El café del viernes + pequeños genios creativos

cafe del viernes genios creativos

imagen

Cada viernes en Sonambulistas nos tomamos un café virtual con todas las personas que hay al otro lado de la pantalla, ¿coges tu café y te lo tomas con nosotras?

Si estuviéramos tomando un café os contaría que ayer estuve en uno de los talleres de pensamiento creativo para padres de Nuria Pérez y que la lista de cosas que quiero hacer con mis hijas crece a pasos agigantados… Oír hablar a Nuria de la importancia de la creatividad en nuestras vidas, y por “creatividad” no me refiero sólo a la vena artística de cada cual, que también, sino a la manera de enfocar la vida y la capacidad para resolver situaciones y problemas, es como un chute de ilusión y ganas por mejorar día a día, sales de ahí dispuesto a cambiar la casa de arriba a abajo y llenarla de las herramientas necesarias para que nuestros hijos no pierdan nunca la capacidad de tener ideas. ¿Sabías que el 98% de los niños de 3 a 5 años son “genios creativos”? Como dice Nuria, no hay más que ver a un bebé investigar el mundo a su alrededor, cómo dan la vuelta a las cosas y prueban una y mil veces hasta que de verdad consiguen hacer lo que buscaban.

Si estuviéramos tomando un café os diría que, mientras nos daba la receta del “estofado de la creatividad” y hablábamos de fomentar la curiosidad innata que tienen los niños, la imaginación y sus ganas por aprender, salió a colación la importancia de que los niños tuvieran también sus momentos de aburrimiento, porque es cuando son más capaces de crear e inventar, y me acordé del café del viernes de Mar en el que hablaba precisamente de eso. Nuria dijo, además, una de las frases que más me gustaron y con la que no puedo estar más de acuerdo:

El Café del Viernes + Me aburro

kids bored

Cada viernes en Sonambulistas nos tomamos un café virtual con todas las personas que hay al otro lado de la pantalla, ¿coges tu café y te lo tomas con nosotras?

Si estuviéramos tomando un café os preguntaría si vuestros hijos son como los míos: precisamente la semana pasada, al estar todos con virus, pasamos la semana entera en casa, y creo que la frase que más les escuché fue “me aburro”. Pintamos juntos, hicimos castillos, vieron ratos de tv y otras actividades, y en cuanto les decía que jugasen ellos un rato en su habitación (inundada de juguetes, por cierto), ya empezaban las quejas: “me aburro”, “es que no sé a qué jugar” y similares.

Si estuviéramos tomando un café os diría que, cuando escucho esto, lo primero que siento es un pinchazo de culpa: por no ser yo la que está continuamente jugando con ellos, proponiendo cosas que hacer, dándoles más estímulos, etc. El sentimiento de culpa materno constante y permanente y por todo, ya sabéis de lo que hablo. 

Si estuviéramos tomando un café os contaría que, sin embargo, he decidido quitarme ese complejo de culpa y hacer que se aburran más: Si pretendo educar niños autosuficientes y creativos como os decía aquí, también es su responsabilidad como niños el inventar esos juegos, el pasar rato creando, imaginando, soñando, inventando. Que sean ellos los que desarrollen juegos imaginativos y no tenga que estar yo siempre proponiéndoles cosas y que se busquen “las castañas”. La experiencia me dice que, cuanto más se “aburren”, más juegos nuevos son capaces de inventar.

Si estuviéramos tomando un café, os comentaría…

El Café del Viernes + Virus y más virus

closed

Si estuviéramos tomando un café os pediría perdón por dejaros plantados hoy… pero la gripe ha invadido esta casa (no somos los únicos, ¿a qué no?) y de lo último que sería capaz hoy es de tomar un café, ni en el mundo real ni en el mundo virtual: aquí estamos con el hospital de campaña en casa, los tres enanos con fiebre alta y yo que me he apuntado también al plan y estoy hecha polvo.

Si estuviéramos tomando un café os desearía un muy feliz fin de semana a todos y os invitaría al próximo la semana que viene, ¡ése sí no me lo pierdo!

Un pequeño consejo para despedirme: manteneos alejados de los virus si podéis, que vienen fuertes…

El café del viernes + Alonso del Yerro

alonso del yerro

Cada viernes en Sonambulistas nos tomamos un café virtual con todas las personas que hay al otro lado de la pantalla, ¿coges tu café y te lo tomas con nosotras?

Si estuviéramos tomando café, os diría que tengo a Mar regañándome porque dice que nunca os he contado nada de Alonso del Yerro, y esto no puede ser. Y la verdad es que tiene razón. Claro que tampoco sabría por dónde empezar, ¿pero para qué están los cafés, al fin y al cabo, sino para conocernos un poco más?

Si estuviéramos tomando un café os contaría que en 2003 mis padres se lanzaron a la aventura de emprender, de crear una empresa que llevara los apellidos de sus hijos porque, y no se cansan de repetirlo, para ellos su familia somos lo primero. Conscientes de que, por mucho que les gustase el mundo del vino, no tenían los conocimientos suficientes como para hacer los grandes vinos con los que soñaban, supieron rodearse de los mejores y no han dudado en recorrerse el mundo de una punta a otra para apoyar a sus distribuidores allá donde hiciera falta. Al fin y al cabo, ¿qué es emprender sino dedicarte en cuerpo y alma a aquello en lo que crees y te apasiona? Gracias a ello, su esfuerzo se ha visto recompensado: el María, el Alonso del Yerro y el Paydos cuentan con respeto, y el cariño, de grandes catadores y críticos del mundo del vino, respeto que se ve reflejado en las puntuaciones que consiguen, año tras año, y en los comentarios de quienes catan sus vinos.

Si estuviéramos tomando café, y me preguntarais por Viñedos, os diría que lo primero que me viene a la cabeza es la palabra “orgullo”. Orgullo de tener unos padres que en 2003 nos juntaron a los cinco hermanos para contarnos su ilusión, y que lo dejaron todo por crear Viñedos Alonso del Yerro.

El Café del Viernes + Series, series y más series

pareja

 Imagen

Cada viernes en Sonambulistas nos tomamos un café virtual con todas las personas que hay al otro lado de la pantalla, ¿coges tu café y te lo tomas con nosotras?

¡Buenos días a todos!

Si estuviéramos tomando café, os diría que ayer leí que Netflix tiene previsto aterrizar en España este verano. Por si no lo conocéis, Netflix es un servicio de vídeo bajo demanda que tiene un catálogo inmenso de pelis y series, y la verdad es que me hizo ilusión porque mi marido y yo nos aficionamos especialmente al mundo de las series de tv gracias a Netflix el año que vivimos en NY.

Si estuviéramos tomando café os contaría que veo poco, poquísimo la tele, pero que el ratito de la cena que suele ser bastante tarde (creo que ningún día empezamos a cenar antes de las 23 y generalmente incluso más tarde) siempre acabamos viendo algún capítulo de alguna serie que nos enganche: es perfecto porque suelen durar 45-50 minutos y nos permite desconectar de todo un rato.

Si estuviéramos tomando café, os confesaría que a mí no me van las series “profundas” o lentas: soy mucho más de acción + thriller, de ésas en las que no tienes que pensar na de na y te enganchan desde el minuto uno. Algunas de las que nos han enganchado mucho han sido 24 (sí, nos hemos tragado las 9 temporadas, glups!), Homeland o, más recientemente, Juego de Tronos. También nos gustó mucho, mucho, Suits (los diálogos y los personajes son realmente buenos). Breaking Bad todavía no hemos conseguido que nos atrape aunque todo el mundo dice que es muy buena y ahora de vez en cuando vemos White Collar, y alguna otra, pero la verdad es que ando a la búsqueda de alguna que nos enganche más… ¿me dais alguna recomendación?

Si estuviéramos tomando café, os mencionaría…

El café del viernes + historias del pasado

cafe del viernes

Imagen

Cada viernes en Sonambulistas nos tomamos un café virtual con todas las personas que hay al otro lado de la pantalla, ¿coges tu café y te lo tomas con nosotras?

Si estuviéramos tomando un café os diría que ayer estuve en casa de Jessica Davey grabando la nueva promo del curso Hello! Family y, cuando de pronto descubrí la colección de Clásicos de Disney de cuando era pequeña, no pude evitar emocionarme un poquillo… vale, más que un poquillo… ¡anda que no me habré leído y releído yo la colección entera! Con sus cuentos de Disney + cuentos con moraleja… anda, ¡va!, ¿quién se acuerda de esta colección? Ahora que soy madre creo que comprendo por qué los cassettes de esa colección desaparecieron de mi casa mucho antes que los libros…

Si estuviésemos tomando un café, os contaría que hoy nos vamos de viaje y sigo sin maletas ni ganas de hacerlas, ¿para cuándo el teletransporte? Una de mis mejores amigas siempre decía de pequeña (bueno, ¡y sigue diciéndolo!) que si pudiera pedir un deseo, sería el poder de teletransportarse, y yo me reía pensando que seguro que había otro millón de cosas mejores… ¡JA! Cambio cualquiera de las ideas de bombero que se me ocurrieran entonces y pido a gritos el teletransporte. Pero nada de aparatos complicados y colas interminables con sus esperas, no… ya que lo pido, lo pido bien: con chasquido de dedos y todo. Señores de la ciencia, ¡ya están tardando!

El café del viernes + Tengo tres

café del viernes

Imagen

Cada viernes en Sonambulistas nos tomamos un café virtual con todas las personas que hay al otro lado de la pantalla, ¿coges tu café y te lo tomas con nosotras?

Si estuviéramos tomando un café os contaría que estas Navidades han sido de todo menos vacaciones… maletas para arriba, maletas para abajo, catarrazos varios, casi 15 días sin pisar mi casa y unos 2.000 kilómetros con tres niños a cuestas, pero no me quejo: mis enanos han disfrutado como locos de las vacaciones y de la familia y para el lío que ha sido se han portado increíble, aunque su madre ahora necesite vacaciones de las vacaciones, y me juego algo a que no soy la única 😀

Si estuviésemos tomando un café, os diría que ha sido este mes, 9 meses después de tener a Adriana, cuando de verdad me he dado cuenta de que tengo tres niños: generalmente tengo ayuda en casa, pero este mes Teresa (¿os acordáis de sus riquísimos rollitos de primavera?) se ha ido a pasar las vacaciones con su familia a su país, así que aunque mi madre viene y va de Sevilla y aparece algunos días aquí al rescate (esta tarde llegan los abuelos, ¡bieeeen!), me he dado cuenta de que tres empiezan a ser palabras mayores: mejor no cuento mi atrevimiento de hace un par de días cuando me dio por pasarme por Zara con los tres el primer día de rebajas 😀 #pruebanosuperada #ilusaperdida

Si estuviésemos tomando un café, os recomendaría…

El café del viernes + Madrid en Navidad

navidad

Cada viernes en Sonambulistas nos tomamos un café virtual con todas las personas que hay al otro lado de la pantalla, ¿coges tu café y te lo tomas con nosotras?

Si estuviéramos tomando un café… os tendría que volver a pedir perdón por estar hecha una tardona, pero las Navidades son para disfrutarlas en familia y, cómo no, me ha vuelto a pillar el toro. Esta mañana hemos amanecido a las 10, ¡a las 10! Cualquiera que me oiga pensará que menuda novedad, pero la verdad es que lo es, ¡y mucho!, porque mis hijas (sobre todo la mayor) llevan el reloj escolar marcado a fuego y el día que aparecen a las 8 por nuestro cuarto diciendo que ya han dormido nos parece toda una novedad… así que entenderéis que esta mañana haya tenido que comprobar la hora dos veces para creérmelo 😉 

El Café del Viernes + Cuestión de Actitud

frase actitud churchill

Cada viernes en Sonambulistas nos tomamos un café virtual con todas las personas que hay al otro lado de la pantalla, ¿coges tu café y te lo tomas con nosotras?

Si estuviésemos tomando un café… hoy empezaría fuerte y en plan “filosófico” total (y conste que no suele ser mi estilo), y reflexionaría sobre algo que tengo muy claro: todo en esta vida es cuestión de actitud. El otro día lo comentaba con Paula de Olivia Soaps en casa de Marta, de Babáa, y justo después, en una cena con las madres del cole, me encontré hablando sobre temas completamente distintos pero llegando a la misma conclusión.

Si estuviésemos tomando un café… os contaría que ayer, en las Tea & Talk organizadas por Gourmetillo y Hello! Creatividad, también estuve en una conversación en la que hablábamos de que en función de la actitud con la que enfoques las cosas que te pasan o tienes que afrontar eres más o menos feliz. Los que me conocen saben que soy una persona  muy optimista, que siempre veo el vaso tres cuartas partes lleno. Es cierto que siempre he tenido mucha suerte en la vida, no lo voy a negar, y probablemente eso haya facilitado el tener una actitud siempre positiva.

Hay personas que conciben el hecho de tener un hijos casi como una “carga” (alucino sólo de escribirlo). Que si ya no puedo salir por la noche. Que si ya no puedo ir de viaje. Que le dicen a otros, que están pensando en tenerlos “pues aprovecha, porque luego ya se acaba todo”… ¿qué se acaba qué? ¿cómo? Cuando tienes niños las cosas cambian, sí. Claro que las cosas son distintas: son mejores. Voy al parque y me encuentro con padres y madres que me dicen que “no soportan el momento parque”. No debería juzgar a nadie, pero la verdad es que me cuesta entenderles: yo doy gracias por poder ir al parque con mis niños y poder jugar con ellos. Jugar. Qué importante es que los padres también juguemos con ellos. Y a mucha gente le parece una pérdida de tiempo. En serio. Os prometo que lo oigo más a menudo de lo que me gustaría. Y no me voy a colgar la etiqueta de “buena madre”, claro que hay veces que me desesperan, claro que a veces estoy reventada y no me apetece leer el cuento, claro que hay días en los que estoy estresada y me agobia bajar al parque. Pero siempre pienso que es un problema mío, no de ellos. Así que cambio la actitud y precisamente esos días son los que más me esfuerzo por jugar, por sonreír y por tener más paciencia de la habitual. No siempre lo consigo, claro. Pero lo intento.

El café del viernes + proyectos de 10

el cafe del viernes y proyectos de 10

Cada viernes en Sonambulistas nos tomamos un café virtual con todas las personas que hay al otro lado de la pantalla, ¿coges tu café y te lo tomas con nosotras?

Si estuviéramos tomando un café… os contaría que sí, que lo sé, que no llego tarde al café… ¡llego tardísimo! Pero llevo todo el día a la carrera de un lado a otro, porque nos vamos a Alicante a celebrar los 70 años de mi suegro y, para no variar, me ha pillado el toro (jeje). Pero como soy de tomarse dos y tres cafés al día, espero que me perdonéis y os toméis este café de después de la comida conmigo.

Si estuviéramos tomando un café… os diría que me encanta la Navidad. Claro que, ¿a quién no? Me encanta pasear por el centro de la ciudad y ver cómo empieza a estar ya todo decorado, las luces que iluminan las calles y que me siguen encantando tanto, o más, que cuando era pequeña y mis padres nos llevaban a dar una vuelta por el centro, de noche, para verlas. Me gusta mucho esa sensación de frío en la cara, aunque este año se nos haya resistido y haya tardado la vida en llegar (mis hijas salen todas las mañanas preguntando que cuándo van a poder ponerse el gorro y los guantes y a mí me dan los siete males sólo de pensarlo, que con el abrigo aún nos sobra, ¿o no?). Pero, sin duda, lo que más me gusta de la Navidad son todos esos magníficos proyectos pensados por y para ayudar a los demás. Que sí, que es algo que deberíamos hacer siempre y no sólo en estas fechas, pero la realidad es que es precisamente en estas fechas cuando proliferan, y cuando la gente está más dispuesta a ayudar, así que a mí me encanta. Proyectos como…