Sí, yo también tengo un hijo inconsciente

Niños inconscientes - Bebestilo

Y a las pruebas me remito. Así se pasa el día. Saltando por todos los rincones de la casa, sin miedo ninguno, sin cuidado ninguno, sin aprender la lección cada vez que se cae y se hace daño. Y no sólo es un gran saltarín. También va en su patinete por la calle a toda velocidad y en plan kamikaze, llevándose por delante a todas las señoras que se encuentra a su paso, directo a la carretera sin importarle los coches que pasan a toda velocidad. Bueno, y cómo esas mil más. Para qué os voy a contar que no hace mucho casi se nos pierde en el Retiro, o que el día que me inducían el parto de su hermana Adriana mi marido acabó en Urgencias en un hospital con él mientras yo llegaba tarde a otro para la inducción. Total, que ya no sé qué hacer con él, y pronto empezamos…

A sus 2 años y 8 meses he probado distintas “técnicas”:

1) Le he explicado los riesgos, que en esta vida no se puede ser tan loco, que tiene que tener cuidado. Resultado = 0;

2) Le he reñido, le he “amenazado” con no ir a sus sitios favoritos y me he enfadado con él. Resultado = 0;

3) Le he castigado en la trona (que no le gusta porque no es libre para seguir haciendo el inconsciente, claro) Resultado = se baja de la trona y a inventar otra vez;

4) Le he rogado, implorado, me lo he intentado camelar… pero nada, él es inquieto, sonríe y me dice que va a ser bueno y me vuelve a camelar él a mí con sus ojitos traviesos, en los que se ve que ya está planeando la próxima jugada (porque listo es un rato el niño)…

Que sí, que es un niño, y es inquieto, y tiene que jugar y saltar y correr. Pero digo yo, que mejor si no se queda por el camino y tiene un poquito más de cuidado, ¿no?

Así que ahora yo pregunto: ¿alguien más está en el club de las madres anónimas de hijos inconscientes? ¿tenéis alguna poción mágica o idea brillante que darme para intentar “domar” al saltarín inconsciente que me ha tocado por hijo?