Otoño en Madrid

otoño en Madrid

¿Soy yo o el otoño no termina de llegar? ¡Con lo que me gusta a mí esta estación! Ya no hace el calorazo de agosto, pero tampoco el frío del invierno. Puedes salir a la calle con una chaqueta y sin calcetines. Y el día que amanece lluvioso, disfrutas saltando en los charcos con botas de agua porque es la gran novedad, que ya tendremos tiempo de hartarnos cuando empiece de verdad la época de lluvias.

Este fin de semana hemos disfrutado, por fin, de la tranquilidad que da no tener nada que hacer. Ni trabajos que terminar, ni compromisos con los que cumplir. Nada. ¡Y no sabéis cuánto necesitaba un fin de semana así! El sábado pudimos ir a pasear por El Retiro con los niños, a picar algo con Mar y su familia, y un amigo de nuestros maridos. Y sí, mis hijos iban disfrazados, que es como vamos todos con este tiempo: la mezcla de la ropa de verano con nuestro saco de Babybites lo dice todo. 

Otoño en Madrid

De hecho, Mar y yo nos reíamos cuando nos vimos porque mis hijos iban totalmente de verano, pidiendo la chaqueta a ratos para volver a quitársela enseguida, mientras que los hijos de Mar iban más abrigados, pidiendo quitarse capas para volver a ponérselas al rato: ¡si es que es imposible acertar!

otoño en Madrid y babybites

¿El mejor parado? Bosco, sin duda. Con las piernas al aire pero con su saco de Babybites que tanto me gusta, porque es mullidito y abrigado pero, como no tiene forro polar por dentro, si no se lo cierras van tan contentos. ¿Que refresca un poco? Lo cierras bien y a dormir plácidamente. ¿Ahora sale el sol y vuelve a hacer calor? ¡Pantorrillas al aire y a disfrutar de la brisa! Lo dicho: iba como un rey.

Saco de silla Babybites

Y además se iba quedando con todo el mundo con su cola de pez, que reconozco que me hace muchísima gracia…

carreras por El Retiro

babybites retiro

Paseos por El Retiro

Eso sí: frío o calor, disfrutamos un montón de este inicio de otoño en Madrid. Los árboles empiezan a estar llenos de hojas de todos los colores, que comienzan a caer al suelo pero sin terminar de cubrirlo del todo. Y la luz del cielo tiene un no-sé-qué especial, ¿no os parece?

Los niños corrieron de un lado a otro como en su vida, haciendo carreras, saltando y jugando con las hojas. Y sí: empezamos a ser un pueblo y lo peor es que no nos habíamos dado ni cuenta hasta este sábado, cuando fuimos a juntar “un par de mesas” para picar algo y vimos que con dos no íbamos a ningún lado: ¡tuvimos que sentarnos en 3 mesas para caber!

Baby bites

¿La mejor prueba de que lo pasaron pipa? La siesta de campeonato que durmieron después. ¿Fue o no un día de otoño perfecto en Madrid? 😉

-María

  1. No termina no, a mi me encanta, mi época favorita y no llega, que rabia.
    preciosas fotos, deseando ver vuestro nuevo blog.

    Responder
  2. Me encanta vuestro plan. Yo como Almudena, deseando ver vuestro nuevo look. Beso

    Responder
    • sonambulistas

      ¡Mil gracias, guapa! (nervios… ¡espero que te haya gustado el cambio!)
      Besos

  3. […] decíamos que este Otoño en Madrid nos tiene un poco locas: hoy, por ejemplo, he tenido que quitarle el jersey a mis niños del calor que hacía. Pero la […]

    Responder
  4. Que suerte Bosco calentito en la barriga del tiburón!!! Encantada de conoceros, comparto en el facebook del Sr Bow… que también es muy fan de Baby bites! 😉

    Responder

Deja una Respuesta

Por favor, ten en cuenta que al dejar un comentario en Sonambulistas, estás aceptando nuestra política de privacidad. ¡Muchas gracias!