Cuando la vida con hijos no es ir a la playa

Te quedas embarazada. Llegan las ilusiones y de repente te imaginas la llegada de tu bebé, sus primeros pasos, sus primeras palabras. Es cierto que llegan también los miedos: “¿irá todo bien?” – te preguntas cada vez que acudes a una eco o pasa un ratito sin que notes sus patadas. Pero la verdad verdad es que en lo más profundo de ti sientes que todo irá bien. Que nada puede salir mal. Que todo va a ser tal y como lo imaginas.

Pero a veces todo no es tal y como te lo imaginas. Le pasó a mi amiga Alejandra, a mi amiga Ana, a mi amiga Marianne y le ha pasado muchos otros amigos y conocidos, a mucha gente que nos lee y nos escribe para contarnos su historia. A veces la vida como padres no es tan sencilla como ir a la playa.

 

Por eso ver este anuncio de la Fundación Mehuer, que es de hace algún tiempo pero que no había visto hasta que llegué ayer hasta él por casualidad, me emocionó profundamente. Porque te puede tocar hoy, ayer, mañana. Pero si te toca, qué importante es dejar de pensar en la playa y disfrutar de la montaña. Lo he visto en padres con niños que, de una forma u otra, son especiales: el que ellos saquen fuerzas cada día y le pongan una sonrisa a la vida es lo que hace que sus hijos sonrían.

amaya deeme

 

Me encantó la película cadena de favores, ¿la conocéis? Más que por la cadena en sí, por el hecho de que haya personas dispuestas a hacer cosas buenas por los demás, porque sí.

Hace poco os contaba la historia de Alejandra y Diego y os pedía ayuda el Día Mundial de la enfermedad de Duchenne. Muchísimas personas se volcaron para teñir las RRSS con globos rojos. De repente unas semanas después recibo un mensaje. Es Amaya Deeme, a la que conocimos un poco mejor después de realizar un curso en Hello! Creatividad.

Amaya me cuenta que su hijo, Adrián, ha dibujado el arcoiris de la imagen. Y ella ha decidido añadirle la frase: “After a storm comes a rainbow” y que quiere convertir esa bonita colaboración madre e hijo en una lámina solidaria cuyos beneficios se destinen íntegramente a la Asociación Duchenne Parent Project, que se dedica a recaudar fondos para luchar contra esta cruel enfermedad que tiene Diego junto a muchísimos niños más. Que hacen que su día a día se parezca o se vaya pareciendo más a ir a la montaña que a la playa.