Cómo aprender a hacer punto: punto del derecho y del revés

como aprender a hacer punto

No es la primera vez que os digo que me gusta hacer punto. Siempre me ha gustado, aunque no soy nada apañada, todo sea dicho (en el fondo me llevo mucho mejor con la máquina de coser que con las agujas de punto). Tengo la suerte de tener una abuela a la que adoro que vale millones y hace auténtica magia con las agujas, sean del tipo que sean; seguro que ya os lo he contado alguna vez: con ella pasábamos muchos fines de semana en una casa que tiene en el campo y, a menudo, para entretenernos (o para que no la volviéramos loca, que también podría ser: es curioso cómo cambia la perspectiva de las cosas una vez eres madre y te toca a ti lidiar “con las fieras”, jajaja) nos sentábamos junto a ella y nos enseñaba a hacer punto. Y digo “a menudo” porque éramos unas auténticas enanas y se nos olvidaba cómo se hacía de una vez a otra. Ella nos cogía los puntos y nosotras continuábamos para hacerles bufandas a nuestros muñecos.

Teníais que ver aquellas bufandas… auténticos triángulos que no había por dónde coger pero que le mostrábamos orgullosísimas una vez “terminadas”… y ella se echaba a reír, pero se pasaba luego horas tratando de enderezar aquello para que se lo pudiéramos poner a nuestros muñecos y no tiráramos la toalla. Y el caso es que, conmigo al menos, lo consiguió: siempre me gustó (aunque siga siendo un desastre con las medidas). ¡Anda que no se han reído mis amigos, y mi marido, viéndome tejer! Jajaja. Por suerte, hacer punto está hoy de moda, y no me extraña: relaja y es un vicio.

¿Recordáis el primer post de la serie sobre cómo aprender a hacer punto? Entonces vimos con Mar cómo coger los puntos; hoy vamos a ver cómo hacer los dos puntos básicos: el punto del derecho y el punto del revés. ¡Venga, que ya veréis qué fácil es! 

Disfraces caseros para Halloween: orejitas de gato

disfraces caseros halloween

 

Ya os dije el viernes en el café que, aunque soy una miedosa sin remedio, Halloween y la idea de salir con los niños disfrazados por las casas del vecindario pidiendo “truco o trato” empieza a atraerme. Mucho. Claro que sigue sin irme demasiado lo de los vampiros sangrientos y zombies sin cabeza: yo soy más de brujas (buenas), murciélagos y gatitos negros 😉

Por eso, hoy os traemos un DIY de lo más sencillo y resultón que os vendrá de perlas si, como yo, sois más de hacer vuestro propio disfraz casero: unas orejas de gato para poner en el pelo… ¡Y lo mejor es que están tiradas de hacer!

DIY

Cómo aprender a hacer punto I: Materiales + Coger los puntos

cómo aprender a hacer punto - we are knitters

Ya sabéis que siempre ando queriendo aprender cosas nuevas. No tengo ni idea de hacer punto, y aunque el año pasado en la campaña por la lana hice mis primeros pinitos, no había vuelto a tocar una aguja, consecuencia: ya se me había olvidado cómo era eso de coger los puntos, punto del derecho, punto del revés… Por eso, cuando comentamos con We are Knitters la posibilidad de realizar alguna colaboración, yo lo tuve claro y les lancé el reto: ¿nos enseñaríais, a mí y a los lectores que quieran aprender, a hacer punto? La respuesta llegó enseguida: “¡eso está hecho!” Y así fue como María (que sí sabe hacer punto porque es muy “apañá”) y servidora, quedamos con David, nos plantamos en la oficina de We are Knitters la semana pasada para aprender cómo hacer punto.

Gracias a ellos, durante las próximas semanas aprenderemos juntos a familiarizarnos con las agujas y las lanas y a aprender distintos tipos de punto básico. Esto es lo que aprenderemos a lo largo de esta serie de posts:

I. Materiales necesarios y cómo coger los puntos (hoy)

II. Punto del derecho y punto del revés

III: Punto bobo

¿Empezamos?

El café del viernes + Hello! Vacaciones

cafe del viernes y vacaciones

No hace mucho Mar descubrió una serie de posts en blogs americanos llamados “If we were having coffee”. Lo comentó conmigo y a ambas nos encantó la idea: se basa en contar en un post lo que le contaríamos a una amiga si estuviésemos tomando café. Así comenzamos nuestra sección El café del viernes, ¿coges tu café y te lo tomas con nosotras?

Si estuviéramos tomando un café os contaría que nuestra primera experiencia con au pairs no ha salido del todo bien y que el domingo pasado tuvimos que cantarle eso de “adiós con el corazón…” cuando en teoría se quedaba hasta finales de agosto. Aún así, si estuviéramos tomando un café os contaría también que no me rindo, y que probablemente busque otra au pair a la vuelta del verano sólo por ver a mis hijas hacer sus pinitos en un idioma extranjero, porque me puede mi formación como traductora y creo que es importantísimo que los aprendan desde pequeñitos (probadlo, alucinaréis con la capacidad que tienen para aprenderlos)

Si estuviéramos tomando un café os diría…

… que me ha encantado este DIY sobre cómo hacer un kimono en diez minutos para este verano

… que es la tercera vez que me pasa y sigue impactándome: me voy a quedar calva. Os lo digo yo. Se me cae el pelo a puñados, y eso que si de algo he podido presumir siempre es de tener una buena mata de pelo. Que sí, que vale, que luego crece (¡gracias a Dios!) pero peinarme cada mañana empieza a dar pena. Así que si alguno tenéis un remedio mágico para la caída del pelo, ¡por favor chivádmelo urgentemente!

… que hace ya cuatro meses que nos mudamos pero sigo teniendo mucho pendiente por hacer, así que se me van los ojos a las casas bonitas, como esta casa que descubrí en el blog de Antic & Chic y de la que se pueden sacar tantísimas ideas…

Si estuviéramos tomando un café os diría que aún me queda una semanita más en Madrid, pero que el sábado que viene empezamos nuestro periplo por España: Extremadura, Galicia y Segovia. Yo que este verano no quería moverme demasiado por no tener al pobre Bosco todo el día metido en un coche… ¡toma esa! En fin, menos mal que el pobre es santo y no protesta… ¡ya os contaré a la vuelta!

¿Y vosotros? ¿Qué me contaríais? ¿Estáis disfrutando ya de vuestras vacaciones? ¿Os parece que quedemos a la vuelta de verano para volver a ponernos al día? ¡Espero que disfrutéis mucho de vuestras vacaciones! Y recordad: sigue en pie la invitación a que nos contéis vuestros cafés en el blog o, por qué no, en Google+ como hizo Sara de Deliver, ¡deseando tomar un café con vosotros, aunque sea virtual!

Besos ¡y feliz verano!

-María

Fuente de la imagen

El café del viernes

el cafe de los viernes

Hoy me estreno yo en esta nueva sección que comenzamos el viernes pasado en Bebestilo, y lo hago contándoos que si estuviésemos tomando un café yo me estaría tomando ya el tercero de la mañana, y es que siempre he sido muy cafetera, aunque ahora que le doy el pecho a Bosco me controlo y sólo me tomo un café “de verdad”, los demás son nescafés descafeinados y con la leche bien fría, a modo de colacao; me los descubrió mi amiga Mónica hace poquito y desde entonces me he vuelto adicta. Si hace mucho calor, le añado hasta un par de hielos… ¡mmm!

Si estuviésemos tomando un café os diría…

… que llevo un tiempo recopilando ideas y más ideas en nuestro Pinterest para hacer con mis hijas ahora que terminan el colegio y ya sí que sí comienza el verano.

… que en dos semanas bautizamos a Bosco y ya ando como loca buscando ideas para decorarlo todo, que ya sabéis lo que me divierte. Y que acabo de picar con estos farolillos de lunares que me han parecido de lo más originales.

… que aún tenéis tiempo para participar en el sorteo que organizan ChulaKids y Nottocbaby, aunque esto debería habérmelo guardado para mí para así tener más posibilidades de que me toque 😉

Si estuviésemos tomando un café… os contaría que el fin de semana pasado se casó mi prima y que mis hijas iban llevando las arras con los vestidos de las niñas que llevaban las arras en mi boda, ¡y no os imagináis la ilusión que me hizo! Mi prima estaba cañón y las niñas lo pasaron pipa, ¿se puede pedir más?

Si estuviésemos tomando un café… os diría que mis planes para este fin de semana son quedarme en casita y disfrutar, por fin, del jardín, de la piscina y de observar a mis hijas felices de contentas jugando con sus nuevos amigos de la urbanización.

Si estuviésemos tomando un café… me encantaría que me contarais ¿qué planes tenéis vosotros este fin de semana (pseudo puente en Madrid)? ¿Cómo os organizáis ahora que los niños empiezan las vacaciones? ¿Los lleváis a campamento o se quedan en casa? ¡Contadme, contadme!

-María

Mi wishlist para abril… ¡y bienvenida Adriana!

mi wishlist de abril

Me encanta el mes de abril; siempre ha sido mi mes preferido del año, no puedo evitarlo… supongo que es algo normal: en   abril cumplo años, al igual que mi hermana y dos de mis primas “prefes”, y muchas de las personas con las que sentía una afinidad especial he descubierto después que eran también de abril; y el 3 Adriana se decidió por fin a nacer y se une así al grupo de “cumpleañeros de abril” que oye, tendremos nuestros más y nuestros menos, pero majetes somos un rato 😉

¡Y además por fin ha salido el sol!, ¿se puede pedir más? El único “pero” de esta primera semana de abril es que con el buen tiempo han llegado también los catarros inesperados, y parece que no terminamos de levantar cabeza. Así que anoche estuve ahogando las penas de la “madre-enfermera” mirando webs de aquí y allá, ¡y no sabéis la de maravillas que me he encontrado! Os las dejo aquí por si también os enamoran a vosotros:

1. Escritorio sémola: conocí a Javier y Laura, de Énola, en el Singulares Inventory Room de Singulares Magazine y lo mío con sus muebles fue amor a primera vista, os lo aseguro. Tanto que con la mudanza se me ha metido en la cabeza que tengo que cambiar de mesa de despacho y esta, sin duda alguna, tiene todas las papeletas de ser la elegida…

2. Los nuevos vestiditos para bebé de NottocBaby… ¡me los llevaría todos! Bueno, la verdad es que me llevaría la tienda entera, pero eso ya lo sabéis porque no me canso de decirlo en Instagram…

3. Esta lámina de un ciervo que he visto en Antic & Chic y que me encanta. Si no conocéis Antic & Chic no dejéis de echar un vistazo a su web, un taller y tienda online de decoración vintage y eco chic con un montón de objetos restaurados y totalmente únicos. Cuidado, es una perdición…

4. Las láminas personalizadas de Project Party Studio, perfectas para el cuarto de las niñas que de momento tiene las paredes de lo más blancas.

5. Camisetas Pot a Pot: Gisela Carreño diseña estas geniales camisetas que nos han encantado porque huyen de los diseños tradicionales para niños: divertidas ilustraciones estampadas en serigrafía que, además, vienen en un packaging muy, muy cuidado que los niños pueden reutilizar después para dejar volar su imaginación.

6. Tengo un nuevo DIY en mente: este nombre de cuerda que vi en el instagram de Zucoulisses y que me tiene enamorada para poner encima de la cuna de Bosco… ¡ya os contaré si lo consigo!

¡Feliz lunes a todos! Yo voy a ver si consigo cerrar la enfermería de una vez por todas y mañana los mando a todos al cole, marido incluido.

-María

DIY Molinillos de papel de washi tape

MOLINILLO DE PAPEL - DIY WASHI TAPE - WASHI TAPE MANIA

Ya os contaba el otro día que el pasado mes de febrero ha sido un mes lluvioso, pero hemos puesto al mal tiempo buena cara y por las tardes, cuando no se podía salir demasiado con los enanos, nos hemos dedicado a hacer cosas en casa como cocinar o hacer manualidades. Como ya os adelanté por Instagram, teníamos muchas ganas de poner en práctica alguno de los bonitos proyectos con washi tape que propone Chris Bravo, de Little Hannah, en su libro Washi Tape Manía. Dice Chris al presentar el libro que nunca un celo (o cualquier material, diría yo), había revolucionado tanto el panorama craft como el washi tape, y estoy totalmente de acuerdo con ella.

De hecho, cada vez que mi hija de 4 años me pregunta si vamos a hacer algo con el “guachi”, como ella dice, no puedo evitar sonreir al pensar que no hace mucho ni siquiera sabíamos qué significaba “washi tape” y ella ya integra este nombre con normalidad en su vocabulario (y por cierto, está bastante viciada con el “guachi”). Y es que el washi tape se ha convertido en un básico para cualquier manualidad que además tiene muchísima versatilidad.

DIY: Cajas de cartón decoradas

cajas-carton-manualidades-carton-manualidades-para-ninos

Últimamente estaba pensando que no hemos publicado muchas manualidades infantiles en Bebestilo… Y eso que con el frío que está haciendo en Madrid hacemos bastantes, la verdad… Pintura de dedos, plastilina, recortables… Lo que pasa es que es cierto que, por lo menos en mi caso, últimamente dejo más la cámara de lado y me dedico a ayudar a mis niños, así que voy a hacer un nuevo propósito para mi interminable lista: intentar compaginar las dos cosas, que con dos (y casi tres) niños no será tarea fácil.

Mi amiga Marta (y ex-vecina) estuvo en un cumple en Grey Elephant con su hija Emma hace poco, estuvieron decorando cajitas de cartón y los niños lo pasaron en grande, así que la semana pasada una tarde de lluvia propuso que repitiésemos en casa, y así lo hicimos: la verdad es que los niños pasaron una tarde súper entretenidos con este DIY, que además no puede ser más fácil.

DIY

Cómo pintar una taza con rotulador permanente

cómo Pintar cerámica
cómo Pintar cerámica

Ahora que se acerca la Navidad y los niños enseguida estarán de vacaciones, nada como las manualidades para pasar un buen rato con ellos en familia que recuerden cada mañana, al desayunar en su taza personalizada, ¿no os parece? Esta manualidad, además, es especialmente sencilla porque no necesitáis más que unos rotuladores especiales para porcelana o, en su defecto, rotuladores para textil (los nuestros son de Delipapel), una taza de desayuno para cada niño y un poquito de imaginación para decorarla. Os enseñamos cómo quedó nuestra taza pintada con rotulador permanente…

DIY

DIY nuestro rincón de trabajo

DIY rincon de trabajo

DIY mesita con rollo papel

Hace tiempo que os quería enseñar nuestro (mini) rincón de trabajo, pero luego nunca encuentro el momento de hacer las fotos. Ayer estaba pintando con las niñas y me dije: “¡de hoy no pasa!”… así que aquí lo tenéis. Como véis, no es nada del otro mundo: una mesita, dos colgadores y el rollo de papel, todo de IKEA, pero la verdad es que a nosotros nos resulta muy cómodo y no abulta nada, así que quería compartirlo con vosotros por si también andábais en busca de ideas. Hace un tiempo tenía el típico portarollos de Ikea que había conseguido fijar a la mesa con un poquito de maña y un mucho de fuerza… pero lo cierto era que, aunque era cómodo, se comía la mitad de la mesa y  visualmente abultaba un montón. Así que un buen día decidí que para qué complicarme tanto: tenía dos colgadores por casa e hice la prueba. Éxito absoluto. El rollo se queda medio escondido debajo de la mesa y, si queremos pintar, tiramos del papel. ¿Que no vamos a pintar hoy? Pues se queda el papel recogidito y aquí no ha pasado nada 😉 A veces la solución más sencilla es la que mejor funciona, ¿no os parece?

-María