Niños y aire libre: cuanto más, mejor

Bugaboo Donkey

Bugaboo donkey 1

Bugaboo donkey 2

No es ningún secreto que me encanta el campo, la libertad que da a los niños el saber que pueden correr libremente, hacer y deshacer, inventar historias y sentir que no hay ningún adulto pendiente de lo que hacen o dejan de hacer. Y la libertad que nos da a nosotros, como padres, saber que pueden hacer lo que quieran, y que puedes “desentenderte” de ellos porque no hay peligros alrededor… no os voy a engañar, desconecto mil veces más un día en el campo que cuatro de viaje con ellos en cualquier ciudad. 

Bugaboo donkey 3

Llevaba tiempo queriendo enseñaros el día de campo que pasamos en Monte de Cutamilla, la reserva natural privada de la familia de Mara que es una auténtica maravilla, pero los días me comen y no terminaba de hacerlo, así que he decidido que de hoy no pasaba: de aquí no me levanto hasta que no le dé al botón de “publicar” 😉

Todo en Cutamilla enamora, desde la primera curva nada más entrar en el camino privado que lleva a la finca hasta que vuelves a salir a la carretera de vuelta a la civilización. El palacete, los distintos paseos que la rodean, la luz que atraviesa la arboleda que hay cerca de las vías del tren, Mara y Ángel Luis y su hospitalidad infinita, las migas con huevo (ayyyyy, esas migas con huevo), la compañía, los burros y caballos, los niños corriendo… las risas, el buen ambiente y el tiempazo que nos hizo un día de mediados de noviembre en plena Segovia.

Un día en el campo en Cutamilla

portada cutamilla

No sé los vuestros, pero mis niños son niños urbanos. Urbanos, sí, muy urbanos. No es que sea una excusa (o quizás sí, para qué nos vamos a engañar ;p) pero vivimos en el centro de Madrid y hacemos muchos viajes a Sevilla y a Alicante a ver a los abuelos, así que no nos queda demasiado tiempo para ir al campo. Por eso, cuando Mara nos invitó a pasar el fin de semana en familia Monte de Cutamilla (en Sigüenza) y se lo comenté a mi marido, a ambos nos pareció la oportunidad perfecta para que los niños pasaran un día en el campo.

Además, Bea me había hablado mucho de Cutamilla y la verdad es que me apetecía muchísimo conocer la Finca.

La finca es una reserva natural histórica privada en la que no sólo se organizan bodas y eventos muy especiales, sino también reuniones de empresa y otras actividades, como circuitos 4×4 o rodajes, por ejemplo.

Sabiendo además quiénes iban a pasar el fin de semana con nosotros, el plan apuntaba a planazo, y desde luego así fue…