“Un caracol nunca está solo”, el cuento solidario

20150601 libro solidario-12

El post de hoy es uno de esos casos en los que te das cuenta de las maravillas del mundo 2.0, de las posibilidades que tiene y las alegrías que te puede llegar a dar. Hace algo más de un año, Raquel de Petit-On nos mandó un e-mail a varias bloggers con una idea en mente: que hiciéramos una especie de cadena para que nuestros hijos escribieran un mini cuento, y que luego publicaríamos en nuestros blogs. La idea nos encantó, no vamos a negarlo, como todas las que nos propone la genial Raquel: uno de nuestros hijos empezaría el libro con una frase, que luego se le pasaba al siguiente para que sus hijos escribieran otra frase… y así entre todos hacer un mini cuento que pudiéramos publicar después y que a los niños les hiciera gracia. 

Carol, Martina y Alonso (Hadas y Cuscús), María y Nico (Escarabajos, bichos y mariposas), Lucía, Lino y Bosco (baballa), Marta y Lucía (Una mamá Diseñadora), Bea y Martina (Con botas de agua), María José y Jorge (Blog moda bebé). Marta y Nil (Mamás molonas), Cristina y Biel (Kireei), Patricia y Pedro (Decopeques), Raquel, Victor y Mireia (Petit-on), Mar y yo, con nuestros niños, nos lanzamos de cabeza pensando en que podía ser una experiencia divertida para los niños.

20150601 libro solidario-6

20150601 libro solidario-11

Pero cuando Raquel por fin tuvo el libro completo le pareció tan bonito que le dio pena que se quedara en un post más, así que se embarcó en la locura de ilustrarlo (¡gracias, Marta!), maquetarlo y editarlo para que viera la luz con un único fin: donar íntegramente lo recaudado a una ONG que ayudara a los niños.

Y esa es la verdadera magia de este proyecto: sería un cuento escrito por niños, y para los niños. Un cuento solidario.

Juegaterapia fue la fundación elegida por la gran labor que hacen con los niños enfermos. Bugaboo, el sponsor que necesitábamos para que los beneficios fueran íntegros, pero de verdad, a la fundación.

Y ahora, lo importante: ¿cómo podéis comprarlo? Del 1 al 30 de junio se venderá el libro en formato digital a través de este enlace, por tan sólo 2,99€. Venga, va, ¿de verdad no vais a ir corriendo a comprarlo?

Si, además, queréis contribuir a la causa con un importe algo más significativo, durante esta semana se subastarán 11 ejemplares en formato papel para que podáis leerlo y releerlo con vuestros hijos, sabiendo que vuestro dinero ha ido a un gran fin 🙂

20150601 libro solidario-9

Y que conste que no es porque lo hayan escrito nuestros niños (orgullo de madre, qué le vamos a hacer) pero el resultado es un libro precioso que habla de lo más importante a esas edades: la amistad.

¿Qué? ¿Nos ayudáis a difundirlo y a hacer que se vendan mucho, muchos ejemplares para ayudar a Juegaterapia? 

-Mar y María

Nunca es tarde para aprender a dibujar

SONY DSC

SONY DSC

Nunca he sido buena dibujando, pero eso parece no importarles a mis hijas, ¿a que os suena? Da igual  la de veces que les haya dicho que lo mío no son los dibujos, ellas siguen insistiendo: “Mamá, píntame una princesa. Así no, con el pelo largo. Y corona. Y vestido largo. Bueno, mejor corto. ¿Y los tacones?”. Esas las tengo dominadas, no os creáis. Cinco años de dominio rosa y princesil dan para mucho. El problema viene cuando me sacas de mi registro… Caballos, elefantes, leones, tigres, jirafas… ¿me tomas el pelo? Creo que mi hija Blanca ha aprendido a dibujar sólo por no aguantar mis pintarrajeos sin forma definida, jajaja.

Por eso, cuando me escribió Joana, de la editorial Silonia, para presentarnos este nuevo sello infantil que nace con la colección Illustration School, de Sachiko Umoto… ¡se me abrió el cielo! Primero me entró por los ojos, ¿cómo no va a hacerlo un libro con una portada así?

Aprendiz de lectora

la hora del cuento

Cuando, en la primera tutoría que tuve con la profesora de mi hija, me dijo eso de “estamos empezando a leer y no le vendría mal reforzar un poco la lectura en casa, para que gane confianza”, la miré no sin cierta incredulidad. ¿Mi hija? ¿Leer? ¡Pero si hasta ahora a lo único que juega es a escribir letras sin sentido en un papel y a inventarse lo que ha escrito! Y yo tan contenta, no creáis, que sé que cada niño lleva su ritmo y, además, estábamos a principio de curso. Pero reconozco que me hizo gracia. Empezamos a fomentarle que fuera ella quien leyera en casa, cosas pequeñitas, pero sin forzarla. Al principio leía dos o tres palabras, medio deletreándolas, y se cansaba.

El café del viernes + historias del pasado

cafe del viernes

Imagen

Cada viernes en Sonambulistas nos tomamos un café virtual con todas las personas que hay al otro lado de la pantalla, ¿coges tu café y te lo tomas con nosotras?

Si estuviéramos tomando un café os diría que ayer estuve en casa de Jessica Davey grabando la nueva promo del curso Hello! Family y, cuando de pronto descubrí la colección de Clásicos de Disney de cuando era pequeña, no pude evitar emocionarme un poquillo… vale, más que un poquillo… ¡anda que no me habré leído y releído yo la colección entera! Con sus cuentos de Disney + cuentos con moraleja… anda, ¡va!, ¿quién se acuerda de esta colección? Ahora que soy madre creo que comprendo por qué los cassettes de esa colección desaparecieron de mi casa mucho antes que los libros…

Si estuviésemos tomando un café, os contaría que hoy nos vamos de viaje y sigo sin maletas ni ganas de hacerlas, ¿para cuándo el teletransporte? Una de mis mejores amigas siempre decía de pequeña (bueno, ¡y sigue diciéndolo!) que si pudiera pedir un deseo, sería el poder de teletransportarse, y yo me reía pensando que seguro que había otro millón de cosas mejores… ¡JA! Cambio cualquiera de las ideas de bombero que se me ocurrieran entonces y pido a gritos el teletransporte. Pero nada de aparatos complicados y colas interminables con sus esperas, no… ya que lo pido, lo pido bien: con chasquido de dedos y todo. Señores de la ciencia, ¡ya están tardando!

30 Libros Infantiles para leer una y otra vez

libros infantiles

Vuelve Marta. Nos contaba en su primera colaboración cómo ella y su familia son unos apasionados de los libros y hoy vuelve con sus libros preferidos, tal y como le pedí 😀

“Una selección de treinta libros infantiles”, me comenta una tarde Mar mientras los niños juegan. Nuestras transacciones son así, con ruido de fondo y pegamento, tijeras, pegatinas y cartulinas. Y mi mente inmediatamente se teletransporta atravesando todos los materiales plásticos a la biblioteca de Alejandría de las niñas. Qué difícil, cuántos nos gustan y cuántos nos faltan. Pero de la imperfección surge nuestra lista perfecta. Perfecta simplemente por la cantidad de momentos felices que nos ha dado.

1. Abezoo. Siempre lo recomiendo. Poesías, rimas, historias. Y es el “special treat” perfecto para cuando nos piden que les leamos otro cuento más. Son poesías tan cortitas. Aunque os confieso que nunca he conseguido leer una sola.

2. All the World. Porque siempre hay una excepción, os diré que este libro no forma aún parte de nuestra biblioteca, pero viene para incorporarse en las navidades y quería compartir este último descubrimiento (gracias al cole de mi hija) que me parece maravilloso. Y tenemos el cuento musicado en este enlace. Ahora sé que lo queréis tanto como yo.