Museo Thyssen con niños + Bugaboo Atelier

Tenía pendiente publicar este planazo con niños para los que estéis en Madrid, o para los que aprovechéis este puente para visitarlo: visitar el museo Thyssen con las guías de Audioguiarte. Un antes y un después, os lo digo yo. Y mira que siempre que vamos a algún museo trato de hacer el ejercicio completo; es decir, preparar juntos antes lo que vamos a ver, qué cuadros o pintores encontrarán, o incluso prepararles una mini búsqueda “del tesoro” que me pareció una idea genial cuando la contó Bea, de Con botas de agua, en su blog pero, por un lado, no siempre me da tiempo a prepararlo en condiciones (siendo realistas) y, por otro, a veces se distraen sí o sí y no mantienen la atención todo el tiempo que me gustaría.

Por eso la guía familiar de Audioguiarte me ha gustado tantísimo, porque al ser un recurso digital ya de por sí consiguen que los niños quieran saber más (¿a qué niño no le gustan las tablets, contengan lo que contengan?), y aúna en parte la idea esa de búsqueda del tesoro de la que hablábamos, pues tienen que ir buscando los cuadros por las distintas salas del Thyssen para pinchar en la imagen y que los dos protagonistas les cuenten la historia correspondiente.

Aprovechamos una tarde de septiembre para ir a probar las audioguías con los niños de Mar, que aún no tenían clase por la tarde, y con Icíar en su Bugaboo Atelier, un diseño de edición limitada que nos habían dejado unos días para que lo probáramos y que me ha parecido especialmente bonito: combina el color piedra melange del tejido con unos detalles en negro que contrastan y aportan esa elegancia que sólo Bugaboo sabe conseguir.

No sé quién estaba más pendiente, si ellos con sus audioguías o la pequeñaja observando los colores de todo cuadro al que la acercábamos.

Como curiosidad, os confirmo que el capazo del Bugaboo Bee y el del Camaleón son de igual tamaño, que aquí una incrédula puso el colchón de uno en el otro y, efectivamente, son iguales aunque no lo parezca.

No podíamos irnos sin visitar mis adoradas bailarinas de Degas que, dicho sea de paso, no está en la audioguía, ¡pero ojalá la incluyan pronto!

En definitiva, un plan perfecto para ir con niños y disfrutar todos juntos del arte, ¿no os parece? Yo, desde luego, estoy deseando repetir con mis dos mayores 🙂

¿Conocéis otras guías del estilo en otros museos? ¿En cuáles?

-María

PD: Por cierto que, a los que estéis por aquí este fin de semana, no dejéis de acercaros a ver la exposición de Sonia Delaunay que estará sólo dos días más y es una maravilla.

  1. Este verano estuvimos en el Louvre y las audioguias son Nintendo 3DS, lo que ya te asegura la atención de los niños. Como tiene GPS detecta dónde estás y te muestra la explicación del cuadro que tienes delante sin tener que buscarlo, además de ir guiandote sobre cómo llegar a una obra, lo que en el Louvre viene genial porque es enorme.

    Responder
    • ¡Menuda pasada! No, si lo que está claro es que en cuanto metes tecnología ganas en atención de los niños 😉
      ¡Besos, Elena!

Deja una Respuesta

Por favor, ten en cuenta que al dejar un comentario en Sonambulistas, estás aceptando nuestra política de privacidad. ¡Muchas gracias!