate, que es parte de lo maravilloso de ser padres: todo está permitido 🙂
      Beso gordo y qué disfrutéis de Sitges, de la abuela y de la suerte de tener un tío con el que se lleva tan poco.
      -María

  2. Tiene tela el temita!!! Que gran mentira es la conciliación. Pero que esperamos?? En plena campaña o precampaña o en lo que sea que estamos, no he oído a un solo político tocar el tema. Con lo cual, esto seguirá así, hasta que las empresas se den cuenta de que el mejor trabajador es un trabajador contento. Y estoy muy de acuerdo contigo. ¿Por qué solo padres? Es que la gente sin hijos no necesita vida???
    En fin, vamos a por esa tila..
    Bss

    Responder
    • Pues, sí, Cristina, totalmente de acuerdo contigo, aunque me da que esta vez es más cosa de las empresas, y de la mentalidad prehistórica española esa del “yo curré como el que más para llegar hasta aquí, que curren ahora los de abajo y no protesten tanto” que del estado. En fin. Qué bien nos va a sentar esa tilita… 😉
      Beso gordo, -María

  3. Pues creo que la semana pasada en el café de los viernes, hable de un tema parecido: las madres que se quieren reincorporar a la vida laboral. Tema que me toca ahora y que te obliga a elegir entre horarios imposibles o salarios ridículos.
    He visto el corto de Sonia y es impresionante.
    Y en mi entrada te dejo un link a una iniciativa interesante #hayvidadespuesdelos6
    http://lalibretadeamaya.blogspot.com.es/2015/03/viernes-y-mas-cafedelosviernes.html

    Besos y buen cafe!

    Amaya

    Responder
    • Pues sí, Amaya, otro tema más para poner los pelos de punta, aunque reconozco que lo que de verdad me ha hecho escribir el post esta mañana es la idea de que parece que la conciliación es sólo para los padres, cuando debería ser para todos igual, que digo yo que quien no tiene hijos también tendrá vida, ¿no? 😉
      Voy corriendo a ver la iniciativa que recomiendas. ¡Besos y gracias por pasarte por aquí!
      -María

  4. Pufff!! Yo creo que la conciliación es la causa a la que entrego al 100×100. Con los ojos cerrados. Creo que es el mal endémico de nuestra sociedad. Si queremos una sociedad sostenible demográficamente, necesariamente tenemos que conciliar, pues cada vez somos más longevos, pero tenemos menos hijos.
    Y, por supuesto, es una cuestión de todos, no solo de madres. Y los padres, y también las madres, deberíamos gritarlo bien alto. El yo me reduzco la jornada para que tú trabajes hasta las mil sólo genera tensión: tensión del que se reduce la jornada porque -aunque no se diga, se reduce las posibilidades de desarrollo profesional, además del sueldo- se ve sólo ante el peligro con la “gestión de la familia” (compras, médicos, extraescolares, cenas, etc) después de 5-7 horas de jornada laboral, que no es moco de pavo, no?. Tensión del que no se la reduce y no ve a sus hijos. Tensión entre ellos porque están tan cansados que lo único que les apetece al final es desplomarse en el sofá y no decirse nada más.
    Y es de justicia. Personalmente me encantaría tener una familia numerosa, pero con mi segunda a punto de cumplir los dos, simple y llanamente, se me hace bola. Sobre todo porque no me veo con el suficiente fuelle económico como para alimentar una boca más.
    Dicen que donde comen 4, comen 5, pero se me abren las carnes sólo con pensar que tenemos que cambiar de coche…
    Os sigo desde hace tiempo pero hoy me has tocado el talón de Aquiles, María.
    Un abrazo!

    Responder
    • Totalmente de acuerdo contigo, Ana: no es cuestión de que uno solo cargue con la conciliación, porque eso acabaría con cualquiera, sino de que todos, hombres y mujeres, padres o no, podamos salir a unos horarios más que razonables y compatibles con disfrutar de la vida, así, en general. Disfrutar y trabajar deberían sumar, y no ser uno condición del otro. No tiene ningún sentido que haya empresas en las que los empleados tengan que estar a las 9 de la mañana pero “el marrón” no les cae hasta las 4 de la tarde, que es cuando aparece el jefe de turno con la idea brillante de que quiere algo, y lo quiere para antes de ayer. Si van a funcionar así, ¿qué sentido tiene que lleguen a las 9 de la mañana? Di que tu empresa trabaja de noche y punto. Horario laboral de 4 de la tarde a 2 de la mañana y todos contentos. ¿O acaso durmiendo una media de 3 o 4 horas se rinde igual? Vamos, que es más de lo mismo: todos estamos hartos, pero seguimos como estamos, me temo.
      Besos, y gracias por leernos 😉
      -María

  5. Tengo la grandísima suerte de estar en una empresa que hace dos años sacó un horario apto para la conciliación familiar, pero lo que tu dices, solo para papis. Y para no tener al sindicato reivindicando la igualdad con el resto de trabajadores, flexibilizó el horario del resto de trabajadores. Vale, no es lo mismo. Pero es un paso, y ahora el secreto… nuestra dirección NO es 100% española. Me indigna reconocerlo, pero es un hecho.

    Responder
    • Jo, Patri, no nos des el nombre de la empresa que les llueven los CVs 😉
      No será lo mismo, pero ya es mucho mejor que lo que tiene la gran mayoría hoy por hoy. Y sí, es muy triste, pero la mentalidad extranjera nos da, por lo general, mil vueltas. Mi marido trabajaba antes en una empresa inglesa, y el cambio de mentalidad, en general, es garrafal. Y no sólo en los horarios, también en la forma de entender el negocio: si la empresa crece, yo crezco. Y no como en muchas empresas españolas donde se fomenta lo contrario: preocúpate de crecer tú que la empresa es de otro. ¡En fin! Creo que quizá por eso me enfada tanto la política esta de conciliación: me parece una tomadura de pelo en toda regla 😉
      Beso gordo, -María

  6. Me encanta. Yo estoy a favor de la conciliación desde antes de que naciera Claudia (12 años ya). De hecho, estaba en el departamento de rrhh de una importante promotora en Barcelona, y se me ocurrió proponer a los súpersúperjefes recortar las TRES HORAS que había para comer (totalmente innecesarias puesto que todos comíamos en la misma empresa o alrededores) a una hora, y salir a las 17h en lugar de a las 19-19:30. Nunca olvidaré el resultado: 115 en contra, 14 a favor. Adivinad de esos 115 cuántos eran hombres… Sí, TODOS. No querían perderse su tertulia post comida o su siesta en el despacho o su paseo por la rambla. Ninguno tenía prisa por volver a casa, los niños estaban con la mujer o con la yaya, no problem. Sé que en esta década se ha avanzado mucho pero creo que la conciliación para todos llegará el día que TODOS estemos de verdad concienciados de querer ganar tiempo y calidad de vida (empresarios y trabajadores). Algunos de aquellos 115 que votaron NO, ahora serán jefes, e imagino lo que siguen pensando de salir a las 17h. Sigamos luchando que hay muuuucha mala costumbre arraigada. Gran post.

    Responder
    • Eso mismo le decía yo a mi marido hace poco: el problema está tan arraigado que no se solucionará hasta que no se renueven los brontosaurios que dirigen muchas de las empresas. Menuda valiente, ¡me imagino las caras de “ya-está-esta-viniendo-a-tocar-la-nariz”! El tema de las horas dedicadas a la comida es otro que no entiendo… ¿3 horas? ¡Pero si te da tiempo a tener otro trabajo entre medias…!
      Muchos besos y muchas gracias por pasarte por aquí, Elena,
      -María

  7. Perdón por el comment tan largo :S

    Responder
  8. Perdón, se me ha colado el comentario anterior.

    En España nos falta muchísimo en temas de conciliación pero os puedo contar mi caso para que veais que puede ser peor aun…

    Acabamos de volver de Panamá precisamente por eso. Mi marido y yo trabajábamos los dos para una empresa española de las grandes. Horario: de 6 a 6 de lunes a viernes (en realidad era de 6 a 8…) y los sábados de 6 a 4. Yo tuve que dejar de trabajar cuando nació nuestra peque porque con esos horarios no hay conciliación posible, y hemos ido tirando mientras trabajaba mi marido solo, pero llegó un momento en que ya era inviable, él siempre agotado de tanto trabajar y yo agotada de cargar con todo sola. Por mucho dinero que ganes llega un momento que no te compensa, eso no es vida. Ahora me acuerdo cuando trabajábamos en España y nos quejábamos de los horarios (igual que los de tu marido antes de la política de conciliación, María), no nos imaginábamos entonces que siempre puede ser peor…
    Y hace poco vi un documental (Happiness, muy recomendable por cierto) que hablaba entre otras cosas del estilo de vida de los japoneses, para echarse a llorar…

    Responder
    • Hola Anna,
      Si no dudo que siempre puede ser peor… no quiero ni imaginar cómo será en Japón, la India o China, pero que pueda ser peor no signifique que esté bien, ni que tengamos que conformarnos con lo que tenemos. Creo que si queremos que el mundo cambie, tenemos que ser nosotros los que digamos “¡basta!” y hagamos lo posible por que así sea.
      Que conste que soy la primera que no suele blandir el estandarte de la revolución; normalmente soy muy tranquilita y me limito a apaciguar las aguas, pero hoy me ha pillado cansada 🙂
      Y estoy contigo: a mí, desde luego, ni todo el oro del mundo me compensa el no tener vida más allá del trabajo.
      Muchos besos y gracias por pasarte,
      -María

  9. Hola María,
    En casa vivimos mas o menos lo mismo. Por suerte yo no trabajo y tengo la gran suerte de poder estar con los peques.
    Yo creo que más que una cosa de padres o madres esto de la conciliación lo tenemos mal entendido todos aquí en españa. Es un tema cultural y de costumbre.
    A veces lo comento con mi marido. Él junto a sus socios son la segunda generación de la empresa. Una empresa con horarios a la española que bien se podrían modificar sin demasiado problema en muchos de los departamentos. Podrían pero siguen así, por costumbre, por qué cambiar las cosas si no van mal cuesta.
    Este año mis hijos han empezado en un cole internacional y me ha llamado mucho la atención el gran número de padres hombres que van a recogerles al cole. Dato: Casi todos esos padres hombres son extrangeros. A mi me ha resultado curioso.

    Responder
    • Gracias por pasarte, Maite. Yo también soy una privilegiada, y es que hace ya unos años que decidí que me compensaba ser autónoma y trabajar desde casa (tema que da para más de un post también, pero lo dejaremos estar jeje), pero me molesta ver que mi marido, a quien no dudo que le encantaría poder estar más tiempo en casa con sus hijos, no puede porque “no es costumbre”. Estoy contigo en que tiene mucho de cultural y de costumbre, por desgracia, pero confío en que cambie. A la larga, quizá, pero que cambie 😉
      Beso gordo,
      -María

  10. Carolina

    Tema delicado el de hoy, cuanto nos queda para ser europeos, si fuera solo la jornada laboral… Bueno, al tema, mi empresa hace jornada continua de 8.30 a 16.30, un lujo viendo lo que hay por ahí, esperemos que siga así ya que a los de arriba nunca le ha gustado el horario… Ya ves, seré mas productiva saliendo a las 18.00??

    Responder
    • Toda una suerte, desde luego, Carolina. Me consuela, en parte, saber que sí, que es posible, y que hay empresas que están empezando a ponerlo en práctica. Eso sí, no nos des el nombre que iba a haber tortas 😉
      Beso gordo,
      -María

  11. El problema de la conciliación es cultural, y muy difícil de eliminar. En España se premia al que mas “calienta la silla” y no al mas productivo. Si se permitieran los horarios flexibles y el tele trabajo, las empresas tendrían trabajadores mas felices que serían más productivos. Y esto es valido tanto para los padres como para los que no tienen hijos. Yo tengo dos hijas, tenía un buen trabajo y lo deje, porque cada vez me ponían mas trabas para compatibilizar horarios, eso sin contar que desde que te conviertes en madre para el “jefe” ya no vales lo mismo, es como si perdieras tu inteligencia y capacidad profesional por cambiar pañales….

    Responder
    • Eso es algo que siempre me ha puesto mala, María, el concepto ese tan español de “calentar la silla”. El día en que nos demos cuenta, todos, de que viviendo la vida y disfrutando, de verdad, de los momentos de desconexión somos mucho más productivos, nos daremos de tortas por no haberlo puesto en práctica antes. Tal y como estamos, sólo conseguimos quemarnos antes de tiempo y vivir en un mundo de estrés absurdo. No me meto en el tema de la mujer y si se termina o su carrera, pues he tenido la suerte de no tener que experimentarlo, pero por supuesto que lo que comento en el post es válido para los padres y los que no lo son; es una de las cosas que más me molestan, y que más rabia me dan: la conciliación es para todos, tengan o no hijos. ¡Beso gordo!

  12. A pesar de que en casa aún no tenemos peques, afortunadamente mi chico llega a las cuatro ya y yo trabajo desde aqui. Entiendo que todos deberíamos poder conciliar no sólo con los hijos sino también con tu pareja, la familia o con uno mismo.

    Hoy escribo mi primer café del viernes y me gustaría compartirlo con vosotras!

    http://www.manoplastudio.com/el-cafe-de-los-viernes-toma-uno/

    Pd. Por cierto, me ha encantado el corto!! Cuántas voces reconocibles!

    Responder
    • Totalmente de acuerdo, Silvia: la conciliación es para todos, tengamos o no hijos y familia, que ya está bien. Voy corriendo a leer tu café, ¡gracias por compartirlo! Y qué suerte la de tu chico, me alegra, de verdad, saber que hay empresas que hacen las cosas bien.
      El corto es genial, ¿verdad? ¡Me sorprendió ver por fin al dueño real de alguna que otra voz!
      Besos, ¡y buen fin de semana!
      -María

  13. Cristina

    Hola, María:
    Tengo 21 años, estoy en tercero de carrera y, dentro de dos o tres años (cuando acabe el máster), saldré al mundo laboral. Sigo tu blog porque me encantan los niños y, sobre todo, las madres. A menudo me planteo cómo será mi vida cuando sea independiente y si seré capaz de conjugar dos aspectos que considero imprescindibles cuando pienso en el futuro: tener una buena carrera profesional y, a la vez, disfrutar de mis hijos. No quiero tener que conformarme con un puesto de trabajo peor por ser madre (Y MUJER). De ahí que muchas veces me plantee lo de hacerme autónoma (¡necesito un post sobre eso, por favor!). Pero esa no es la solución al problema general; tenemos que hacer algo ya de ya, pero no sé ni cómo. Yo, de momento, comparto esta publicación por FB.

    ¡Saludos y ánimo!

    C.

    Responder
    • Hola Cristina,
      Jajaja, que mis palabras no te desanimen que, como ves en los comentarios, algunas empresas están cambiando, ¡y se agradece oírlo! Las cosas tienen que cambiar, eso seguro, en nuestra mano está que no nos conformemos y demos las cosas por sentadas por el simple hecho de que “llevamos años haciéndolo así”. En cuanto al mundo del autónomo… es otro que tiene que cambiar, y mucho, pero a mí, al menos de momento, me ha dado un montón de satisfacciones 😉
      ¡Muchos besos!
      -María

  14. Hola María! Llego tarde a vuestro café pero no quiero dejar de opinar sobre el bonito tema de la conciliación. Hace unas semanas me despache yo también largo y tendido sobre el tema, uno porque creo que todos debemos conciliar: madres, padres, los trabajadores sin niños, tener un horario razonable, estar con tus hijos,poder practicar deporte o una afición debería de ser obligatorio no un lujo, ya que esta más que demostrado que somos mucho más productivos cuando trabajamos a gusto, y otra porque en mi última entrevista de trabajo para un puesto de dirección de recursos humanos, cuando pasé a la fase final el gerente de la empresa me pregunto de sopetón sin ni siquiera que cual era “mi problema” mi problema es que les planteé una jornada de 8 a 17 y después de esa hora hacer teletrabajo, ojo, no dejar de trabajar sino hacerlo desde casa. Una empresa que quiere mejorar un alto índice de rotación y ni se plantean mejorar los horarios, lo ven como un problema cuando a mi me parece la solución. Creo que estamos muy mal acostumbrados, a no cumplir los horarios, a hacer pausas interminables para desayunar, comer, o fumar, a las “urgencias” que no lo son y se pueden esperar a mañana. Creo que esta en nuestras manos intentar pocos poco mejorar este tema y que deberíamos de protestar más, tanto mujeres como hombres, así que creo que haces muy bien en levantarte peleona! Un besazo y a disfrutar de fin de semana

    Responder
    • Totalmente de acuerdo, Paula, si es que estamos fatal acostumbrados, ese es el problema. Y sí, el día que se den cuenta de que un trabajador motivado es mucho más productivo… ¡en fin!
      Besos ¡y mil gracias por pasarte!
      -María

  15. Llego algo tarde pero no puedo dejar de comentar el tema que proponéis hoy! Primero de todo, María, no puedo estar más de acuerdo contigo en que la conciliación no tiene que ser para casos justificados, sino al alcance de cualquiera.

    Y vengo a contar el caso de mi empresa, 100% española! dónde sí existen políticas de conciliación reales y de las que creó que habría que hacer más publicidad porque se consigue más siguiendo buenos ejemplos que criticando los malos, ¿No os parece? Existe la posibilidad de trabajar parte de tus horas semanales desde cada: un 20% diario, un día completo y dos tardes a la semana, dos días completos, etc. Horario flexible de comienzo y fin de la jornada. Un servicio donde puedes delegar tareas que hay que hacer muchos días y que no te permiten dedicar todas las horas que no estás trabajando a tu familia, hobbies, amigos o a ti mismo: tintorería, Zapatero, ferretería, etc. Un servicio de ayuda en el domicilio si tienes que atender a algún familiar enfermo, etc.

    Y todo eso sin tener que renunciar, al menos en mi caso, a promociones de categoría y subidas salariales. Todo un lujo y una suerte, no digo que no, ¿Pero qué tal si damos publicidad a esos ejemplos positivos en lugar de quejarnos de los que no lo hacen? Estoy segura de que estas cosas son contagiosas y sobre todo cuando ha sido un caso de éxito empresarial: mayor compromiso y eficiencia de sus empleados, mejores resultados de compañía.

    Responder
    • Mil gracias por contar tu caso, Carol; estoy contigo en que deberíamos contar más los casos como el tuyo… el problema, en mi caso, es que no tengo la suerte de tener ese tipo de casos a mi alrededor (salvo entre los empresarios o autónomos, claro, que nos llevamos el trabajo a casa pero podemos cortar para disfrutar de nuestros hijos).
      Besos, y gracias por pasarte por aquí,
      -María

    • Rocío

      Este tema, como a todas vosotras, me indigna totalmente!!
      Mi empresa es una de las que dice que tiene políticas de conciliación… Y las tiene… porque es una de las grandes, y “comemos” en parte gracias al Gobierno… Pero la realidad es que si te las coges, está muy mal visto y tu desarrollo profesional está totalmente muerto. HAsta tal punto, por ejemplo, que antes de navidad, una directora (si, en femenino…), decidió que todas las mujeres con responsabilidad en su dirección que tuvieran jornada continuada (de 8 a 16 h, una de las medidas de conciliación), dejaban de ser responsables!! ¿Qué os parece?? RRHH lo vio bien, aunque le recomendó que no dijera el motivo!!!!
      Yo creo, como María y Carol, que deberíamos hacer publicidad de las empresas que realmente concilian y al mismo tiempo, denuncian a las que no y a las que sólo lo hacen en apariencia.
      Si hacemos toda esta publicidad y se convierte en viral, igual tienen un motivo para replantearse cosas y cambiar. ¿Qué os parece?
      Pongo mi “granito”:
      “empresas que aparentemente concilian pero en realidad no”: Endesa

  16. No me he leído todos los comentarios, así que siento si me repito.
    Creo que hace años las cosas eran mucho mejor que ahora, en cuanto a conciliación, mis padres tenían mejores horarios, mejores condiciones, más tiempo, no sé..
    Desde que viví en el extranjero he tenido todo mucho más claro, en España las cosas tienen que cambiar y mucho, adoptar otro tipo de horarios, porque desde luego estos no funcionan, ni a nivel familiar por supuesto, ya que la conciliación no existe, pero tampoco a nive rentabilidad en la empresa, todavía no entiendo como no se han dado cuenta TODAS las empresas que con otros horarios y otras condiciones, el trabajador rinde mucho más… en fin. Por otro lado, las políticas sociales son de pena, bueno es que directamente no hay…
    Yo no me quejo, porque por suerte, o por desgracia, mi trabajo, que ya sabéis cual es, me deja muchísimo tiempo para disfrutar de mi familia, mucho mucho, aunque luego esté una semana fuera, pero esto es así.
    Un besazo!!!

    Responder
    • ¡Gracias por pasarte, Almu! ¿Qué tal la vida con dos? No sé si hace años sería mejor o no, en mi caso mi madre era traductora autónoma (me viene de familia, está claro) y tenía la suerte de estar en casa, pero no recuerdo haber visto a mi padre llegar antes de las 8-9 a casa… que vale que no es un horario “infernal”, pero tampoco puede decirse que fuera el mejor del mundo 😉 Sí que creo que la percepción entonces era distinta; bueno, no sé…
      ¡Disfruta mucho de tus dos muñecas!
      Besos, -María

  17. Debo de ser , de las pocas personas que tengo un horario conciliador con mi vida. Pero no por que la empresa en la que trabajo me lo de, si no por que el cliente para el que trabajo, tiene un horario de jornada continua. Madrugo, pero a las 4,4.30…5, estoy fuera ( la realidad es que deberia estar fuera a las 15.30… pero esta mal visto abandonar tu sitio a esa hora … si lo haces “se te cae el boli” ) Muchas veces, nuestros propios compañeros son los q critican el horario o la actitud de cada uno si sales a tu hora…en fin! cuanto hay que evolucionar en este pais…Animo!

    Responder
    • Tienes toda la razón: muchas veces nosotros mismos somos nuestro peor enemigo. ¡Ojalá la cosa cambie!
      Beso gordo, -María

  18. María, entiendo muy bien tu enfado. Y, como tú, creo que no existe una conciliación real entre trabajo y familia; y sobre todo, para la mujer. Todo se queda en palabras bonitas en el papel, y en los discursos políticos; pero, a la hora de la verdad, se da en pocos casos. Lo he vivido en primera persona; y en este caso, no en España, sino en Alemania. He tomado la decisión de no aceptar un contrato indefinido, porque mi horario es siempre de tarde; y, como mujer y madre, no quiero seguir perdiéndome esta etapa de mis hijas. Cuando te das cuenta, pasan los años, ellas crecen y te necesitan de otra manera. Siento que ahora tengo que estar con ellas, aunque signifique dejar de lado, por un tiempo, mi profesión (soy profesora).
    Todo esto, me está llevando a buscar nuevos caminos profesionales. Ese ha sido uno de los motivos por los que he creado mi propio blog. Voy muy poco a poco, porque todo es nuevo para mí, y porque todavía estoy trabajando hasta agosto. Así, que lo toco, cuando puedo.
    Aprovecho, para felicitarlas, por vuestro blog.
    ¡Buen domingo!

    Responder
    • ¡Hola Mari Nieves! Gracias por pasarte por aquí, y por tus palabras. Efectivamente, cuando quieres darte cuenta han pasado los años y te has perdido una etapa maravillosa de tus hijos; ¿que habrá más? Seguro. ¿Que cada etapa es distinta y maravillosa por distintos motivos? Claro que también; pero, si puedo, no me gustaría perderme ninguna de ellas 😉 Así que sí: creo que has tomado una decisión maravillosamente acertada, y valiente. La pena es que tengamos que vernos en la situación de tener que tomar ese tipo de decisiones… pero bueno.
      ¡Mucho ánimo y muchos besos!
      -María

  19. Totalmente de acuerdo con lo dicho. Esto de la conciliación es una mentira un engaño!!!!! Yo con este tema me pongo no peleona sino indignada ya que el pasado mes de diciembre no me renovaron el contrato en mi empresa por pedir una reducción de jornada se 1 hora! !!!!! Me echaron a la calle. La suerte (no se si decirlo asi) es que solo he estado en paro 3 meses pq mañana comienzo a currar por la friolera de 700 euros, eso sí con contrato de obra y servicio de 8-3 perooooo (que siempre los hay) sin derecho a vacaciones el primer año y sin poder hacer ningún tipo de descanso….. Las empresas se aprovechan de la coyuntura y de que necesitamos trabajar pq si no no podemos ni comer ni pagar y criar a dos niños….
    Lo malo de todo esto que cuando lo cuentas la respuesta general es ¡menos mal que por lo menos tienes trabajo! ¿Pero cual es el precio de tener trabajo?

    Responder
    • No me extraña que te indignes, Nani, es una auténtica vergüenza…
      Besos y mucho ánimo,
      -María

  20. Yo siempre he reflexionado sobre esto… me hace gracia que pidamos solo la conciliación familiar para nosotras, y no para todos… pues hoy en día hay casos y cosas muy distintos… no se puede generalizar.
    Me encantó el vídeo de los doblajes!
    Besos!

    Responder
    • A mí también me ha sorprendido siempre, Ali.
      ¡Gracias por pasarte! 😉
      Besos

  21. ¿Conciliación? ¿Qué es eso? María te entiendo perfectamente, yo vivo lo mismo todos los días. Mi marido trabaja para una de las empresas más importantes de España ( no quiero dar su nombre) y llega a casa todos los días no antes de las 19,30…los viernes se salva…pero hay fines de semana que le toca estar con el teléfono en la oreja….sí un sábado a las 22 horas….Tenemos 2 niños pequeños y la verdad es que entre semana los disfruta poco. Yo no trabajo y soy la que estoy al pie del cañón todo el día con ellos.
    Yo no trabajo desde hace 2 años por querer la conciliación familiar…si un señor de RR.HH. pretendía que estuviera fuera de mi casa durante 12 horas….y le pregunté que hacía con mis hijos….La empresa es francesa….
    Asi que a mi este tema me quema mucho y me enfado mucho.
    Pero bueno, creo que vamos a peor…las misma políticas no lo defienden….cuando a los 10 días de parir ya estaba en su puesto de trabajo ( y no quiero dar nombres) .
    Gracias por este café María.

    Responder
    • Gracias a ti, Ana, por pasarte por aquí… ojalá pronto nos demos cuenta, todos, de lo importante que es. ¡En fin!
      Beso gordo

Deja una Respuesta

Por favor, ten en cuenta que al dejar un comentario en Sonambulistas, estás aceptando nuestra política de privacidad. ¡Muchas gracias!