Gafas para niños: La guía definitiva

gafas para niños

Todo empezó cuando me dio la impresión de que mi hijo mediano, que acababa de cumplir 3 años, desviaba un poquitín un ojo. Fue algo casi imperceptible, pero le llevé al pediatra. “Es un efecto óptico”, me dijo. Y lo mismo me dijo la oftalmóloga a la que le llevé después. Finalmente, llegó la respuesta: tenía 5,5 dioptrías de hipermetropía. Un “efecto óptico”, ya…

Dos meses después tenía que llevarle a revisión, y decidí que su hermana de 5 años le acompañase: “estás obsesionada” – me decía mi familia – “La niña ve perfectamente”. Y así era, aparentemente: Mar llevaba 3 años en el cole y era una de las que mejor leía y escribía de la clase. Y, sin embargo, 6,25 dioptrías de hipermetropía fue el resultado de su revisión. Así que la oftalmóloga me dijo que si tenía más hijos. “” – le dije – “tengo otra niña, pero sólo tiene 9 meses”. “Tráetela”, me contestó. Recuerdo preguntarle si en serio pensaba que también tendría hipermetropía y que ella me contestase que sería lo más probable. 4.25 fue su diagnóstico.

gafas para niños

3 niños, 3 gafas. Y un parche que le pusieron a mi hija mayor durante 6 meses.

La oftalmóloga me dijo que debía ser hereditario. Cosa curiosa, porque ni mi marido, ni yo, ni nadie en nuestras respectivas familias es hipermétrope, ¡ni siquiera nuestros respectivos abuelos llevaban gafas! Pero el caso es que, por lo que sea, nuestros hijos tienen hipermetropía, mucha hipermetropía.

Total, que me tuve que hacer especialista a la fuerza en el ámbito de las gafas para niños.

Y puesto que los tres las van a llevar siempre salvo que se operen la vista el día de mañana, me hice un estudio de mercado en gafas graduadas para niños, visité todas las ópticas que encontré a mi paso, pregunté a madres del cole con niños con gafas y busqué en internet todo lo que pude.

Hoy, por si os sirve en algún momento, os contaré los 4 aspectos principales que creo que hay que considerar al comprar gafas para niños:

// 1 // Las gafas para niños tienen que ser... FLEXIBLES

Y es que siendo niños, sin duda es LA CARACTERÍSTICA que tienen que tener las gafas que elijáis. Hay gafas de silicona, como las Miraflex para bebés que tiene mi hija desde que tenía 15 meses, que os garantizo que son como la plastilina: el niño puede estirarlas, tirarlas, darles la vuelta… que no se rompen. Pero también hay muchas otras gafas especialmente preparadas para niños, y puedes abrir las patillas todo lo que quieras que no se rompen. Las de mis hijos mayores, que son de Lord Wilmore, y están especialmente diseñadas para ellos, además de ser las que más me gustan a nivel estético.

Por supuesto, deben utilizarse cristales orgánicos para los niños, ya que son más ligeros y prácticamente irrompibles.

gafas para niños

//2// Las gafas para niños tienen que estar bien SUJETAS

Otro elemento fundamental: van a saltar, a correr, a revolcarse, a hacer deporte… y no pueden estar preocupados por si las gafas se les van a caer. Personalmente, no me gustaba nada el sistema del elástico alrededor de la cabeza para sujetar las gafas: no ya por cuestión estética, sino porque me parece súper incómodo para ellos, y especialmente para las niñas, con el pelo, me parece un rollo. Mi hija pequeña sí tiene elástico porque para ella hasta los 3 años no hay otra opción, pero para los mayores descubrí LA ALTERNATIVA.

Vi a un niño en el cole con una piececita de silicona por detrás de la oreja a modo de sujeción y supe que tenía que conseguir unas iguales. Pregunté a su madre y ha sido lo mejor que pude hacer. Son unos “stoppers” de silicona que lleva la patilla y originalmente se diseñaron no para gafas de niños, sino para deportistas. Se ajustan detrás de las orejas y no sólo permiten que las gafas queden sujetas, sino que las puedes ajustar para que las gafas no les queden siempre a mitad de la nariz. Los padres de niños con gafas entenderán a qué me refiero 😉

Lo cierto es que no entiendo que todas las gafas de niños del mercado no hayan “copiado” ya el sistema, pero incomprensiblemente para mí, no lo han hecho. Así que cuando Emilio, cofundador de Lord Wilmore y amigo de María desde pequeño, me preguntó qué era lo que más valoraba yo en las gafas para niños pequeños porque quería incluirlas en su tienda online, lo tuve claro: tienes que conseguir esos toppers. No hay nada mejor. Y dicho y hecho,acaban de lanzar gafas graduadas para niños en su tienda online y de Lord Wilmore son las gafas que llevan Mar y Jose porque además de lo flexibles que son llevan los famosos stoppers 😉

gafas para niños

//3// Las gafas para niños tienen que ser BONITAS

Y lo siento si suena “frívolo”: las gafas van a formar parte de ellos, de su físico, durante muchos años. De hecho, te acostumbras tanto a verlos con gafas que ya casi ni los recuerdas sin ellas. Y por eso las gafas tienen que ser BONITAS y tienen que sentarles bien. Yo busqué mucho, hasta que junto a ellos, me decidí por las que tienen, y la verdad es que estoy muy contenta. Es importante no ir al primer sitio que encuentres y buscar unas gafas para niños, sino buscar LAS GAFAS, cuáles son las que mejor les quedan y las que más les favorecen: al fin y al cabo, cuando se miren al espejo será siempre con sus gafitas, incluso mis hijos se dibujan a sí mismos con sus gafas puestas, lo cual me encanta 😉

gafas para niños

//4// Las gafas para niños tienen que tener SEGURO

Se les caerán por los aires. Les tirarán balones que sin querer les darán en la cara. Les saltarán encima. Y por muy flexibles que sean las gafas, eventualmente tendrás que ir cambiándolas. En dos años con las gafas de mis niños en mi vida, he tenido que cambiar de gafas una vez a cada uno. Y creedme, es una pasta. Así que sí o sí, sólo compro gafas para niños con seguro, y eso le dije a Emilio cuando me preguntó qué más aspectos valoraba al comprar las gafas de niños.

Total, que en Lord Wilmore, que son un referente en España en gafas graduadas online para adultos, ahora que incorporan las gafas de niños han batido cualquier garantía de cualquier óptica: cubren el 60% del coste de las gafas durante los tres años siguientes a la compra, lo cual está genial, porque si ya de por sí son bastante más baratas que en una óptica convencional, si las rompen únicamente pagarás el 40% del precio de las nuevas gafas durante tres años.

Y creo que hasta aquí os he podido resumir los aspectos que considero más importantes al comprar gafas para niños y haberme tenido que convertir en experta “a la fuerza”.

La verdad es que, al margen de mi sorpresa y desconcierto inicial, me tomé la noticia de las “gafas para todos” bastante bien, y es que pensaba que cómo iba a quejarme yo por unas gafas con las enfermedades que hay en el mundo. 

Hasta que mi hijo desvió mínimamente el ojo, jamás pensé que ninguno de los tres pudiera tener problemas de visión. Al contrario, aún cuando me dieron los diagnósticos les hacía pruebas para que viesen cosas lejos y de cerca y lo veían todo, así que no me lo explicaba. Y es que la hipermetropía no es como la miopía, según me informé después. Con la hipermetropía los niños hasta los 8 o 9 años ven y son capaces de superar hasta ¡14! dioptrías, simplemente tienen que forzar la vista. Eso es lo que luego les puede ocasionar que desvíen el ojo y desarrollen estrabismo acomodativo.

Por eso, no quiero concluir este post sin recordaros la importancia de llevar a los niños a una revisión de la vista antes de los 4 años, incluso aunque penséis que ven perfectamente, porque nunca se sabe…

Dejo para otro día la cara que se me queda cuando alguien por la calle mira a mis niños y me dice: “Ay, qué pena, los tres con gafitas“… ¿perdona? ¿pero pena de qué exactamente? ¿acaso no ves la cara de felicidad y lo sanos que están los tres? En fin, ver para creer…

Y vosotros… ¿alguno de vuestros hijos lleva gafas? ¿conocéis a algún niño que las lleve? ¿algún consejo? 

PD: Mis hijos tienen incluso gafas de natación graduadas para niños para el verano, por si os interesa he comprado las de la marca Polti, que están bastante bien de precio en Galax Óptica.

PD 2: Por si os interesa comprar gafas graduadas o gafas de sol, Emilio me sopla hoy que hasta el 15 de agosto estarán haciendo rebajas en Lord Wilmore de hasta el 20% (y sus precios ya de por sí os garantizo que son mucho más baratos que en cualquier óptica) y las irán anunciando un día de cada semana en su newsletter y sus redes sociales 😉

  1. ¡Qué bueno! para el curso que viene le toca a mi pequeña renovar gafas. Así que este post nos viene de lujo. ¡Muchas gracias por compartir toda tu sabiduría!
    Por cierto, el “efecto óptico” de la mía ya lleva una operación, meses de parches y tres pares de gafas. Y en breve tendrá que empezar con fisioterapia ocular con la ortóptica, a ver si conseguimos evitarle una segunda operación. Así que, me río yo de los “efectos ópticos”… Menos mal que somos padres pesados e insistimos…

    Responder
    • ¡Pues me alegro de que te venga bien, Manu!

      Ya te digo, eso de que nos lo atribuyan a ser “padres pesados”… en fin, menos mal que insistimos, como tú dices…

      ¡Bs!

  2. No tengo hijas con gafas (de momento), pero yo fui niña con gafas, desde los 9 años, con hipermetropía y astigmastismo, antes no había estas gafas y que cuente mi madre, que cuente, la de gafas que me he cargado jajaja. Pero vamos mis síntomas no son de hipermetropía, son de miopia, lo de entorna los ojos es muy de miope, pero ni un solo oftalmólogo, ni el que me hace los exámenes para volar ha dicho lo contrario a la hipermetropía, no sé, yo no lo entiendo, el caso…
    Por ese motivo a Saioa ya la he llevado al oftalmólogo y bueno, me he quedado tranquila porque le hicieron estudio a fondo dados mis antecedentes y no tiene nada, en septiembre vuelvo a llevarla y va la pequeña también, así que nada, ya te contaré.
    El post es genial, porque seguro ayudas a muchos padres, yo ya lo tengo localizado por si acaso, nunca se sabe

    Responder
    • ¡Almu!

      Me alegro muchísimo de que Saioa esté perfecta de la vista. La verdad es que yo ahora me considero afortunada por los avances que hay en las gafas de niños, es verdad que no tienen nada que ver con las de hacen 25 años… ¡qué mayores estamos, jajajaja!

      Un besazo y muchas gracias por pasarte

  3. Arantxa_gorilasalcuadrado

    Mi hija tiene 4 años y lleva gafas desde los dos. 6 dioptrias de hipermetropía. Lo detectamos porque empezó a desviar un ojo sobre todo por la noche cuando estaba cansada. La pediatra tampoco lo supo ver pero al menos me dijo que si yo lo notaba que la llevara a un especialista, lo del efecto óptico tiene tela. Le encanta llevarlas y se ve guapísima! De momento lleva la goma pero en el próximo cambio de gafas miraremos lo de los stoppers. Gracias por el post Mar!

    Responder
    • Perdona que te conteste: los stoppers son la caña. Ni gomas, ni correa “de abuela” como llevaba mi mujer cuando era pequeña… Unos simples ganchitoos de silicona y las gafas siempre en su sitio. Y si lleva el pelo larguito, como mi hija, ni se ven. Aunque los de la mía son rosa fucsia y le gusta presumir de ellos… ¡Un inventazo!

    • ¡Hola Arantxa!

      Como dice Manu, cuando te toque renovar mira los stoppers, realmente son la pera y especialmente para niñas son fantásticos por el pelo.

      Yo creo que al final nadie conoce a los niños como nosotros los padres, y si vemos algo siempre hay que insistir, ¡así que bien hecho!

      Un besazo

  4. Hola, mi hijo también tiene hipermetropía y lleva gafas desde los 10 meses, su visión ha mejorado mucho gracias a un diagnóstico precoz. Por suerte, también hay pediatras y oftalmólogos que aciertan a la primera.

    Gracias por presentar Lord Wilmore, me pondré a mirar modelos ya que para mi también es importante que se identifiquen con las gafas que llevan y no solo tengan que llevar el modelo infantil de turno.

    He buscado mucho y cambiado de óptica 3 veces por diferentes motivos y me cuesta entender que no haya oferta para niños como sí la hay para el adulto.

    Finalmente estoy más o menos contenta con General Óptica. Tienen seguro por rotura, rayadura de cristales y lo que es muy importante y creo que a Lord Wilmore le falta y quizá le gustará valorar: incluye seguro de cambio de graduación.

    En mi caso ha sido básico ya que durante el
    primer año del diagnóstico, le cambio la graduación (a mejor) en 3 ocasiones.

    Muchas gracias por este post y a ver si animamos a que más ópticas se pongan las pilas en el sector infantil!

    Responder
    • ¡Hola Nuria!

      Si te digo la verdad no estoy segura de si incluyen el seguro de cambio de graduación, les preguntaré, porque efectivamente a mí también me lo ofrecieron en varias ópticas ya que al parecer la graduación varía mucho en los niños… a mis hijos no les ha pasado pero me parece un gran detalle, así que no dudes que lo comentaré con ellos para que lo tengan en cuenta.

      ¡Muchas gracias a ti por tu aportación!

      Besos

  5. Mi hijo también lleva gafas desde los 4 años. Conozco padres que se han llevado un gran disgusto por ello, pero la verdad es que ellos lo aceptan con mucha naturalidad y hoy en día hay tantos niños con gafas, que no son los raritos por ello y nadie se burla. Ojalá esta sea la “enfermadad” más grave que tengan.

    Respecto a las gafas, para mi es muy importante que el llevarlas no le limite ninguna actividad. A mi hijo se le rompieron en el cole jugando al fútbol y me enfadé mucho con su abuelo porque no dejaba de decirle que tuviera más cuidado, que claro, jugar al fútbol con gafas… Yo le dije super claro que él podía jugar a fútbol siempre que quisiera y que si se rompían las gafas, se compran otras y punto. No quiero que deje de hacer nada por llevar gafas.

    Responder
    • ¡Hola Elena!

      Yo estoy plenamente de acuerdo, creo que lo importante es tratarlo con naturalidad, y hago como tú: quiero q hagan de todo y que no sientan que les limita para nada, es más, a la mayor, que alguna vez se ha quejado, es lo primero que le he dicho: que piense que hay niños en sillas de ruedas o en hospitales y que llevar gafas es como llevar un collar: que es un complemento más.

      Mis hijos también han roto un par de gafas, pero asumo que es parte del “pack”.

      Un besazo

  6. Me viene este post que ni al pelo, porque justo hace una semana le han puesto gafas a mi hijo de 7 años.

    Ya desde pequeñito le insistía a la pediatra que revisar al niño al tener tanto mi marido como yo gafas. Les miran por encima y dicen que tan pequeños no hace falta si no vemos que se pegan al papel. Hasta que mi hijo empezó a quejarse de que le dolía la cabeza, y gracias a que lo asocié a que fue como detecté yo ya de adulta que tenía hipermetropía.

    Total, que vamos al oftalmólogo por nuestra cuenta, y efectivamente tiene 5 dioptrías… Como para hacer caso a la pediatra.

    Yo también he cogido las gafas en General Óptica porque me ha gustado mucho el seguro que tienen. Pero mira que una cosa que me reconcomía era lo de la goma, que no me gusta esa solución, y lo de los stoppers me ha parecido la leche ¡¡Muchísimas gracias por la información!!

    Responder
    • ¡Hola Miriam!

      No sabes cómo me alegro de que te pueda resultar útil el post. La verdad es que es la pera que al final si no es por los padres que insistimos a veces los pediatras no le den a la vista la debida importancia.

      Los stoppers son la pera, sí, así que no dejes de intentar conseguir gafas con stoppers ahora o en el futuro

      ¡Un abrazo!

  7. GENIAL el post! Comparto muchas de las cosas comentadas, pero tengo una duda que me gustaría lanzar y conocer otras opiniones y respuestas. En una de las ópticas nos dijeron que la mayoría de ópticas que ofertan gafas “baratas” es porque los cristales no son buenos (fabricados en China llegaron a decirme) y ante ese peligro me sentí “obligada” a comprarle lo que se me ofrecía como la única alternativa segura: cristales de essilor de ¡250 € con 50 % descuento incluido!, sin seguro ni nada.

    Con algo más de perspectiva, pienso que tanta gente no puede estar equivocada, así que me gustaría conocer la opinión de algún experto y sobre todo las experiencias de otras madres.

    Gracias Mar por este post taaaaan útil!

    Responder
    • Hola María:

      Es como todo, depende de a quién le compres las gafas. Personalmente conozco a los fundadores de Lord Wilmore y tengo mi absoluta confianza en ellos: sólo comercializan gafas con cristales de calidad. Además, tengo un buen amigo que es óptico y siempre me ha dicho que las lentes buenas tienen un coste muy bajo, pero que el margen en este mundillo es altísimo… no me meto en los precios que tienen las ópticas y las distintas marcas de cristales, como en todo cada uno sabrá lo que hace en su negocio, pero confío muchísimo en estos amigos y las lentes de mis hijos llevan la máxima reducción, son orgánicos, antirreflectantes etc etc… creo que lo importante es dar con alguien en quién confíes.

      Un fuerte abrazo

  8. Pues estamos igual: tres hijas, tres gafas! Acabamos de enterarnos y estamos aún casi en shock, pero nos pasó un poco como a ti, que nos enteramos casi por casualidad. La mayor tiene cuatro años y medio y cuando volvimos de vacaciones empecé a ver que de pronto hacía muchos guiños, recordé un artículo que había leído sobre detectar problemas de visión en los niños así que decidí llevarla al oculista para revisión “por si acaso” y ya puestos también a la mediana que cumple tres en noviembre y va a empezar el colegio. Pues menos mal que me dio por llevarlas… La mayor tiene astigmatismo, hipermetropía y el ojo derecho vago, tan vago que no ve prácticamente nada por él, le han caído gafas y además tiene que llevar el ojo tapado tooooodo el día de aquí a diciembre que volvemos a revisar, esta tiene 6,5 en un ojo y 8,25 en el otro, casi nada. Me estaba recuperando del susto cuando le toca el turno a la mediana y bingo, también astigmatismo e hipermetropía, esta “solo” tiene 4’5 y 4, así que gafas también. Me preguntaron si tenía más hijos y me dijeron que llevase también a la pequeña, que cumple un año a finales de octubre, yo ni sabía que tan peques podían llevar gafas, pero la llevé y también, astigmatismo, hipermetropía y ojo vago, aunque no tan vago como la mayor, cogido a tiempo, tiene 5,75 y 7 y le han puesto parche también pero sólo seis horas al día. Cuando se lo dije a mi marido pensaba que estaba de coña, viaja mucho por trabajo y estaba en otro país así que cuando ha vuelto se ha encontrado tres topos en vez de tres niñas, en la óptica casi me hacen la ola cuando entré. Llevamos dos semanas con las gafas, la mayor la pobre es la que lo lleva peor porque tiene el parche todo el día y no ve nada ni con gafas, el oculista me explicó que cuando el cerebro ignora un ojo tarda un tiempo en acostumbrarse a volver a usarlo, así que por eso ni siquiera ve bien con las gafas y dice que todo está “oscuro”, le cuesta calcular las distancias y ve los dibus pegada a la tele pero está colaborando y no se quita el parche, hasta se tiene que bañar en la piscina con las gafas. La mediana genial, se puso las gafas el primer día y hasta hoy. Y la bebé con las gafas siempre sucias de dedos de tocárselas, he descubierto que el truco es ponerle el parche cuando está dormida porque así no se da cuenta y se lo deja puesto, así que le tapo el ojo por la noche y por la mañana le pongo las gafitas y ya. ¿El problema? Pues que soy una despistada y estuve tres días tapándole el ojo vago en vez del bueno, como a la hermana le tapamos el izquierdo pues por inercia a esta también hasta que me di cuenta de que su ojo vago es el izquierdo. También me pasa que como la mayor lleva el mismo parche varios días se me va el santo al cielo y se me olvida quitárselo después de las seis horas, así que la mayoría de los días en vez de seis horas son ocho o nueve, voy a tener que ponerme una alarma en el móvil…

    Es verdad que la gente habla por hablar y hace cada comentario que… Son peor que los niños, pero estoy contenta de haberlo cogido a tiempo porque sobre todo el ojo vago o se cura de pequeñas o ya nada. Muchas gracias por el artículo, miraré esa web cuando toque renovar gafas.

    Responder
    • ¡Hola Ana!

      Veo que estamos igual… Al principio es un palo por lo inesperado, pero yo siempre digo que todo en la vida sean unas gafas… es verdad que es un poco rollo y muchas veces te da pena verlos con las gafitas y con los parches (la mía mayor también lo llevó), y que no hay que negar que es una debilidad, pero los niños se adaptan a todo y los padres somos los primeros a los que no nos pueden dar pena, porque si no se lo transmitimos a ellos, yo lo tengo claro. Lo encajé rápido y decidí que no iba a pensar, por ejemplo del bebé: “ay pobre con las gafitas”, porque si no se lo iba a contagiar a ellos, así que para mi hija pequeña ponerse las gafas es como vestirse de princesa, le chiflan 😉

      Yo les compro incluso gafas de natación graduadas para nadar, si te interesa el contacto es Galax Óptica en Madrid, la marca es Polit.

      Mucho ánimo con todo, el tema del ojo vago lo recuperan rápido y aunque el parche sea un poco rollo hace su función.

      ¡Un abrazo!

  9. Yo estoy entre sorprendida porque no me lo esperaba, y contenta porque lo hemos cogido a tiempo. La que me da penita es la mayor porque con el ojo tapado todo el día no ve nada y la veo que se sienta a un palmo de la tele y que no se quiere quitar las gafas ni para bañarse siquiera. No puede quitarse el parche, hasta me han dicho que cuando se le despegue se lo cambie sin luz, que no use el ojo bueno porque lo tiene tan vago que no lo estaba usando para nada, no llegaba ni al 10% de visión, pero con este tratamiento esperan que recupere muy bien. Las otras dos nada, están genial, la mediana encantada con sus gafas y la pequeña como le pongo el parche dormida cuando se despierta las gafitas con su goma y tan feliz, las ensucia tocándolas y eso, pero yo creo que no le molestan. Eso sí, la gente cuando me ve estos días con las tres con gafas y encima dos con parche hace cada comentario que parece que sea una desgracia de las peores.

    Otra de las cosas que me ayudan a relativizar es que mi madre, que ha sido muy miope toda su vida (no sé de donde sacan estas niñas la hipermetropía) perdió un ojo por un melanoma cuando yo era niña. Yo ya tenía edad para entender lo que pasaba y recuerdo que después de la operación estuvo bastante tiempo con el ojo vendado hasta que se pudo poner la prótesis y desde entonces siempre lleva parches en el bolso por si acaso y a la playa por ejemplo va con parche porque una vez una ola fuerte se llevó su ojo y con el precio que tienen las prótesis y lo que tardan en hacerlas… Así que tengo claro que hay cosas mucho peores, que mi madre fue un lunes al médico por unas molestias y el viernes volvió del hospital sin un ojo. De hecho cuando llamé a mi madre para decirle lo de las niñas ella fue la primera en animarme y en decirme que estupendo que lo hubieran detectado tan pronto, que la vista hay que cuidarla.

    Ahora a esperar que esos ojos vagos trabajen.

    Responder
  10. Hola a todos,
    A mi hijo le acabamos de encontrar 7 dioptrias en cada ojo al pobre, y vamos a mirarle unas gafas lo antes posible. Mi pregunta es referente al hecho de que vivo en Dinamarca y aqui unas gafas decentes pueden llegar a costar 350 euros. Como para todo, me pregunto si podria conseguirlas a un precio mas economico en España, pero debería ser pidiendolas online. Eso es factible o realmente se las tienen que hacer a medida en la tienda? Muchas gracias y saludos

    Responder
  11. Recomiendas algún otro seguro?

    Responder
  12. Hola chicas, muchas gracias por toda la información. La verdad es que yo me di cuenta tarde de los problemas de mi nena… a los 7 años, nos dimos cuenta de que forzaba mucho la vista, pero la verdad que fue de un dia para otro. Lo que dices de los stoppers es muy interesante ya que mi hija siempre se quejaba del cordel y por eso no queria llevar sus gafas y era un agobio. Ahora esta mejor y mas contenta la verdad, gracias. Tambien fue complicado que se pusiera las gafas en un principio, no le gustaban por lo que establecimos rutinas y como mi marido lleva gafas el se ocupo muy bien ^^. La marca por la que optamos es Marc o’polo ( https://www.mr-sunglass.com/es/gafas-de-vista/infantil.html ) y nos van muy bien. Gracias por este blog tan interesante!

    Responder
  13. Yo acabo de llevarme un buen susto con mi hija, en la revisión del pediatra de los cuatro años no había forma de que cooperase, todo era llorar cuando le mandaban cerrar el ojo izquierdo para ver los dibujos. Salí de allí tan preocupada que busqué a un oftalmólogo que pudiera verla ese mismo día. La miraron y ya me dijeron que se le veía graduación alta en los dos ojos pero que en el derecho bastante más, y que con toda seguridad era un ojo vago. Nos mandaron volver al día siguiente con gotas y ya confirmaron el diagnóstico, muchísima hipermetropía, bastante astigmatismo en el ojo derecho y ojo vago, tan vago que por el oculista ya habría salido del oculista con el ojo tapado, y ya nos han dicho que será difícil recuperar toda la agudeza visual. Así que gafas para todo y parche 6 días a la semana y uno de descanso. Ahora ya se va arreglando con el parche pero los primeros días hasta se daba golpes contra los muebles. Encima tiene que llevar una montura horrible y redonda para que el campo visual sea lo más amplio posible y entre eso y que más de cristal parece que lleve una lupa menos mal que lo hemos pillado ya porque sino no sé qué sería de ella

    Responder

Deja una Respuesta

Por favor, ten en cuenta que al dejar un comentario en Sonambulistas, estás aceptando nuestra política de privacidad. ¡Muchas gracias!