Vendimia en Alonso del Yerro

img_8902

img_8862

img_8870

Todo un año esperando a que llegue la vendimia… y cuando por fin llega suele estar pasada por agua así que poco podemos disfrutarla. Este año, sin embargo, habíamos decidido ir cayera quien cayera antes de que terminara y, aunque el fin de semana ha caído el diluvio universal en casi toda España, el tiempo nos respetó en la Ribera de Duero (o, al menos, en la zona de Roa) y disfrutamos de un día de campo espectacular, viendo vendimiar, haciendo nuestros pinitos en la recogida de uva y poniéndonos morados a uvas (literalmente: las bocas daban miedo jajaja).

Aprovechamos, además, para hacer las fotos de nuestra colaboración con el nuevo catálogo de ropa niña de Gocco, que no sé si conocéis pero tiene unos tonos de lo más otoñales, ¿no os parece? Gocco, además, es una de esas marcas de niños que siempre han tenido un hueco en el armario de mis hijos; es una de las primeras tiendas de ropa para niños que recuerdo y, de hecho, a mi hermano pequeño, con el que me llevo bastantes años, le cayó más de una vez de regalo algo de Gocco 😉

¿Os habéis planteado alguna vez cómo se realiza la vendimia? Cada bodega tiene un poco su proceso, pero yo os puedo explicar el de Alonso del Yerro 😉

Aprovechando que hacía un día maravilloso, fuimos al campo a ver a los vendimiadores: un espectáculo de colores verdes, naranjas, amarillos y rosas, como veréis en las fotos.

img_8846

img_8853

img_8855

En Alonso del Yerro la uva se recoge manualmente en el campo, donde se van llenando cajas de plástico que se cargan en el tractor y, cuando el remolque va lleno, se lleva a la bodega. Una curiosidad: como veis, el tractor que se utiliza tiene el ancho justo para caber entre los lineales.

img_8858

img_8860

img_8866

Los niños disfrutaron un montón “vendimiando”, pasando entre los lineales, subiendo al remolque para ver las cajas ya llenas….

img_8885

img_8882

img_8887

img_8927

img_8947

La selección de ropa de Gocco que llevan mis hijos parece hecha a posta para los colores de la vendimia, aunque juro que no fue así… de lo que sí que me he dado cuenta es de que tengo una pequeña obsesión con el mostaza jajaja

img_8845

img_8913

¡Y para corretear! Perdonad el spam fotográfico, pero de verdad creo que los colores eran tan impresionantes que tenía que compartirlos con vosotros 😉

img_9397

Volvimos a la bodega justo cuando terminaban de completar uno de los depósitos de madera, así que aprovechamos que no había demasiado movimiento en las mesas de selección para poder pasar dentro y explicar a los niños qué depósitos estaban llenos y cuáles no, y cómo entraba la uva en ellos.

img_9400

img_9409

Enseguida hicieron el cambio de máquinas al siguiente depósito a llenar, y la bodega volvió a cobrar vida. Allí, las cajas se descargan y pasan por una primera mesa de selección, en la que se revisan los racimos enteros y se retiran los que no tienen buena pinta. Las niñas aprovecharon para seleccionar ellas también racimos (menos mal que hay un montón de uva y no importa demasiado que saquen uno o dos racimos que no correspondía, porque había que verlas…).

img_9410

Los racimos que superan esa primera criba suben por una cinta transportadora a la despalilladora, una máquina que separa los granos de uva sin que la uva sufra ni se rompa.

img_9424

De ahí, el grano pasa a una segunda mesa de selección en la que se retiran los granos de uva que no están bien para que no lleguen al depósito. ¿Y cómo van pasando las uvas? Por el movimiento de la mesa, que vibra, haciendo que la uva se mueva hasta el final de la mesa donde, de nuevo, sube por una cinta transportadora y cae, sin más ayuda que la gravedad, al depósito correspondiente. El proceso, como veis, es muy manual. Se intenta que la uva sufra lo menos posible y llegue lo más intacta posible al depósito, donde soltará su jugo por el peso de kilos y kilos de uva, quedando el líquido abajo y los hollejos (la piel) arriba. 

El proceso no termina ahí, aunque sí la parte que explicamos a los niños y que se ve los días de vendimia como tal; luego queda mucho trabajo por hacer aún: remontados, pigeage, catas, y un montón de trabajo que me explican una y otra vez y que, una y otra vez, lío, así que casi que lo dejo aquí que es la parte que controlo y, si os interesa, otro día lío a mi hermano para que nos lo cuente bien 😛

img_8844

img_8960

img_8951

Después de haberles explicado el proceso entero nos fuimos a dar un paseo hasta la huerta que tienen mis padres, pues nos había dicho mi madre que había un montón de membrillos que había que recoger ya o se estropearían. ¡Y allá fuimos! Dos planes en uno 😉

En realidad no hacía ningún frío, pero a mi hija le gustó tanto este abrigo de Gocco que no había manera de que lo soltara… ¡madre mía qué edad, la que me espera!

img_8969

img_8975

img_8978

img_8984

img_8998

Lo mejor es que en la huerta no había nadie más, así que ellos fueron los encargados de recoger los membrillos y de llevarlos a la casa, donde mi madre hará en breve un montón de dulce de membrillo para dar y regalar 😉

Vamos, ¡que aprovechamos al máximo nuestra visita a Santa Marta! 

-María

 

* Este post forma parte de una colaboración con Gocco

  1. Marta García

    Pues me ha encantado la vendimia! Ojalá por aquí se pudiese hacer una activida así de molona! Creo que me lo pasaría yo mejor que mi niño! 😛
    Envídia sana que tengo ahora mismito.

    Responder
    • ¡Muchas gracias, Marta! Si tienes oportunidad no dejes de ir, ¡lo pasarías en grande! 🙂
      Beso gordo

  2. Vaya día chulo!! Las fotos, espectaculares. Un besazo.

    Responder
  3. ¡Qué planazo! Y tremendas fotos para la posteridad. Además es toda una aventura para los peques. ¡Muchas gracias por compartir!

    Responder
  4. Que fotos más más bonitas! me ha encantado ver todas y desde luego que parecen salidas de un catalogo! Gracias por compartir las fotos y el proceso de vendimiar porque me ha encantado! desde luego que fue un dia bien aprovechado.
    Muchos besos y feliz lunes!

    Responder
    • ¡Muchas gracias, Carol! Me alegro de que te gusten, ¡lo pasamos genial, la verdad! Me alegré un montón de seguir adelante con el plan pese a que en Madrid diluviaba y no pensábamos que fuera a hacer bueno 😉
      ¡Beso gordo!

  5. Qué plan más genial!! y las fotos son preciosas así que encantada con el spam fotográfico 😉

    Responder
    • ¡Mil gracias, Arantxa! Para cuando sea mayor me pido saber seleccionar fotos, que soy un desastre, jajaja.
      ¡Beso gordo!

Deja una Respuesta

Por favor, ten en cuenta que al dejar un comentario en Sonambulistas, estás aceptando nuestra política de privacidad. ¡Muchas gracias!