5 planes para disfrutar una escapada a Marrakech

escapada a Marrakech

¿Qué tal ha ido el fin de semana? El nuestro muy bien, ya que hemos conseguido sacar tiempo para descansar y para disfrutar, y lo primero no ocurre muy a menudo. De hecho, ayer pensaba que Jose y yo no habíamos sacado un rato para descansar (y no por los niños, si no por los mil planes que surgen siempre) desde que nos escapamos a Marrakech el fin de semana del Domingo de Ramos, y me di cuenta de que no os había contado mi experiencia allí.

Un par de semanas antes de que llegase la Semana Santa, mis padres me dijeron que vendrían ese fin de semana a Madrid, y aproveché para pedirles que se quedasen con los niños y así yo poder regalarle una escapada a dos a mi marido, ya que durante esos días coincidían su santo y su 35 cumpleaños.

Así nos escapamos de viernes a última hora a lunes a mediodía, y cuando tuvimos que decidir el destino pensamos que nos apetecía ir cerca (por el poco tiempo que teníamos) pero a un sitio realmente diferente que nos permitiese desconectar: Marrakech reunía ambos aspectos.

La escapada la disfrutamos mucho, aunque siendo 100% sincera la ciudad no me volvió loca: es decir, recomendaría el destino porque vas a un mundo diferente, pero no ha sido de esas ciudades de las que me haya quedado prendada, como me pasó con Estambul, que es un destino de cortar la respiración.

Sin embargo, como experiencia de fin de semana para irte cerca y “cambiar” de mundo me parece la pera.

No obstante, aprovechamos los apenas dos días y medio al máximo, así que os cuento lo que hicimos para que si os decidís a visitar la ciudad no os perdáis nada:

 

Marrakech

Marrakech

 

1. Alojarte en un riad

Tanto Bea, que estuvo el año pasado, como mi primo Rafa, que lleva años viajando a Marrakech (él sí está prendado de la ciudad), nos recomendaron no alojarnos en un hotel, sino en un riad.

La palabra riad en árabe designa al edén, un jardín, y por extensión se aplica a una casa cuyas habitaciones se distribuyen en torno a un patio interior. Los riads hoy en día son antiguas residencias de la clase alta que hoy se han reconvertido en casas de huéspedes que conservan el encanto de las viviendas tradicionales.

Si quieres tener una experiencia realmente diferente en tu viaje, yo también recomiendo alojarse en un riad. Hay cientos por la ciudad, de todos los precios y categorías, y nosotros nos quedamos en el Riad Libitibito por consejo de mi primo, que como os decía conoce muy bien la ciudad. La verdad es que nos encantó y Zacharia, la persona que lo gestiona, nos trató a las mil maravillas.

escapada a Marrakech

Lo único es que, como todo en la Medina, hay que pasar unas callejuelas para llegar que, si es de noche, dan auténtico miedo, pero Zacharia incluso se ofrecía a recogernos. Aquí las callejuelas de entrada, para que veáis que no miento (imaginadlo de noche, mejor no os cuento la de cosas que se me podían pasar por la cabeza en los 30 segundos de trayecto :S)

Otros riads que me recomendaron, por si queréis mirar más opciones: Riad 19 Laksour, Riad Oleman & Spa, Riad Zouina y Riad Golfame.

2. Visitar a los artesanos locales

Lo que más nos gustó del viaje fue que el sábado por la mañana, Zacharia nos ofreció hacer una visita guiada con un amigo. Yo era bastante reacia porque me gusta más ir por mi cuenta, pero mi marido pensó que dado que la Medina es un poco laberinto así nos situaríamos mejor.

El resultado es que fue la mejor experiencia del viaje, ya que nos introdujo en sitios que de otra forma no hubiésemos conocido.

Marrakech

Marrakech

Marrakech

Así, nos llevó a ver cómo trabajaban el cuero los artesanos del lugar, en su mayoría beréberes según nos contó.

Marrakech

escapada a Marrakech

Cómo hacían el pan con hornos dentro de las casas…

escapada a Marrakech

escapada a Marrakech

escapada a Marrakech

Cómo trabajaban el metal y de dónde vienen esas maravillosas lámparas marroquíes

Marrakech

Cómo teñían las lanas y las sedas, aguantando unos fuertes olores y vapores que no podían ser buenos…

Marrakech

escapada a Marrakech

O cómo trabajan no sólo con las manos, sino también con sus pies.

Un auténtico viaje en el tiempo que nos permitió valorar de otra forma los productos que luego veíamos en el zoco, y que nos recordó todo lo que hay detrás de aquello por lo que luego los turistas tanto regateamos.

3. Vivir la experiencia de ir a un hamman

Un hamman es cómo se denomina a los baños de vapor árabes, y aunque hay muchos por la ciudad, mi primo nos recomendó Les Bains d’Azahara y allá que fuimos. Es de una española, está muy bien cuidado y te hacen precios especiales por ser español 😉 Reservamos un hamman + masaje de 1 hora, nos pasamos media mañana del domingo allí y salimos realmente relajados y “nuevos”. Muy recomendable, sin duda, si queréis aprovechar el viaje para relajaros.

4. Cenar en Le Comptoir

La verdad es que la gastronomía marroquí no me acabó de conquistar (aviso que yo muy fácil con la comida no soy), pero en Le Comptoir cualquier cosa tiene que saber bien, porque es realmente la pera. Eso sí, yo confieso que ya había cubierto el cupo de gastronomía marroquí me pedí una hamburguesa que estaba buenísima, por cierto.

El sitio, con decoración marroquí, está situado en la Ville Nouvelle (la zona nueva, fuera de la Medina), y además de restaurante con música en vivo tienen club abajo para tomar algo. La verdad es que cenar allí fue otra de las mejores experiencias del viaje.

Para comer, me recomendaron mucho La Terrase Ben Youssef pero no llegamos a ir, y para cenar, además de Le Comptoir, también nos hablaron muy bien de Dar Marjana, por si queréis valorar otras opciones o vais a estar más días.

escapada a Marrakech

escapada a Marrakech

escapada a Marrakech

Marrakech

Marrakech

escapada a Marrakech

escapada a Marrakech

escapada a Marrakech

escapada a Marrakech

5. Pasear, pasear y pasear

El mejor plan de Marrakech es, como decía Bea, pasear y pasear hasta perderse. Deambular por sus zocos, visitar las plazas, edificios espectaculares como la Madraza de Ben Youssef, acercarse a la Menara para vivir cómo pasan los fines de semanas los marroquíes, perderse en la emblemática plaza Jeema el Fna mientras te tomas un rico zumo de naranja natural de los que venden en la plaza, visitar los Jardines de Majorelle para disfrutar del silencio y relajarse o dejarse embaucar por alguno de los vendedores y entrar en el juego del regateo.

Marrakech

escapada a Marrakech

La verdad es que fue lo que más nos gustó del viaje, pasear por la ciudad y disfrutar de nuestro fin de semana descubriendo otra cultura y casi casi viajando en el tiempo, aunque Marrakech es una ciudad que podríamos decir que aúna lo moderno con lo tradicional, una ciudad dual en la que ves a gente siguiendo fielmente sus tradiciones y a otros que se atreven con costumbres y estilos que podríamos calificar como más “occidentales”.

Espero que si os animáis a ir os sirvan las recomendaciones que os doy en el post, y que si ya habéis estado nos contéis qué es lo que más os gustó y lo que recomendaríais no perderse en la ciudad, para completar estos 5 planes con los vuestros 😉

Qué tengáis una semana increíble y empecéis a pensar en la próxima escapada 😛

  1. Que especial es Marruecos! Yo recuerdo ver a Juan Goytisolo en el Café de France en la plaza de Jemaa el Fna (pensé que era una leyenda) y la escapada a Essaouira (pueblecito costero precioso), en el recorrido ver a las cabras subidas en los árboles de Argán… Y el hamam, para mí de lo mejorcito! 🙂

    Responder
    • Eso nos han dicho, que el resto de Marruecos tiene sitios muy especiales… habrá que volver para comprobarlo, ¡un beso y gracias por la recomendación!

  2. Es verdad que Marrakech no es una ciudad donde haya mil vosas que visitar, precisamente por eso es genial para un fin de semana.

    Responder
    • La verdad es que sí, al menos no te quedas con la sensación de que te han faltado mil sitios, te la recorres fácilmente en un finde 😉

  3. Es un destino que no me apetece mucho, pero del que todo el mundo habla maravillas, tendré que probarlo sí o sí.

    Responder
  4. Me han encantado las fotos!! muchas veces lo más importante de todo es conseguir escaparse un ratito y ver otras cosas.
    ¡Muy chulo!

    Responder

Deja una Respuesta

Por favor, ten en cuenta que al dejar un comentario en Sonambulistas, estás aceptando nuestra política de privacidad. ¡Muchas gracias!