Machista y enhijada

IMG_7574

Siempre he tenido mucha facilidad para los estudios. Eso hizo que tuviera la oportunidad de estudiar dos carreras y la verdad es que mis notas siempre fueron bastante buenas notas.

Y alguna vez, en la Universidad, salía el tema de qué pasaría con nuestra vida profesional cuando tuviéramos niños.

Siempre he tenido claro que el día que tuviese niños querría estar con ellos el máximo tiempo posible. Así que, cuando salía el tema, yo siempre decía que en ese momento “pararía” mi vida profesional lo que tuviera que pararla e intentaría trabajar menos horas para poder cuidarlos y estar con ellos.

Recuerdo a más de uno ¡y a más de una! llamarme machista… sí, sí, machista. Y preguntarme para qué hacía dos carreras con ese expediente si lo que pretendía era cuidar a mis hijos. Como lo estáis leyendo.

Y ahora os contaré otra anécdota, esta vez de mi mundo profesional…

IMG_7335

He tenido a mis tres hijos mientras trabajaba en un gran despacho de abogados, de esos con horarios imposibles: embarazada de mi primera hija, recuerdo semanas enteras llegando a las 3 y a las 4 de la mañana.

Con el segundo pedí reducción de jornada asumiendo que, por el tipo de trabajo, sería más jornada “flexible” y de teletrabajo que reducida, pero al menos me permitía recogerlos del cole y pasar algunas tardes con ellos. Conste que el despacho se esforzó, pero el trabajo es el que es y vivía en un estrés continuado de estar en el parque con ellos, recibir un e-mail del cliente y tener que salir corriendo a casa para contestarle lo más rápido posible. O de tener que quedarme hasta las mil tres días seguidos encerrada en el despacho sin aparecer por mi casa y sin previo aviso porque cerrábamos una operación, mientras la mayor se acostaba cada día llorando sin entender por qué, de repente, su madre no venía a acostarla.

IMG_8162

Recuerdo que, embarazada de la tercera, un día tuve una conversación que también podríamos calificar como “curiosa” con uno de los socios directores, bastante buen tío, por cierto, y con el que me llevaba muy bien. La conversación se inició cuando me preguntó cómo veía el futuro en el despacho y fue algo así:

Pues complicado, Juan (pongamos ese nombre ficticio ;). Si ya me era difícil compatibilizar el trabajo del despacho con dos, con tres ya lo veo muy muy complicado

¿Y eso por qué?” – me decía – “Yo creo que si quieres seguir con tu carrera aquí puedes hacerlo sin problemas. Mira a Ana, Marta y María (nombres ficticios): ellas han llegado a socias y tienen a su familia, ya ves que sí se puede conciliar

{Hago un inciso aquí. Las tres personas a las que citaba, con las que me llevo increíblemente bien y a las que admiro profesionalmente, tienen a su familia, sí. Pero dados los horarios del despacho y la mecánica del trabajo en sí, a sus hijos los ven de sábado en sábado. Entre semana, sencillamente, les es imposible. Y generalmente los sábados y domingo te los pasas mirando al móvil para contestar a los clientes, o delante del ordenador sacando papeles. Lo sé porque lo he vivido}

Hombre, Juan, no me digas que “conciliar” es ver a sus niños los sábados y domingos…

Hija, yo creo que a menos que quieras pasar 4 horas diarias con tus hijos (me decía resoplando como si 4 horas fuese una barbaridad) puedes conciliar perfectamente

Yo, que no puedo evitar ser un poco (muy) contestona, me olvido de que es uno de mis jefes (me solía pasar) y le replico: “Pues claro que quiero pasar 4 horas diarias con mis hijos, y más si puedo

Ja, ja, ja” – me contesta con una risotada, él es así 😉 – “Me parece a mí que entonces no es que tus hijos están enmadrados… ¡es que tú estás “enhijada”!

Pues debe ser eso, que estoy “enhijada”. Así que en mi caso veo muy complicado seguir en el despacho cuando tenga a la tercera” Y así me quedo con la última palabra 😉

Vuelve a retomar el tema profesional que nos tenía ocupados y aquí acaba esta curiosa conversación.

IMG_8036

Machista y “enhijada”. Por creer que tener hijos no es soltarlos y desaparecer. Por considerar que es mi obligación como madre pasar tiempo con ellos, cuidarlos, verlos crecer. Porque, al margen de que lo considere o no mi obligacion, quiero jugar con ellos, llevarlos al parque, acompañarles al pediatra cuando están malitos, ayudarles con los deberes. Pues nada. Machista y “enhijada”. Eso es lo que piensan algunos.

Debo decir que, aunque no me haya funcionado, conmigo se han portado muy bien con la jornada “reducida”, pero ni aún así ha sido posible, ya que era la propia mecánica de mi trabajo lo que hacía que tuviera que estar siempre ahí, y no tanto un problema o una imposición de la empresa.

Dicho esto, por supuesto queda mucho que hacer en el mundo de la conciliación y es necesario hacerlo: se podrían plantear planes de carrera alternativos, incluso aunque pudieras promocionar pero en un camino más lento. Pero son pocas las empresas que se atreven a dar pasos en este sentido.

No digo q todo el mundo pueda y/o tenga q hacer como yo. Cada uno tiene sus prioridades y/o sus necesidades. No todo el mundo se puede permitir tener una reducción de jornada, o dejar su trabajo como hice el Día D y arriesgarse a ser autónomo.

Ni todo el mundo quiere ralentizar, paralizar o renunciar a su carrera profesional, y desgraciadamente la conciliación en este país no existe: si quieres pasar tiempo con tus hijos y menos tiempo en el trabajo, incluso aunque trabajes lo mismo, lo normal es que tengas que echar un poco (o mucho) el freno en el ámbito profesional.

Yo he tenido la suerte de poder hacerlo, y he querido hacerlo. Y me considero afortunada, porque además estoy poniendo en marcha mi propio proyecto, Hello! Creatividad y tengo un trabajo que me gusta y que me permite organizarme como quiero para poder estar con mi familia. Eso sí, no me considero machista en absoluto. Enhijada sí me considero, si eso supone que quiero pasar tiempo con mis hijos.

Creo que algo estamos haciendo mal en la sociedad de hoy en día si el querer estar con tus hijos te convierte en machista. Algo estamos haciendo mal si a una persona le sorprende que quiera pasar 4 horas al día con mi familia. Algo estamos haciendo muy, muy mal o algo funciona muy muy mal en la cabeza de algunos. 

Mientras escribo este post me viene a la cabeza un post de Matt Walsh que recomiendo siempre en el curso Hello! Blogging (que justo empieza hoy) y que está en inglés y el título viene a ser algo así como: “¿Eres una mamá ama de casa (stay-at-home mom)? ¿Qué haces todo el día?”. El post es genial y describe perfectamente como parte de la sociedad hoy en día (afortunadamente hay otra gran parte con la cabeza en su sitio) ve el ser ama de casa y quedarte a cuidar de los niños como un “atraso”, que no entienden, como les pasaba a mis compañeros de Universidad, que una mujer con un futuro profesional prometedor pueda renunciar a él por priorizar su presente y futuro como madre. De mujeres que muchas veces se convierten en el peor enemigo de otras mujeres con comentarios como “es que yo no soy una maruja” o “es que yo si tengo que bajar al parque a los niños me da algo”.

Dice Matt Walsh que debemos ser la primera cultura en la historia de la humanidad que no entiende la seriedad y la importancia de la maternidad. Y quizás tiene bastante razón.

Que no entiende que el “trabajo” de criar a unos hijos debería estar puesto en un pedestal. Me encanta cuando dice que sí, que su mujer se dedica a ser “sólo” madre. Y que eso es más o menos como decir que sí, que el sol es “sólo” el sol”.

No creo que sea necesario ponerlo en un pedestal. Pero como mínimo hay muchas personas que no entienden lo importante que es, y en cambio te califican de machista, por ejemplo.

Lo bueno es que el mundo online está ayudando mucho a hacer que esto cambie: hay un montón de madres que son mujeres profesionales, trabajadoras y creativas y que quieren hacer posible el pasar tiempo con sus familias a la vez que se desarrollan profesionalmente. Y el mundo online y la tecnología cada vez permite más, ya sea trabajando por cuenta ajena o por cuenta propia, que esto sea posible.

Hagamos que la sociedad cambie. Hagamos que ser madre recobre la importancia que toda la vida ha tenido. Hagamos que sea posible pasar tiempo con tus hijos y trabajar. Hagámoslo.

 

  1. No puedo estar más de acuerdo contigo. Yo también tengo mi carrera, un master,… y lo que siempre he tenido en mi cabeza es poder estar el máximo tiempo con mis hijos (aun no han llegado…;) ), porque creo que es una de las mejores cosas y experiencias que se pueden vivir…
    Por circunstancias a mi me ha tocado ponerme a trabajar desde casa antes de que lleguen, pero cada día estoy más encantada con la idea, porque así podré estar el máximo tiempo con ellos.

    Me ha encantado el post! 🙂
    Un saludo

    Responder
    • ¡Hola Ana!

      Pues entonces ya estás preparada para su llegada, así que genial :DD

      ¡Un beso y muchas gracias!

      Mar

    • Que maravilloso post Mar. Tus niños te lo agraderan en un futuro. Bueno no solo tus niños, toda la sociedad.
      Porque serán unos niños felices, sanos, educados y con una confianza en ellos mismos que será siempre por el cariño y la dedicación que les distes durante toda su infancia.
      Es muy agotador todos aquellos peques criados por “chicas” que las pobres hacen lo que pueden, pero ni tienen la suficiente autoridad para educarles, ni el cariño infinito que el niño espera de su madre.
      Resultado: niños solos, con carencias afectivas y con miedos. Muchos miedos.
      Yo tomé tu misma decision hace tres años y aunque al principio fue duro: como vamos a pagar la hipoteca, como vamos a sobrevivir con un sólo sueldo, me voy a quedar descolgada del mundo laboral…A día de hoy no puedo estar mas convencida que fue mi mejor opción. Mis hijos felices, mi marido tranquilo porque estoy cubriendo las espladas y laboralmente hablando he aprendido el doble que si hubiese seguido en mi anterior curro.
      Y lo mas importante: soy feliz y eso hace a mi familia inmensamente feliz. Que era mi objetivo inicial. 😉

    • PepitoGrillo

      …y luego están las Abogadas de otro gran Despacho de Abogados que tienen tres hijos en dos años y medio y entre bajas de maternidad, enfermedades varias y “flojera” -así lo llama ella- (no precisamente) ocasional, resulta que el Despacho en cuestión ha estado pagando a la susodicha por no hacer absolutamente nada. Que esto ha pasado, que lo he visto yo 🙂

      Lo anterior no quita el fantástico y emotivo relato de Mar.

    • Yo ahora mismo estoy precisamente e un trabajo en el que un socio director me ha amenazado con despedirme si no me quito la reducción de jornada, y yo, que soy bastante más guerrera de lo que tú cuentas, me niego en redondo, y pregunto,?¿no hay suficiente para en España para cubrir esas supuestas ‘dinámicas en trabajos donde fíjate que casualidad la figura de arriba es siempre un socio? ¿O es que si cambian esas dinámicas esos socios tan ‘majos’ verían menguar sus dividendos tan jugosos porque el trabajo que es para 10 personas no lo segurísimo llevando una sola. Mi socio ni es majo no nada que se le acerque, es una machista acosador como mínimo …. que se le va a hacer

  2. Paula -Fotografia de un momento -

    Se me saltan las lagrimas al leer que tu hija mayor se acostaba llorando… Yo aún tengo solo una, pero si algún día tengo más hijos no dudo en plantear una jornada flexible o una reducción de jornada en el trabajo… no me preocupa en absoluto relentizar mi carrera profesional (y eso que de joven era de esas que solo veía un futuro profesional prometedor y ni me planteba renunciar a ello)… Te admiro por la valiente decisión del día D

    Responder
    • Pues así era… y a mí se me partía el corazón, la verdad. Por eso decidí: “hasta aquí he llegado”… con uno es un poco más fácil de llevar, pero cuando se empiezan a multiplicar la cosa se complica… ¡¡muchas gracias por tu comentario!!

  3. Como te entiendo. Yo estoy ahí donde estuviste tú, acabo de tener a la tercera y estoy “enhijada”.
    Hoy he escrito sobre lo mismo en cierta manera https://teresapl.wordpress.com/2015/01/26/el-timo-de-la-mujer-trabajadora/

    Responder
    • Veo que hemos tenido la misma idea en la cabeza hoy… y no conocía el libro, pero me lo compraré sí o sí, eso sí: me quedaré una noche sin dormir para alcanzar a leerlo, total si ya dormimos poco qué más da un poco menos 😉

      Disfruta a la baby!

      abz

  4. Joanna-Disfrutimadres

    Bueno, al final cada uno debe elegir la maternidad que uno quiere ejercer. Lo que está claro es que hay que traer al mundo niños para darles lo mejor y no me refiero a la parte material claro. Cada uno se lo monta como mejor puede y hay que respetarlo aunque no lo compartamos no?
    Al final yo veo dos puntos importantes a destacar, 1.- la conciliación, cuanto falta! 2.- Perder el miedo a cambiar de vida , para acercarse más a lo que es tu ideal de vida para ser más feliz. Sin etiquetas ni ideas pre concebidas .
    Me ha gustado mucho este post.
    Besetes, Joanna
    http://www.cheapandcoolblog.com

    Responder
    • ¡Hola Joanna!

      Totalmente de acuerdo, cada uno elige sus prioridades y todo es respetable.

      Y en cuanto a los dos puntos importantes a destacar no puedo estar más de acuerdo.

      Un beso y muchas gracias,

      Mar

  5. Yo no tengo hijos, pero me parece que unas cuantas madres deberían leer este post. Estoy harta de escuchar a madres decir que su trabajo es ser madres y que deberían pagarles por ello, porque es muy duro. Al margen de que no voy a discutir que sea duro, yo me pregunto, ¿no se dan cuenta que tener hijos es una elección no una obligación? Suerte tienen de poder dedicarse 100% a sus hijos, pienso que muchas las envidian y otras no tanto.

    Responder
    • Yo también las oigo, y tampoco lo entiendo, la verdad… efectivamente, es una elección y una elección que hay que hacer de forma responsable y no “porque toca”, que a veces es lo que parece…

  6. Veo lo fotografía de los tres y me veo igual….
    Totalmente de acuerdo todo lo que dices.
    Cuando la tercera tenía 3 meses mi empresa decidió meterme en un Ere, fue duro pero reconozco que sirvió psra darme cuenta de muchas cosas.
    Adelante!!

    Responder
    • Es impresionante… siempre están deseando quitarse a las madres de encima… pero está bien que una amenaza se convierta en una oportunidad y seguro que así has disfrutado mucho más de tus niños. ¡Un beso!

  7. Ufff…. súper identificada…. 2 carreras, 2 master y 2 hijas después, la abogada que soy quiere ser la madre que nunca es…. y la madre que no va a trabajar una tarde para quedarse con sus bebés, es una abogada con sentimiento de culpabilidad por estar haciéndolo mal a nivel profesional y viceversa…. Conciliaqué????

    Responder
    • Pues así estaba yo: si eres mínimamente responsable, te pasas la vida con sentimiento de culpa: ni cumples en el trabajo como querrías, ni cumples en casa como crees que deberías… de todas formas yo aunque he dejado el trabajo y paso más tiempo con ellos también tengo mi trabajo y he asumido que, como madre, toca vivir con ese sentimiento de culpa permanente, pero no nos hace peores madres, sino todo lo contrario.
      ¡Un abrazo!

  8. Me has traído a la mente un momento parecido que viví a los 17-18 años. Hablaba con una amiga de mi deseo de dedicarle la mayor parte del tiempo posible a mis hijos cuando los tuviera, e incluso dejar de trabajar si mi profesión no me lo permitía, y me calzó un “¡qué machista!” que me dejó loca.
    Yo lo que diría es que cada cual haga lo que desee, independientemente de ser hombre o mujer, porque hay muchos hombres que querrían solicitar la baja de paternidad y no lo hacen por “vergüenza” o presión social… Y ahí es cuando aparece el calificativo de machista (y no lo digo por ti, Mar) cuando se da por hecho que una mujer puede acceder a ese derecho y un hombre no, cuando “está bien” que una mujer deje su trabajo pero un hombre no. Yo creo que cuando cambie esa mentalidad, de verdad podremos hacerlo. Todos.
    ¡Bravo por este post!

    Responder
    • ¡Hola Lucía!

      ¿Te acuerdas que comentamos este tema en el Tea & Talk? Qué fuerte, así que lo de llamarte “machista” por querer ser MADRE parece que no es aislado… increíble.

      Y sí, tienes razón: mi marido siemper me ha dicho que si yo quería seguir mi carrera profesional en el despacho él se hacía profesor y frenaba el ritmo, pero la verdad es que a mí nada me hace más feliz que pasar tiempo con mis hijos y agradezco que sea mi marido el que se lleva la parte “dura” a nivel de horas presenciales en el trabajo… pero por supuesto, que cada cual haga lo que quiera 😀

    • ¡Claro que me acuerdo! Lo que me sorprende es que te acuerdes tú 🙂 Me alegro de que hayas sacado el tema, la verdad es que me quedé con mal sabor de boca porque creo que no me expresé bien… para empezar porque usé un par de términos que no me gustan nada (y que me da mucha rabia escuchar) cuando en realidad lo que me pasaba es que sentía frustración por haber sido empujada a mi situación actual, que no es para nada la que quiero (aunque, oye, todo pasa por algo!!) Y, para qué negarlo, porque ahora que estoy yo en casa me ocupo yo de las tareas del hogar y no me gustan nada! Mi madre siempre dice que no hay nada más desagradecido que la casa, y tiene toda la razón: hoy limpias y mañana está sucio otra vez!
      Pero vamos, que yo soy de la opinión de que cada cual tiene que hacer lo que le haga feliz y a quien tiene que parecerle bien es a su pareja. Al resto, si no les gusta, que no miren.
      Está claro que este tema da para largo y tendido, un café si me tomaba para sacarlo todo fuera… jeje! Besotes, María, ¡qué gustazo hablar contigo!

  9. Me ha encantado tu post, María… Porque yo también renuncié a todo y a hora que tienen 4 y 2 empiezo a sentirme mal por lo que la sociedad me recrimina: “¿Ves como no tenías que haber parado?” “¿Ves como tenías que haber seguido con tu carrera de ingeniera?”. Porque es muy difícil ser autónoma y que las cosas te vayan bien, y más en un pueblo como el mío (puede que sea distinto en la ciudad). Y al final te hacen hundirte y preguntarte si tomaste la decisión correcta… En fin, de lo que seguro que no me arrepiento es de pasar todo el día con mis hijos, levantarles, vestirles, hacerles la comida, llevarles al cole, recogerles, merendar, parque, jugar, …, todo!

    Responder
    • Mil gracias Inés… Eso es así: una vez paras reengancharte es muy difícil, pero espero que seas capaz de volver la cara a esa sociedad que te dice esas cosas y contestar que por muy difícil que sea ahora el ser autónoma, nadie te quitará a ti ni a tus hijos el tiempo que les has dedicado cuando más te han necesitado, así que no lo dudes: tu decisión fue la correcta, de lo que sí te habrías arrepentido sería de habértelo perdido.

      Un beso y mucho ánimo!

  10. Me he visto completamente reflejada en este post!. Trabajo en un despacho de abogados y vivo esas situaciones y comentarios a diario. Veo a mi hijo media hora al día entre semana y sufro por ello. Ahora estoy esperando al segundo y tengo que tomar una decisión con respecto a mi futuro, ya sea reducción de jornada o cambio de trabajo (lo cual no es tan fácil en estos tiempos y menos donde yo vivo) porque así no aguanto más.

    Responder
    • Es muy complicado Al… y no todo el mundo puede dar el paso, porque el tema laboral está muy mal… por lo menos ahora tienes por delante la baja por maternidad para disfrutar de los dos, y luego seguro que las cosas van mejorando para que puedas tener un plan B, ya sea reducción de jornada o cambio laboral… ¡mucho ánimo!!

  11. Me da mucha rabia ver la cantidad de mujeres muy válidas profesionalmente nos vemos reflejadas en esta situación, y que somos nosotras mismas las mujeres las que ayudamos a fomentar esta situación en muchas ocasiones. Yo me tuve que reincorporar al paro después de una excelencia por cuidado de hijos, y ahora mismo puedo permitir el lujo de no trabajar a pesar de mi formación y experiencia porque me niego a trabaje jornadas de 12 horas fuera de casa por un salario pésimo que es lo que me ofrecen , yo quiero conciliar, quiero ser una madre presente y trabajar, es tan difícil? NO solamente hay que cambiar el chip, flexibilizar horarios, hacer tele trabajo, etc pero los españoles somos de muchas horas de presencia y poco rendimiento. Ojalá el futuro nos depare mejores horarios

    Responder
    • La verdad es que sí, que muchas veces tiramos piedras contra nuestro propio tejado… Es cierto que en España se mira muy poco la eficiencia y más el “calentar la silla”, lo cual no puede ser más absurdo…

  12. chachi78

    Al menos a ti tu jefe te estaba animando a que siguieras, porque en un sentido estaba reconociendo lo valiosa que eras Mar (y que eres…, no me cabe duda!). A mi por pedirme la jornada reducida, no solo se me ha estancado la carrera (si alguna vez la tuve en este lugar!), sino que no he tenido un aumento desde que he entrado (casi 7 años). Enhorabuena por tu actitud y tu convicción!. Yo soy de las que pienso que si uno tiene hijos es para atenderlos (dentro de nuestras posibilidades)…emocionalmente y personalmente…aunque a veces agoten.

    Responder
    • ¡Hola!

      Bueno, no, es que me llevaba muy bien con él, la verdad… ¡pero muchas gracias!

      Es la pera que uno no pueda promocionar por tener jornada reducida, cuando muchas veces hace lo mismo o más que los que tienen jornada completa…

      ¡Besos!

  13. Estoy totalmente de acuerdo en q hay que dedicar a los hijos tanto tiempo como se merecen. Es su derecho y nuestro lujo el poder estar con ellos en todas estas fases tan importantes q pasan volando. Pero….en el post y los comentarios echo de menos alguna mención al padre. Creo q la conciliación ha de empezar en la propia famila y los niños están igual de bien atendidos bajo el cuidado del padre, no? Lo ideal sería estar todos juntos cuanto más mejor pero, si no es posible…..repartamos el cuidado de los hijos para que ambos puedan estar enahijados. Bss

    Responder
    • Efectivamente, lo ideal sería estar todos juntos… pero en mi caso, al menos, por las características de nuestros perfiles profesionales, o se dedica uno o se dedica el otro. Yo, como decía en otro comentario, agradezco infinitamente la generosidad de mi marido que renuncia a ese tiempo adicional con los niños para que lo pueda pasar yo, ya que él sigue al 200% y yo he echado al freno. Pero sí, sin duda lo ideal es que la conciliación llegase igual para padres y para madres como ocurre en otros países.

  14. Hola! A mí hace dos años y medio me echaron de mi trabajo, según volví de mi primera baja maternal volvía a casa diciendo “me van a echar” (y eso que durante la baja estuve ayudando\trabajando todo lo que pude). Después del segundo embarazo las cosas no mejoraron: ya no llevaba yo mis proyectos, de un día para otro me avisaban de que tenía que irme dos días (y sin tener apoyo familiar de ningún tipo es difícil gestionarlo, estamos mi marido y yo), creo que estuve 4 ó 5 años sin subida salarial… y finalmente me echaron. Las maneras fueron las peores, los jefazos por teléfono y mi jefe directo, que poco pintaba, de cuerpo presente. Al salir por la puerta me llamó y me pidió disculpas. Trabajaba en un mundo de hombres y en las entrevistas casi siempre tenía la gran pregunta “¿Tienes hijos?”. Me he reciclado porque o hacía que no existían mis hijas o no encontraba trabajo. Soy freelance (consultora SEM) intentando conseguir clientes y sobre todo y antetodo madre.

    Responder
    • ¡Hola Maite!

      En eso yo he tenido suerte, la verdad… no tengo ninguna queja respecto al trato que siempre tuve en el despacho, más bien al contrario, se esforzaron todo lo posible para que encontrásemos un “equilibrio”. Me parece increíble que haya gente que no sea capaz ni de dar la cara, y un atraso tremendo que el factor de si tienes o no hijos siga pensando en las entrevistas de trabajo… en fin, es tremendo…

      Lo bueno es que esto nos hace ser todavía más creativas y a ti te ha servido para reciclarte, ¡un beso!

  15. Blue Mary

    Me ha encantado el post, esta todo al revés en esta sociedad. las madres estamos, infravaloradas, ser soló madre no parece importante y las mujeres que no tiene opciones profesionales son peores para las demás. Renunciar profesionalmente es inteligente. Ojalá yo pudiera a tiempo completo .LO intento. Mi blog bluemary.dream.blogspot.com .Yo tengo cuatro hijos y me encanta oír los mientras escribo ahora

    Responder
    • La verdad es que sí, que está todo al revés… y en cuanto a renunciar a la carrera profesional, también es cierto que no todo el mundo puede o quiere… ¡qué valiente con 4!! Bs

  16. Muy de acuerdo contigo yo tambien soy eso machista y enhijada y a mucha honra la verdad deje de trabajar cuando iba a nacer el primero volvi a trabajar cuando los dos estaban en el cole el horario me permitia ir a buscarlos y pasar la tarde con ellos con la peque igual estuve currando hasta el dia antes de la cesarea pero ya no volvi hasta que decidi embarcarme en mi proyecto montar nuestro negocio y soy feliz con mis peques no tan peques no me arrepiento nada de nada

    Responder
    • Jajaja, así que uniéndote al club 😀

      Me alegra saber que no te has arrepentido, yo estoy convencida de que tampoco lo haré 😀

      Bs!

  17. Se puede decir mas alto, pero no mas claro! siempre es un placer leerte, oirte…hablar contigo! eres MUY GRANDE , muy muy mucho!
    Inteligente, trabajadora, enhijada, o como quieras llamarlo, pero por encima de todo…eres una tía con unos valores, que ya les gustaría a grandes profesionales que no ven a sus hijos ni en navidad! que la profesión es muy importante! por supuesto! pero si puedes luchar por hacer algo que te guste, y por estar con tus hijos todo el tiempo que te sea posible…ole, ole y ole! es al final lo que deberíamos buscar todos..
    la felicidad no te la da ni la carrera, ni el trabajo, ni la posición que acabas teniendo en tu trabajo…la felicidad te la da la gente que te quiere, la gente que quieres, compartir tiempo con ellos, y disfrutar de esas pequeñas cosas…
    Así que bravo Mar, por hablar tan claro!
    un besazo

    Responder
    • ¡¡Hola Carol!!

      Es que tú me quieres mucho 😀 ¡muchas gracias hija!! pero no soy más que una más, como todas vosotras, y lo sabes… yo he tenido mucha suerte de poder montar mi proyecto y poder pasar tiempo con mis hijos, aunque entiendo que no todo el mundo puede, por eso me considero tan afortunada.

      Y totalmente de acuerdo con tus palabras: la felicidad te la da la gente que te quiere y a la que quieres… ¡me ha encantado tu reflexión!

      Un besito enorme y muchas gracias a ti por estar siempre al otro lado y ser tan genial 😀

  18. Ole tu!!! A mi siempre gente que tiene hijos y los ve de sábado en sábado me ha dicho que soy egoísta por no querer tener hijos, cosa que por otro lado me daba igual porque paso de lo que digan los demás. Yo pienso como tu pero estoy en el lado de los que no tienen, al menos de momento no han venido. Pero yo lo que no veo normal es ver a tus hijos de sábado en sabado. Ojala algún día se llegue a la conciliación total. Mientras tendremos que inventarios cada uno un camino

    Responder
    • La verdad es que la gente siempre ve “la paja en el ojo ajeno” y no suele mirarse el ombligo… Yo que sé… yo no puedo entender que, si puedes permitírtelo (obviamente quién no puede no puede), aceptes la situación de no ver a los niños más que de sábado en sábado… pero bueno, hay gente que lo entiende así y aunque no lo entienda lo respeto…

      Ojalá tengas razón y un día se llegue a esa conciliación…

  19. Desmadreando

    Hola Mar!
    Sin duda la sociedad y nosotras hemos cambiado.
    Sin duda hace falta mucho pero por parte de nosotras mismas pues tenemos que educar a los futuros hombres y mujeres con este chip de “valorar” lo que se hace día a día.
    No soy muy de poner enlaces pero ya que citas el post de Matt Walsh que es magnífico me gustaría que vieses éste video que es un tributo a todas las madres y a la labor más importante que hacemos: ser amas de casa—al fin y al cabo somos nuestras propias directoras de la empresa familiar más importante.
    http://espanol.babycenter.com/blog/mamas/tributo-a-las-amas-de-casa/
    Un besote desmadroso

    Responder
    • ¡¡Hola Mónica!!

      Sin duda hemos cambiado, pero sin duda todavía falta mucho, mucho en el camino de que se valore el papel de una madre, y porqué no, de una ama de casa.

      Me ha encantado el post, y había visto el vídeo pero mil mil gracias por recordármelo para volver a verlo: ES GENIAL, y quién no sepa adivinar lo que hay detrás de cada esto, a quién le parezca una postura “machista” el querer vivir eso, esas personas tan cortas de miras serán las que tengan un problema.

      ¡¡Un besazo enorme y muy muy desmadroso!

  20. La vida me hizo el mayor de los regals al hacer posible q fuese madre antes de los treinta, la gran mayoria de mis amigas y conocidas lo han hecho una decada despues. Llevo años diciendo q para mi la vida ideal hubiese sido estar en casa con mis hijos y que esa era la mejor carrera profesional para mi, pero no me he sentido apoyada de pensamento. Afortunadamente desde q marc llego siempre he cuadrado horarios para estar con el desde la salida del colego hasta la hora de dormir y nunca he dejado de trabajar. Hacer carrera en lo laboral poco me ha interesado si lme robaba tan solo un minuto de mi tiempo en familia. Asi q no me puede gustar mas el post. Yo creo q estar ahi con los niños mo lo supera nada!!

    Responder
    • La verdad es que a mí también me parece un regalo el que mi primera hija llegase a los 28, y el que hayas podido compatibilizar tu carrera con tu vida en familia es genial.

      ¡Un beso!

  21. Que razón tienes! Soy arquitecto y nadie entiende que te quieras volver una “maruja” ,
    con la primera agobiada pero a los 5 meses de ver que la veia para acostarla me di cuenta que yo no podía con ese pesar…. Y reduje jornada, embarazada de la segunda ya era mortal pero aun asi muchos dias tienes q dejarlas y solo sientes pena por que no lo vale, lamentablemente supone un parón un desenganche laboral que cuesta mucho mucho volver a recuperar, te quedas colgado y nadie cuenta contigo…. No tengo q seguir no?….. Conciliacion? Ja! Nadie entiende que lo necesites tu y ellos….

    Responder
    • Es que ya de entrada ponen la palabra “maruja” con tono despectivo… ¿despectivo hacia qué? ¿por vivir como madre? ¿por estar en casa? Yo de verdad que no entiendo nada… Así estuve yo… embarazada, dejando a la mayor que seguía siendo un bebé en casa para seguir el ritmo… y efectivamente una vez paras es muy difícil reengancharse, pero bueno… ¡merece la pena!

  22. Bravo

    Responder
  23. Te dejo aquí mi historia. Me ha encantado leerte: http://www.blogmodabebe.com/2014/04/mi-experiencia-como-mama-que-concilia-ebook-mujeresdirectivas.html

    Responder
    • ¡Hola guapa!

      Me ha ENCANTADO leer tu historia y no me puedo sentir más identificada. Yo, como he contado, tampoco tenía una jornada reducida… sino flexible: pero a mí me compensaba, y también intentaba entender que al final las empresas son organizaciones con ánimo de lucro… y sí, es agotador intentar estar a la altura en todos sitios en todo momento, y al final es complicado… Lo bueno es que hayamos sabido y hayamos podido dar ese paso adelante y disfrutar de nuestros pequeñajos: ningún logro profesional podrá igualarse nunca a eso 😀

  24. Yo trabajaba por cuenta propia ya antes de tener a mis hijos. Así que mi planteamiento fue a la inversa: entre el primer y el segundo hijo tuve la opción de trabajar por cuenta ajena. Y mientras me tomaba mi tiempo para decidir si me lanzaba a trabajar fuera de casa, se me repetía un sueño: que mi hijo se caía a una piscina y yo no llegaba a salvarle. El día que decidí que no cogía el trabajo porque justo ahora que tenía un hijo era el momento de trabajar en casa, ese día tuve el mismo sueño, pero entonces sí que llegaba a tiempo para sacarlo del agua. Para mi fue muy revelador. Porque al final a lo que te dice tu interior es a lo que tienes que escuchar, no a lo que digan desde fuera. Magnífico post!

    Responder
    • Qué curiosa tu historia… parece que algo te empujó a quedarte en casa con ellos… ¡seguro que ha sido la decisión más acertada del mundo!

      Un besazo 😀

  25. Leticia Rubio

    Me encanta y si, yo también estoy enhijada!!!

    Responder
  26. Imposible contarlo mejor!

    Responder
  27. Me parece muy valiente tu decision de dejar tu trabajo y emprender.Admiro a todo el mundo que lo hace. Lo que tengo muy claro, es que cuando tenga hijos estarán por encima de mi vida laboral. Respeto a la gente que los tiene y priorizan su carrera profesional. Pero creo , que la educación de un hijo esta en casa , con sus padres.

    Enhorabuena por el post, me ha encantado.

    saludos
    Raquel

    Responder
    • Mil gracias Raquel. Más que una decisión valiente, muchas veces es la única opción que te queda si quieres pasar más tiempo con tus hijos y estar ahí en los momentos importantes, aunque entiendo que no todo el mundo pueda hacerlo y asumo que yo soy una afortunada…

      ¡Mil gracias por tu comentario!

  28. Mari Carmen

    Pues yo igual, pero en auditoría… Dos carreras, un futuro profesional y de pronto…. Un embarazo que te cambia la forma de verlo todo… Pero yo ni reducción de jornada ni nada, que hay que demostrar que si se puede conciliar… Segundo embarazo y cuando se lo digo a mi socio, me “invita” a irme… En cuanto me incorpore de la baja por maternidad, deje el trabajo y he montado una empresa de idiomas en el extranjero. El otro día, en una reunión de networking me dice una “compañera”: pues que pena, estudiar dos carreras para acabar vendiendo cursos de inglés… Si es que no se quiénes son peores, los jefes o nosotras mismas…

    Responder
    • Eso digo yo… que muchas veces somos nosotras mismas tirando piedras contra nuestro tejado y menospreciando el papel que ocupan las madres.

      Pues yo digo olé por ese cambio de vida y por esa reorientación profesional, seguro que vas a ser muuuucho más feliz.

  29. Suscribo tus palabras una por una. Yo, entonces, también estoy enchilada y soy machista! Si esta sociedad piensa que pasar cuatro horas con tus hijos es una barbaridad, vamos camino de una deshumanización que da muerda, la verdad. No cambio las tardes con mis hijos por nada del mundo!
    Un besazo!

    Responder
    • Jaja, vamos a tener que montar un club 😀

      Yo tampoco las cambio por nada del mundo, ¡un besazo!

  30. Mary Wilson

    Me he sentido reflejada en tu post, tanto… Yo también estudie Derecho, fui la segunda de mi promoción, con un expediente más que apto para cualquier trabajo. Pero decidi opositar a un cuerpo medio, saque las oposiciones a la primera y trabajo a dos minutos de casa. Pero siempre me han dado la lata con el “tu puedes aspirar a más”. No quiero; quiero poder salir a las tres sin un trabajo de responsabilidad que llevarme a casa, recoger a mi hija y jugar toda la tarde, hacer deberes… Pasar tiempo con ella. Y sí, también otras mujeres me han llamado maruja o me han hecho ver que soy menos mujer porque no me siento realizada con el trabajo. A mi me realiza mi familia, y ser moderna no depende a mi entender de pasar más o menos horas en tu casa con tus hijos… Gracias por escribir esto

    Responder
    • Eso me pasa a mí. ¿Qué profesionalmente podría aspirar a mucho? No quiero. No me interesa. Como tú, lo que quiero es aspirar a ser una madre que pase el tiempo que pueda con sus hijos.

      ¡Un besazo y gracias a ti por leerme y por tu comentario!!

  31. Chuiana

    “Mencanta” y yo, por lo tanto, debo ser machista y enhijado. Nunca pensé que machista fuese a ser un piropo tan bonito para mí.
    Con mi tercer hijo pude pedirme la paternidad, la maternidad y la lactancia, jamás olvidaré lo que me costó reincorporarme a mis tres trabajos cuando casi iba a cumplir los 5 meses. Pero, sin ningún lugar a dudas, lo que nunca olvidaré fue lo bien que nos vino a todos en casa estar en esos momentos juntos ayudándonos y los comentarios machistas de mi única jefa (y tenía otros 4 jefes hombres) que fue la que puso el pero a mis solicitudes mientras que los otros no dijeron ni mú. Machista ella, pero sin piropo y volvería a repetirlo siempre, pero mi mujer no me deja no acercarme como se huela que lo busco, jejeje…
    Un abrazo a todas y todos los que pensáis que los hijos es lo mejor que tenemos.
    Chui.

    Responder
    • CHUIANA

      Chui es apodo de padre muy madrazo, ¿eh?, Soy hombre, pero orgulloso de mis hijos y de ser su padre, vamos, como cualquier buena madre o padre para los que el trabajo no es más importante que sus hijos.

      Un saludo:

      Chui

    • ¡¡Hola Chui!!

      Qué alegría tener a un padrazo por aquí 😀 Es impresionante que muchas veces sean las propias mujeres las que pongan piedras en el camino… ¡pero me alegro un montón de que hayas podido disfrutar de tus niños así!!

      Gracias por pasarte por el blog 😀

  32. En mi caso, me encuentro en excelencia para poder atender a mis hijos. Lo he hecho porque puedo, primero, porque muchas mamás económicamente no pueden permitirse una reducción de jornada y/o una excelencia, y porque quiero, aunque hay días en que no lo llevo bien. No me educaron para ser ama de casa y mucho menos, para ser madre. La maternidad está muy idealizada y la figura de la madre, muy infravalorada, como bien reseñáis en vuestro artículo. Hay muchos tabúes, muchos temas referentes a la relación madre-hijos sobre los que no se puede hablar. Necesito trabajar unas horas, algunos días a la semana, no todos, no tanto, tampoco puedo más, y necesito estar con mis hijos; y la conciliación, el equilibrio entre hogar y profesión, aún no la he encontrado. Ojalá mis pequeños tengan más suerte y puedan hacerlo. Falta mucho por hacer y caminar, empezando por nuestro entorno más cercano. Eso sí, estoy muy contenta, muchísimo, de estar con ellos, de vivirlos, de escucharlos, de que me encuentren en casa cuando regresan del colegio, aunque a veces no tenga ganas de bajar al parque ni de sentarme a jugar a las casitas y prefiera tener una pequeña conversación de adultos junto a la máquina del café del trabajo.

    Responder
    • ¡Hola Rachel!!

      Te entiendo perfectamente. Yo adoro estar con mis niños, pero también necesito hacer cosas. Soy inquieta y necesito trabajar, no lo puedo evitar. Lo malo es que trabajando por cuenta ajena combinar ambas cosas lo veía inviable, y por eso al final he optado por montar mi proyecto…

      Espero que puedas encontrar ese equilibrio que estás buscando 😀

  33. te entiendo… no sabes cómo te entiendo… yo desde los 16 y por cuestiones de la vida familiar tuve que ponerme a trabajar …al principio me especialice el deporte con el tiempo acabe trabajando de cualquier cosa …después me especialice en educación acabé trabajando en colegios y me especialice en pedagogía …que nunca acabé ejercer porque decidí dedicarme a mi familia… tenemos un bebé de 16 meses y te prometo que es la aventura más importante que he vivido hasta el momento… mucho ánimo y mucha fuerza

    Responder
    • ¡¡Muchas gracias Mery por contarnos tu experiencia y disfruta mucho de ese bebé!!

  34. En primer lugar creo que cada uno debe tomar sus decisiones y luchar por lo que le hace feliz. Trabajo en una moderna multinacional en la que se organizan grupos para potenciar el networking femenino y mejorar nuestrAs carreras profesionales. Ayer justamente tuvimos una presentación en la que una periodista que tambié ha escrito un libro sobre el timo de las superwomen hizo una presentación. Yo…. que hablo fatal en público – siempre me tiembla la voz 🙁 – comenté que actualmente hacer carrera profesional está reñido, en general (aplaudo a todas las que encontráis/encuentran la manera), con el plano personal y familiar. Una siempre tiene que renunciar a algo, “pierdes” algo – si te enfocas en lo personal, “pierdes” oportunidades de hacer carrera. Y si lo haces en lo profesional, casi siempre significa renunciar a pasar tiempo con tus hijos o tu pareja. Al final, es una decisión personal, supongo – pero es una lástima que los gobiernos no hagan políticas que favorezcan la conciliación, mejorando los horarios, las condiciones de las bajas maternales y paternales… etc. Yo no he sido nunca muy ambiciosa, no sé si eso es un defecto, pero ambiciono poder ser feliz, y aunque no me sobra mucho tiempo, prefiero pasar el poco que tengo libre con mi hija y mi no-marido. Gracias por tus reflexiones! Un abrazo.

    Responder
    • Hola Laurix:

      Totalmente de acuerdo, al final como mujer siempre tienes que enfrentar un coste de oportunidad… Yo no digo que trabajando menos horas tengas las mismas oportunidades de promoción, pero podrían estar ahí aunque fuesen de una forma más gradual, no como suele pasar, que se convierten en inexistentes…

      ¡Un besazo y a disfrutar de tu bonita familia!

  35. Lo curioso es que esos mismos que no entienden que quieras pasar tiempo con tus hijos, son los mismos que luego se quejan de que los “niños de hoy en día” no estén tan bien educados como deberían. Yo tenía muy claro que no iba a dejar a mis hijas solas todo el día. Tuve una suerte inmensa y mi empresa aceptó la reducción de jornada, que en mi caso funcionó muy bien (por supuesto siempre hay comentarios absurdos, pero ni caso..). Incluso conseguí ascender y seguir manteniendo mi jornada (con mucha flexibilidad cuando tocaba, evidentemente).

    Gracias a esa jornada he podido ver los recitales de mis hijas, preparar con ellas los disfraces de carnaval, ayudarlas con los deberes y pasar horas y horas en el parque. Al igual que tú en estas fotos, fui una mamá que tiraba de un carrito mucho tiempo 🙂 y siempre estaré feliz y agradecida de haberlo podido hacer.

    Ahora me toca empezar de nuevo en Madrid y cada vez que veo una oferta con “disponibilidad para viajar, o (esta me encanta) horario muy flexible” tiemblo. Quiero llegar a todo, quiero seguir con mi vida fuera de casa, pero la realidad es que no tengo ni flexibilidad horaria, ni disponibilidad para viajar, ni abuelos cercanos que puedan acercarse si una de ellas está enferma (en eso creo que me entiendes).

    Como bien dices, algo estamos haciendo mal para que alguien no entienda que cuidar a un niño y cuidarlo bien, es una tarea imprescindible.

    Un beso!!

    Responder
  36. Como siempre me ha encantado leerte Mar. Cada vez que le doy vueltas a este asunto de la maternidad y la conciliación llego siempre al mismo punto. ¿De verdad es incompatible realizarse en el trabajo y como madre? No lo creo. Me niego a que sea así. Creo que gran parte del problema radica en los horarios que tenemos establecidos en España y que son los más irracionales del mundo. ¿En serio es necesario trabajar de 9 a 2, parara dos horas para comer y retomar de 4 a 8? Ni de coña. Con el establecimiento de jornadas intensivas todos saldríamos ganando, incluidas las empresas. De hecho, algunas multinacionales están haciendo la prueba y la cosa va realmente bien. Con jornadas de 9 a 5 con pausa para comer todos saldríamos ganando. ¿Realmente hay asuntos tan importantes que tenga que resolver un bufete de abogados de madrugada? ¿De verdad necesitamos que los centros comerciales abran los domingos? Yo soy médico de urgencias y os juro que hay pocas situaciones vitales que requieran atenderse de madrugada…así que, si decides quedarte en casa cuidando a tus hijos, genial! Bien por ti, si es tu decisión. Pero si, además de adorar a tus hijos, también te gusta tu profesión, deberías de poder tener la opción de realizarte en ella sin renunciar a lo anterior. Muchas gracias por abrir el debate Mar!

    Responder
  37. Ni Machista ni enhijada. Solo dispuesta a hacer mas humana una sociedad y un modo de vida que se están deshumanizando salvajemente. El tesoro mas importante de una sociedad son los niños, y lo mejor que les puede pasar es crecer con una madre responsable cerca. Mientras la sociedad estigmatice a las mujeres por querer cumplir con esa función nos irá como hasta ahora: cada vez peor. Adelante y enhorabuena por pensar como piensas

    Responder
    • Se puede decir más alto pero no más claro… ¡tienes toda la razón!!

  38. Genial el post! Yo tambien estoy enhijada parece. Con.la.segunda al.tener que volver al trabajo con ella con alergias alimenticias y con nevesidad de mucha teta…me fui y busque uno media jornada. Y eso que aqui no hay porque nadie los entiende. Ralentizacion laboral? Yo lo veo mas como felicidad laboral. Hacia mucho que no iba feliz a trabajar, sabiendo que paso las tardes con mis hijas.

    Responder
  39. Yo lo que alucino es que la gente juzge de buenas a primeras, con esas mentalidades, creo que lo justo y la verdadera conciliación es que cada mujer pueda decidir llegado el momento que hacer, sin ser juzgada, sin opiniones, yo te admiro, y creo que hoy es por hoy es mi opción deseada, quedarme en casa con mis niñas y dejar de viajar al menos u tiempo, que por otro lado no voy a negar que me encanta y que el cuerpo me lo pide.
    Mientras esta sociedad y sus mentes no cambien, nada va a cambiar, ser madre es lo mas bonito del mundo, el mejor trabajo sin duda, y tanto las madres como los niños, se merecen un respeto que parece que todavía cuesta mucho.
    Un besazo!!!

    Responder
  40. Acabo de terminar de leer tu post y estoy llorando a lágrima viva. Ha sólo un par de días escribía un artículo en mi blog hablando sobre la conciliación y sobre si las mujeres con cargos relevantes (al hilo del embarazo de Susana Díaz) deben dar ejemplo en este aspecto. Pero tu has ido más allá y me has dado los argumentos que me faltaban para no avergonzarme nunca más de querer estar con mis hijos el mayor tiempo posible (también estoy enhijada) y de no agachar la cabeza frente a todos y todas aquellas (ellas son las peores, en ocasiones) que te hacen sentir pequeña por haber renunciado a una trayectoria profesional, al menos de momento. Gracias, gracias y gracias! Este post tuyo será mi norte cuando me sienta perdida. Un abrazo enorme.

    Responder
  41. Te leo y me veo reflejada completamente, hay dias que me levanto y la verdad es que mandaría la empresa a tomar viento fresco y solo me dedicaría a mis hijos. Siendo autónoma como soy y con 20 empleados a mi cargo..la responsabilidad de que Tutete funcione ya entra en una espiral de la que no puedo salir, y a veces son mis hijos los que cargan con ello. Intento desvincularme al menos las horas que vuelven del cole hasta que se acuestan …aún así como tu dices siempre está el dichoso teléfono ahí con algún mail de urgencia o las redes sociales que aunque no lo digamos en voz alta, a mi en particular me quitan mucho de mi tiempo personal, a lo mejor no de mis hijos por que ya están acostados o en el cole cuando las manejo, pero si de mi tiempo en pareja…por que también somos mujeres de alguien y a veces también sacrificamos esto…sin darnos cuenta…

    Responder
  42. Mamilatte

    Aquí otra mami enhijada que con dos carreras, y dos master acabo de emprender mi nuevo proyecto personal en Mamilatte Shop http://www.mamilatteshop.com y http://mamilatte.blogspot.com.
    Colaboro asiduamente con Maria Lunarillos blog.
    Y como tçu condidero que nuestra sociedad no está preparada para conciliar, pero también creo que las “sólo madres” debemos hacernos notar más, tener más empuje para mostrar nuestra valía en la sociedad para que todo cambie, y algo esta cambiando.
    VAYAMOS A MÁS!!! TODAS LO CONSEGUIREMOS!!!

    Responder
  43. Querida Mar,
    Lo primerísimo, enhorabuena por el post! Describes tantas cosas, tan importantes y, a veces, tan poco valoradas por la sociedad…. Incomprensiblemente…. Me ha emocionado mucho porque me toca de cerca….
    Conozco el despacho en el que trabajabas porque yo también estuve allí, yo, desgraciadamente, no puedo decir que me lo pusieran fácil para conciliar…. Claro que puede que “en provincias” estos despachos funcionen diferente y al final con quien tratas y quien deciden son personas, por mucho que el departamento de recursos humanos este aquí o allí…. Sí tienes suerte de con quien coincides en el camino, genial, si no… Pues nada, hasta la próxima….
    A mi, por como sucedió todo, no me quedo otra que buscarme una “alternativa” laboral. Cuando llevas 10 años al máximo nivel en este tipo de trabajos la verdad que asusta un poco lo que te puedas encontrar y te sientes como delante del abismo…. Fue una mezcla de sentimientos y sensaciones un tanto amargos lo que sentí… Pero recapitule, recapacite y decidí entonces, aunque ya te digo que me vino “impuesto”, priorizar en mi vida…. Priorizar de verdad. A mi no me apetecía desvincularme totalmente del mundo laboral porque realmente me gustaba lo que hacía así que empece a trabajar con mi marido (nos dedicamos a lo mismo y esto fue una suerte), sólo por las mañanas, a medio día cortaba, y sabiendo los dos que ante cualquier imprevisto, lo primero eran los niños.
    Hace ya 4 años de aquello (madre mía!) y lo pienso, y ahora si, sonrío…. Creo que es de las mejores cosas que me han pasado… He disfrutado de los niños sin presión, de mi segundo embarazo, anduve lo que necesitaba sin mala conciencia, los he llevado al médico sin pedir permiso a nadie ni aguantar malas caras por llegar una hora más tarde al despacho, me he quedado con ellos a merendar en el patio del colé todos los días sin mirar el móvil…. Siendo consciente que probablemente nunca más volvería a estar en primera línea, laboralmente hablando, pero en realidad, importandome bien poco lo que había dejado atrás….
    La sociedad española a día de hoy, no esta preparada…. Como bien describes, encontramos escoyos en gente de nuestra misma generación…. Pongamos nuestro granito de arena, pequeño, diminuto. Hagamos que la sociedad cambie, como dices. Hagamoslo! Enhorabuena de nuevo Mar. Bs

    Responder
  44. Este tema da para un tratado! Soy madre y abogada. Mi madre nos tuvo muy joven y dejó su carrera universitaria cuando la comenzaba. Después del nacimiento de sus tres primeros hijos preparó una oposición que se la llevó a Madrid casi un año. Lo de sábado a sábado en su caso era literal, y se pegaba unas matadas de autobuses de más de 10 horas para pasar todos los fines de semana con sus niños de 8, 7 y 5 años. Cuando he sido madre lo hemos comentado y creo que le quité un gran peso de encima cuando le dije que le estaba tremendamente agradecida, que entendía lo difícil que tuvo que ser para ella, y que siempre me había sentido muy orgullosa de tener una mamá que trabajaba fuera de casa. Quizás por ese motivo siempre he tenido claro que yo también quería trabajar, pero es que además me encanta mi trabajo y me hace muy feliz. Soy de esas personas que ante una conversación de una hipotética lotería siempre contesto que me gustaría seguir trabajando. No creo que exista un único tipo de maternidad, ni tan siquiera una maternidad ideal….existen momentos, personas y situaciones, pero está claro que todos hacemos lo que creemos mejor. El trabajo en el despacho del que entiendo que hablas, o el de las auditoras, o otros tantos, no es que sean incompatibles con la maternidad….es que son incompatibles con la vida!! Sí que creo que podemos ser superhéroes, la clave es, si yo soy Batman necesito a un Robin. En mi caso sabía que esa parte estaba hecha, somos un equipo, pero el trabajo debería ser a mí medida y no al revés, de modo que, como has hecho tú, me involucré en mi propio proyecto, y cuando me tocaba incorporarme de la baja del segundo les dije, hasta la vista! Es la mejor decisión que he podido tomar. Jornadas flexibles y adaptadas a mí y a mí familia. Así qué, viva el autoempleo hasta que en este país se comiencen a racionalizar los horarios.

    Responder
  45. Hay cosas en las q estoy de acuerdo. Otras no. Donde quedan los padres? Por que solo hablas de las mujeres en cuanto a la conciliacion? Donde quedan los padres en todo el discurso? Por que siempre se nos olvida que existen hombres y que tambien son padres? La conciliacion solo para mujeres? Echo de menos la figura del padre en general en este post…

    Responder
    • Marina, estoy de acuerdo con tu comentario, pero hablamos de las “mujeres” y de si queremos o no acortar, recortar, ralentizar, aparcar… etc… nuestras jornadas o carreras profesionales, a medio plazo – o buscar una alternativa de empleo – para dedicar más tiempo a nuestros hijos.
      Luego está el tema paterno. Creo que muchos hombres ya están cambiando, o han cambiado. Mi pareja por el momento, prefiere estar más en casa que apostar por un empleo que le consuma más tiempo, y si por él fuera, habría cogido parte de mi baja maternal (pero yo no quise :-)).
      Es importante que la mentalidad cambie, y también que las leyes cambien, y que se pongan facilidades desde los gobiernos, para que haya políticas, horarios, etc… que nos permitan a TODOS participar más de la vida familiar.
      Es un gran debate 🙂 Un abrazo

    • CHUIANA

      EEstoy de acuerdo con vosotras en que hay que añadir a los padres en las responsabilidades que los hijos conllevan, pero desde el primer momento, así como en las tareas de la casa y de los niños. Como trabajador, hombre y padre de familia numerosa, no entiendo el que las madres se carguen con todo esto y tampoco que sean los dos únicamente. La familia es un todo y para convivir en harmonía, hay que compartir lo bueno y lo no tan bueno, así que desde el primer día hay que dejar claro que todo es de todos, con mucho amor eso sí.
      Yo ayudaba en casa desde pequeñito y ni llegaba a dejar los vasos lavados a mano en el escurreplatos, me turnaba con mis hermanas. Ahora con 41 y en mi casa, obligo a mis hijos a ayudar cada día en cada comida y tardamos un pis-pás en terminar de recogery mucho menos cuando nos ayudan a cocinar con la Thermo. tienen 12, 10 y casi 7, los tres ayudan todo lo que pueden y siempre que pueden, pero, curiosamente, lo hacen cuando yo les obligo y no cuando mi mujer se lo pide. A mi mujer casi no la ayudan y termina haciendo todo por no discutir con ello. Craso error, los hombres solíamos hacer eso para dejar de ayudar en casa: ¿Anda, quita, que yo tardo menos y lo hago mejor!, decis cuando un hombre aprendiendo se esfuerza poco para no tener que repetir sus nuevas atribuciones.
      Dejad de una vez de hacer todo y repartir tareas, esto es de todos y nadie tiene que librarse nunca mientras haya algo que hacer en casa.
      Un saludo a todas y la igualdad y el respeto que reinen en todas vuestras casas.

    • Hola Marina:

      Mi post cuenta mi caso personal y cómo vivo yo el hecho de que, por querer elegir pasar más tiempo con mis niños, me tilden de “machista” o no lo entiendan y me digan que estoy “enhijada” porque supuestamente estoy preparada profesionalmente para poder optar a una buena carrera profesional, pero no pretendía entrar en profundidad en el tema de la conciliación.

      Es mi punto de vista como madre, por supuesto que considero que el cuidado de la familia es cosa de dos y que ojalá hubiera políticas de conciliación reales y las hubiera para ambos, el padre y la madre.

      En mi caso el padre de mis niños es increíble y cuando puede estar con ellos el tiempo es 200% calidad, pero en nuestro caso particular y dado que esas políticas de conciliación no existen para ninguno de los dos, él trabaja por cuenta ajena con esos horarios imposibles de los que hablaba para que uno de los dos pueda estar más tiempo con los niños: en nuestro caso he sido yo, que me he hecho autónoma (dejando un buen puesto de trabajo por cuenta ajena y asumiendo más riesgo laboral).

      En definitiva: que sí, que tienes razón y en las políticas de conciliación se debería tener en cuenta a los dos, pero que no era el objetivo de mi post, sino contar dos anécdotas que yo como madre – mujer trabajadora había vivido 😉

      ¡Un abrazo!

  46. Muchas cosas deben cambiar en este país, tanto en la mentalidad empresarial como en la general de todos nosotros.
    La maternidad ( y/o paternidad, haciendo alusión también al anterior comentario de Marina) es sumamente importante, los niños deben poder disfrutar de sus padres y viceversa.
    La conciliación en estos momentos no existe y el ser madre normalmente lleva a cuestas un parón en el crecimiento laboral (salvo contadas excepciones).
    Desgraciadamente la única forma de conciliar mínimamente es siendo tu propia jefa, y montar un negocio requiere también mucho sacrificio (en horas y en euros) y algo de suerte. Ya me gustaría a mí…
    Esperemos que llegue el cambio.
    Como tú dices Mar, ¡hagámoslo!

    Responder
    • Totalmente de acuerdo… Y lo de conciliar siendo tu jefa teniendo tu negocio también es muy muy complicado, y según el tipo de negocio puede ser dificilísimo… pero bueno, yo más o menos tengo la suerte de estar haciéndolo, eso sí, robando todas las horas del mundo al sueño 😉

      ¡Un abrazo!

  47. Un post genial, Mar!!!

    Yo me estudié unas oposiciones precisamente para esto, poder conciliar vida familiar y vida laboral. Mi trabajo no me apasiona, pero me permite ir a recoger a mis niños todos los días al cole, y eso no lo cambio por nada. Por eso, cuando a los funcionarios nos aumentan la jornada, nos quitan los moscosos, nos bajan el sueldo y la gente se alegra, me pongo mala. Me imagino que será envidia, y que les gustaría que estuviéramos como en la privada…¿Pero no sería mejor que las empresas empezaran a plantearse horarios más razonables?

    Responder
    • Al final nos pasa a muchas: preferimos un trabajo que no nos encante pero que nos permita vivir como madres… Definitivamente, eso de que se plantearan horarios más razonables sería lo ideal…

  48. Señorita FH

    En mi trabajo (entidad pública) existe el teletrabajo, programa pionero en conciliación, pero a quien se lo dan (justificado por razones de dependencia, hijos, etc.) es criticado y machacado directamente por sus jefes, es más y subrayo generalmente por sus jefas (ciencuentonas) que han tenido hijos, pero que como ellas no lo han disfrutado, se dedican a criticar este derecho y esta medida y a divulgar que el teletrabajo es una forma de vaguear. En fin. El mayor trabajo es ser madre, y la mejor forma de servir a la sociedad (aunque sea por una cuestión económica y de reemplazo generacional) pero en fin, sigamos con esta política y tendremos una sociedad envejecida, egoísta y arruinada (todo en términos económicos) por no hablar de poco moderna, actual y competitiva. Una mujer feliz y sin sentido de la culpabilidad, rinde mucho más. ¡Qué pena tener que elegir!

    Responder
    • Es increíble que pongan un sistema que realmente permita conciliar y que la “presión” del grupo haga que no te lo puedas coger… una pena tener que elegir, totalmente de acuerdo…

  49. Me parece admirable lo que has hecho. Yo antes de ser madre seguramente no lo habría entendido así pero desde que nació mi niña no hay nada que me apetezca mas que estar con ella a todas horas. Yo económicamente no me puedo permitir dejar de trabajar y mi trabajo tiene buen horario así que no me quejo pero lo que verdaderamente me da pena es la gente que se pasa el día quejándose de sus hijos. Conozco mucha gente y muchas amigas que se quejan de lo mucho que le ha cambiado la vida, de que no tienen tiempo para ellas, y yo me pregunto ¿para que los tuviste? Con lo que disfruto yo de mi niña y lo encantada que estoy con ella me da pena que ellas no puedan disfrutar así. Igual yo soy la rara, pero yo no dejo a mi hija más que para ir a trabajar y no es porque no pueda o porque me de pena sino porque no hay plan que me apetezca más que estar con ella

    Responder
    • Cada persona es un mundo, asiq cada madre o padre tambien. A mi me encanta estar con mi hijo (de hecho tengo reduccion) pero tambien me encanta hacer cosas sin el. Me encanta pasar tiempo a solas con mi pareja, me encanta pasar tiempo con mis amigas, me encanta pasar tiempo conmigo misma, y no me veo pasando la vida solo entre trabajo e hijo. Y me parece sanisimo y lo he tenido porque quiero y es lo mas importante de mi vida, pero tambien hay momentos duros, situaciones en las que me quejo y en las que mandaria todo a la mierda y en las que estoy cansada. No todo es maravilloso en la maternidad y me alegro de que asi sea porque significa que soy HUMANA…

  50. Yo era directora financiera en un tour operador, y digo era porque desde el momento en que pedí reducción de jornada de dos horas tras mi segunda maternidad decidieron que lo mejor era rescindir mi contrato, en el momento en que me lo plantearon no entendía nada a una semana de incorporarme y pasa esto! Como lo encajas? Me he pasado años trabajando todos los días porque claro si tenía vacaciones el PC se venia conmigo allá donde fuera y debía estar 24h conectada, los festivos conectada, los fines de semana conectada y pido reducción de jornada de dos horas u que pasa? Qué nada de lo hecho me vale!! Que mientras no tenía vida era la mejor y que en cuanto decidí no perderme todo lo que me había perdido del primero no servía, conciliación 0 en fin, de esto han pasado ya 5 meses y no puedo ser mas feliz ni nada puede llenarme mas que el ver a mis hijos cada mañana antes de ir al colegio y a la guardería, el ir a recogerlos y por las tardes ir a las actividades, ser directora financiera estaba bien, no lo voy a negar, ser madre es mucho mejor!!
    Y si el camino será muy largo para conciliar!

    Responder
  51. Arantza

    maravilloso post Mar!
    Me ha gustado mucho como lo has descrito todo, yo estoy muy contenta de todos los ratos que pase con mi madre cuando era pequeña y no haber tenido la necesidad de tener una canguro. Ella siempre estaba allí y esos momentos no nos los quita nadie.
    Actualmente veo otro problema muy grave también, gente que quiere formar su familia y no puede porque los sueldos no lleguen ni para pipas. Ojala la situación de España un día cambie, pero para eso creo que tenemos que ser muchos ciudadanos que seamos conscientes que esta mal la situación.
    Saludos 🙂

    Responder
    • Yo también lo he vivido así: mi madre siempre ha estado ahí (mi padre trabajaba mucho para que eso pudiera ser así) y quiero que mis niños tengan lo mismo.

      Totalmente… es un gran problema…

  52. Otra reflexion que seria interesante es…que lleva a alguien a querer tener un trabajo con esas condiciones propias deuna esclavitud del siglo XXI? Por que los hijos son la razon de djar de llevar una vida asi? Solo se pide espacio personal en un trabajo abusivo si tienes hijos? Lo digo desde el asombro y no por juzgar a quien aguante ese tipo de vida…

    Responder
    • Por supuesto que no, Marina, hay muchas personas que deciden dejarlo sin tener hijos. Son horarios imposibles. No condiciones de esclavitud, o al menos en mi opinión no es así. Son sitios que te ofrecen condiciones que otros no, y quién está ahí es porque, por las condiciones que sea, le interesa.

      Yo lo he vivido y me alegro de haber tenido la experiencia: he aprendido muchísimo a nivel profesional, he trabajado con un equipo increíble, económicamente tenía una buena remuneración y profesionalmente a nivel de cv tiene mucho peso.

      Otra cosa es que llegase un momento en el que decidí primero, tener una jornada más flexible, y luego parar. Pero cuando estuve ahí es porque quise y no me arrepiento de la experiencia. Lo importante, en mi opinión, es respetar la decisión de cada uno.

      Un abrazo

  53. Un tema complicado. Estamos en una situación un poco desesperante para las familias y muchos queremos que cambie. Tendremos que ponernos las pilas a ver si arreglamos las cosas para que cuando nuestros hijos crezcan lo tengan más fácil 🙂

    Responder
    • Seguro que ellos lo tendrán más fácil, la sociedad necesariamente tiene que avanzar, ¡un bs!

  54. Ains… Me veo TAN reflejada en todas vosotras que me siento un poco mejor. Yo tenía un trabajo del que disfrutaba, me sentía bastante valorada y querida, así que todo iba bien. Cuando nació la mayor ni me planteé la excedencia pero volví pidiendo una jornada de 6 horas, que unidas a las 2 horas de coche que tenía, me parecían más que suficientes. Ahí todo cambió: no más responsabilidad, no más reuniones ni proyectos nuevos… El trabajo pasó a ser más aburrido y ya no me motivaba. Al tener a la segunda aün reduje otra hora, ya que los horarios de cole me parecían imposibles… La situación ha empeorado hasta el punto de que me he vuelto inivsible… Hay semanas que no veo a mi jefe y aunque no he dejado el curro, es algo que me planteo a diario: estoy segura de que sería mucho más valorada en casa, comiendo todos los días con mis hijas y mi marido y pudiendo descargar a mi marido de tareas porque bastante tiene con el curro…

    Responder
  55. No puedo evitar tener una sensación ambivalente al leer tu post (que me ha gustado mucho). ¿dónde queda el papel del padre? En mi caso ha sido él el que ha ralentizado su vida profesional para que yo pueda seguir avanzando como médico, con una proyección internacional importante y a punto de terminar la tesis. Gracias a él pude darle pecho a mi hijo 17 meses.Gracias a él puedo seguir haciendo guardias y sacar ratitos ente paciente y paciente para poder verle todos los días.Nosotros asumimos en el minuto 1 que éramos un equipo, y ahora es “mi momento” profesional., y me cuesta mucho (muchisimo) combinar ambas facetas. Pero me siento muy orgullosa de ello… A mí me pasa al revés que a ti, hay personas que no entienden que me vaya a un congreso europeo 5 días dejando a mi hijo en casa. ¿Qué es peor?

    Responder
  56. Hola! Genial tu post, estoy totalmente de acuerdo, yo suelo trabajar más los fines de semana, soy Mago, pero entre semana tengo el objetivo de, mínimo, pasar cuatro horas con mis dos hijas! Preparamos juntos el desayuno, las llevo al cole, y por la tarde jugamos y hacemos deberes, no entiendo como hay papas que se quieren perder esos momentos tan especiales, que además, pasan volando!

    Responder
  57. Esmeralda Montes

    Suscribo cada una de tus palabras!!! Una más para el club de las “enhijadas”!

    Responder
  58. que crack eres mecaguen!
    que alguien me acerque un pañuelo porfi
    :_)

    Responder
  59. Post genial!, me ha emocionado!

    Responder
  60. Yo actualmente estoy de excedencia por cuidado de mi segunda hija y todos los días tengo miedo y me pregunto que pasará con mi carrera. Tras más de 6 años en la misma empresa al incorporarme de mi baja de maternidad de mi primera hija tengo q hacerlo a 1000 km de distancia de mi domicilio( un ERE en curso les amparaba).A pesar de todo lo hago, debo ser valiente, siempre el trabajo había sido muy importante para mi y en el monto de ser madre todavía más, lo consideraba un ejemplo para mis hijas, necesario para asegurarles un buen futuro, etc, imagino que muchas pensamos igual!! Pues no aguante mas que 6 meses en esta situación, en una ciudad nueva con un bebe de 5 meses, con nuevas funciones, jefes, compañeros, en algo que no era lo mío, y lo mas duro sin poder atender a mi hija como me gustaría, lejos de mi marido y privando a padre y a hija de esa convivencia.La noche anterior a incorporarme en mi nuevo puesto puedo afirmar que ha sido uno de los días más duros de mi vida, preguntándome porque, q me había llevado a esa situación y día tras día sintiéndome culpable por no ser feliz, por seguir eligiendo lo que no me haría feliz y encima cuando por fin después de tanto tiempo buscando niños lo había conseguido no podría ser una buena madre y encima mi marido no podía ver a su hija mas que un día a la semana…
    Una historia muy larga pero ahora sigo disfrutando de mi excedencia, he te uno a mi segunda hija y soy una madre y una mujer feliz, con temores de que pasará mañana con el trabajo pero feliz de cuidar a mis hijas cuando están malitas, tener tiempo para ir al parque, jugar y sobretodo educar con su padre a mi lado, creo q formamos un equipo y que tenemos q estar los dos en esto!!

    Responder
  61. Me ha encantado y tristemente cierto. Yo renuncie hace 5 años a mi carrera profesional por un trabajo q me permite estar mas de 4 horas diarias con mis hijos y creo q ha sido la mejor decisión que he tomado. Quedarte en casa es algo mas que limpiar y cocinar es estar cuando tus hijos te necesitan, es ser maestra, nutricionista, psicologa …. Yo además he descubierto hobbys q me permiten desarrollarme de manera individual y que conste q mi carrera me gustaba y que me sentía plenamente desarrollada así que yo también soy machista y enhijada. Un besazo

    Responder
  62. Que ganas tenía de leer este post1 lo vi en IG pero como nunca entro a los blogs… no te había leído. Eres una gran mujer y mejor mamá aún.
    Un beoste enorme, de enhijada a enhijada 🙂

    Responder
  63. Blanca Molinet

    Excelente post, Mar. He llegado a vuestro blog gracias al curso hello!blogging que estoy haciendo actualmente, así que técnicamente eres mi profe y yo tu alumna!
    El tema que tratas es , como poco, peliagudo, ya que toca una fibra muy sensible en las mujeres y suscita mucha controversia. Pero estoy contigo en que hay que plantarle cara a la gente (sobre todo si son mujeres) que nos miran “raro” por haber decidido aparcar nuestra carrera profesional y lanzarnos a otra carrera mucho más difícil, larga, con miles de asignaturas, exámenes sorpresa, poco o nada valorada, sin título ni reconocimiento como es la de criar a nuestros hijos a tiempo completo. Mi caso es como el de tantas: una carrera brillante, máster, buenos trabajos en los que progresar me hubiera sido muy fácil, pero un día…. ay!!… tu barriga se va poniendo gorda y lo único que quieres es ser madre. Dejé mi trabajo en la universidad 27 días antes de tener a mi primer hijo. Lo tuve claro.
    Y luego vino todo lo demás… Leí el post de Matt Walsh y es justo así. A veces estar en casa con tus hijos (tres años y medio después de tener al primero tuve al segundo) es muy duro cuando eso es lo único que hac es, pero siempre, por encima de todo, he sabido que era lo mejor que estaba haciendo, para ellos y para mí. Y tener que aguantar los comentarios de las otras es tremendo: “pues chica, tanto estudiar para esto.”, “¿cuándo vas a volver a trabajar?”, “claro… como tú no trabajas… (frase favorita de mis cuñadas)”, “y ahora que los niños van al cole, ¿qué vas a hacer?”, “¿no te aburres, todo el día en casa?”. Bufffff… ¡qué horror! Pero yo estoy encantada con mi elección: puedo dedicar el tiempo que los niños están en el cole a mis traducciones y mis encargos de scrap, a hacer cursos como el vuestro, a sentarme en el porche y leer si me apetece… Y el resto del tiempo es para mis hijos.

    Un día, una mamá de esas que se horrorizó al saber que a pesar de “tener estudios” había decidido “ser una maruja” me dijo, tras tomarse una cervezas: “si quieres que te diga la verdad, en el fondo me gustaría ser como tú.”

    Responder
  64. Carlota

    Justo leo este post a nada de reincorporarme al trabajo después de tener a mi hijo. Justo el día en el que he tenido que llorar para poder apaciguar el dolor que me da saber que no podré estar con el todo el día. Me alegro de no estar sola y de que penséis así. No sabéis la durísima presión que me hicieron para que no pidiera ningún tipo de reducción de jornada.
    Solo deseo que la inspiración me llegue algún día y pueda crear algo que me ayude a seguir cuidando y queriendo al amor de mi vida.

    Responder
  65. La verdad es que el post es fantástico, sobre todo la idea de buscar alternativas laborales compatibles con la maternidad.
    La idea de abandonar toda independencia económica, es decir, pasar a depender “de”, – que es una opción válida y muy defendida en la “madresfera” – no me gusta tanto.
    Creo que el verdadero empoderamiento de la mujer pasa por reformular el sistema, sin seguir los patrones establecidos hechos por y para hombre y sin bajarse del carro de la independencia económica y el desarrollo laboral.

    Responder
  66. ¡Lindísimo post! A pesar de ser mamá joven (tengo 26 años) mi hija ya tiene 6 y veo como pasa todo frente a mis narices sin ser parte de ello. Hace unos días llegué a mi casa después de la jornada laboral ¡y la encontré leyendo! Ay, mi corazón.

    En Costa Rica no existe la posibilidad de conciliar tiempo (a menos que seas ama de casa) un poco difícil para una madre soltera como yo.

    Gracias por la linda lectura, ¡a darle la importancia que merece a la maternidad!

    Responder
  67. Enhorabuena a todas esas Mamás valientes, que no se dejan coaccionar por esta sociedad deshumanizada que hemos creado.
    Soy mamá de un niño de un año, lo deje en la guardería con seis meses.
    Todo el mundo me decía “tranquila ya se acostumbrará” transcurrieron cinco meses y mi hijo paso por varias enfermedades, hasta que el pediatra me aconsejó que lo sacase de la guardería.
    Durante esos meses yo también caí enferma (creo que todo estaba relacionado), cuando en el trabajo comentaba el tema de una excedencia, me decían que todas las madres se incorporaban al trabajo y dejaban a sus hijos al cuidado de alguien y que no pasaba nada.
    Al final pedí la excedencia y lo único que me dicen es: que me voy a trabajar a otro sitio o que me voy a preparar oposiciones, de todo menos creerse que voy a cuidar a mi hijo.
    Y el punto y final es que piense que voy a perder el hilo con este trabajo.
    No sé lo que pasará cuando solicite el reingreso, pero en el caso de que me despidiesen, sería que no es tan buen trabajo como pensaba.

    Responder

Deja una Respuesta

Por favor, ten en cuenta que al dejar un comentario en Sonambulistas, estás aceptando nuestra política de privacidad. ¡Muchas gracias!