Manías de madre (heredadas)

manias heredadas

No sé si os pasará, pero yo, desde luego, desde que soy madre me paso la vida oyéndome decir una y otra vez las mismas frases que nos decía mi madre cuando éramos pequeños. Y no me refiero sólo a los “recoge tus cosas”,  “pórtate bien”, “siéntate bien en la mesa”, “con la boca llena no se habla” y demás recopilatorio de frases de madre que todos tenemos y conocemos, sino a pequeñas manías de mi madre que, a base de repetírnoslas, he descubierto que han calado hondo en mí. Una de ellas son los cepillos de pelo. ¡La de veces que habré oído a mi madre decir: “¡Limpia el cepillo!” cada vez que me secaba el pelo! Y terminaba haciéndolo a regañadientes, cómo no. Y ahora va y resulta que no puedo ver un cepillo con un mísero pelo… ¡Para que luego digan que no les hacemos ni caso! Jajaja.

Pues como esas, mil: seco siempre, ¡siempre!, la pila del fregadero al recoger la cocina; en cuanto anochece enciendo una luz en la entrada de mi casa; y, como dice Mar siempre, tengo refranes para todo. Si os paráis a pensarlo unos minutos seguro que vosotros también descubrís un montón… Aunque lo divertido no es sólo verse uno reflejado en su madre, sino ver al resto: mi marido tiene un montón de cosas que sólo he visto hacer a su madre, y que él no concibe de otra forma; por ejemplo, es incapaz de irse a la cama sin haber ahuecado y ordenado antes todos los cojines de los sofás del salón. Todos.

Venga, va, ahora vosotros: ¿qué manías habéis heredado de vuestras madres? ¿qué frase os repetía hasta decir basta y ahora os descubrís haciéndolo constantemente pese a que de pequeños os parecía la mujer más exagerada del mundo?

-María

  1. jajajaja, yo desde que me quedé embarazada de Sira, soy igual que mi madre, igualita igualita, jamás lo hubiera dicho, mi marido me lo dice “igual que tu madre”
    El mismo nervio de no parar hasta no ver la casa perfectamente en orden, aunque sea mi ordenado desorden, pero donde yo me sienta bien.
    Me paso el día barriendo jajajajaja, porque siempre siempre veo alguna pelusilla inexistente que me molesta.
    También seco el fregadero cuando recojo la cocina, y si antes terminaba de comer y me sentaba, ahora no, hasta que no está limpia y recogida no me siento.
    (todo esto siempre que Sira me deja claro)
    Amén de las refrances y típicas frases de mi madre.
    jajajajaja

    Pero mi chico le pasa lo mismo, tiene cosas que son de su madre y se sorprende y mucho cuando a mi hay cosas que me extrañan o en mi casa no se hacían, no lo entiende ajajajaja

    Un besazo

    Responder
    • María

      Jajajaja me encanta lo del “ordenado desorden” porque yo soy igual… aunque según mi marido que lo voy dejando todo manga por hombro jajajaja; creo que en el fondo es que no tenemos el mismo orden 😛
      ¡Beso gordo y mil gracias por pasarte, Almu!

  2. Marta

    De mi madre he heredado muchas cosas que jamás pensé que heredaría… Entre ellas, la que más acentuada tengo es mi obsesión por limpiar todo con amoniaco y agua caliente (“si es que nada quita la grasa y la suciedad como el amoniaco” decía siempre ella). Yo ya soy inmune y lo respiro como aire puro, pero los míos… ¡Ay los míos! Solo me critican y critican y se asfixian y esas cosas…

    Responder
    • María

      Jajaja nada, no te preocupes que ya sabes: el día de mañana ellos igualitos que tú, con el amoniaco a todos lados 😉
      ¡Beso gordo y gracias por pasarte por aquí!

  3. Que cierto! Yo lo de hacer pis antes de salir de casa, siempre!! y llevar una rebequita en el bolso por si acaso, lo peor que ya se lo he pegado a mi hija!

    Responder
    • María

      Jeje, lo del “por si acaso” y el “si no lo llevas ya lo echarás de menos después” es muy de mi casa también 😉
      ¡Besos!

  4. Yo aún no tengo hijos, y de hecho sigo viviendo con mis padres, pero ya me noto esos dejes… Bueno, en realidad los he tenido siempre porque soy bastante maniática con el orden y la limpieza, aunque últimamente he añadido una nueva frase que consigue que me dé repelús a mí misma cada vez que me la escucho decir: “Yo aún no me senté desde que me levanté”, jajajaja.

    Responder
    • María

      Jajajajaja si es que somos carne de cañón… 😉
      ¡Beso gordo y gracias por pasarte por Sonambulistas!

  5. Me parto! A mi se me han pegado frases y palabras como “mi padre en bicicleta!” o “esto es una horterada” y confieso que no quiero perderlo porque me hace mucha ilusión que esas cosas permanezcan. Ah! y otra cosa que también permanece es usar crema de protección siempre y siempre que salgo a la calle, y mira que he bufado veces cuando mi madre no paraba de repetirme que lo hiciera, jeje 😉

    Responder
    • María

      Yo siempre recuerdo la cara de una de mis mejores amigas cuando un día, en el colegio, le dije que “me fumaba un puro” en algo que hubiera pasado (y de lo que ni me acuerdo), que en mi casa es lo mismo que “me da igual o me importa un bledo”, y me miró con cara de circunstancia antes de soltar la carcajada. Creo que ahí fue cuando me di cuenta de que en mi casa éramos muy de expresiones, y que la mitad de ellas sólo las entendíamos en mi casa jajajaja
      ¡Besos y gracias por comentar!
      -María

  6. jajjaja me ha encantado!!!!… En mi circulo soy conocida por mis múltiples manías, aunque yo digo que es sólo es una pero con amplio alcance. Lo peor es que pocas son de cosecha propia! casi todas adoptadas. La más brutal de todas y que odio haber heredado es recoger y limpiar toda la casa (barrida y fregada) después de cada comida o cena con invitados (nocheviejas y noches varias con copas- léase, cogorzas – incluidas sea la hora que sea). Y mi marido ha sucumbido a ella por lo que por lo menos somos dos los pringaos que se ponen a fregar el suelo a las 5 de la mañana!

    Responder
    • María

      Jajajaja esa manía ha calado hondo en mi casa también… somos incapaces de dejar las cosas en el fregadero “para la mañana siguiente”, ¡menos mal que mi marido es igual! Jajaja.
      ¡Beso gordo!

  7. Yo aún no soy madre, y ya hago muchas tonterías que hace también la mía…
    Por ejemplo, buscar un sitio en el tren desde el que se vea mi equipaje… o pasar 10 minutos viendo las bandejas de pechugas de pollo en el supermercado eligiendo cuál es la que está “más bonica”. Madre mía, y esto con 28 años… no quiero imaginarme con 50! jajaja!
    Besotes!

    Responder
    • María

      Jajajaja me ha encantado la del tren… ¡anda que no le habrás dicho a tu madre que qué exagerada para terminar haciendo lo mismo! 😉 Somos así de pardillas… ¡sólo espero que a los 50 no se acentúe que en mi casa me echan! Jajaja.
      Beso gordo, ¡y mil gracias por comentar!

  8. No andes descalza por la casa… y mira que me gustaba a mí, pues ahora soy incapaz y no dejo de repetírselo a los niños 🙁

    Responder
    • María

      Yo se lo repito constantemente pero luego no predico con el ejemplo… supongo que esa no terminó de calar porque a mi madre le pasaba lo mismo: nos decía que nos pusiéramos las zapatillas pero luego ella iba descalza todo el día. Jajaja. Y lo mejor es que cada vez que les digo a mis hijas que se pongan las zapatillas, mi vocecita interior me dice eso de “pero qué cara tienes, ¡si tú vas descalza!” Jajajaja.
      ¡Beso gordo y gracias por pasarte!

  9. Esta misma mañana me he sorprendido a mi misma diciéndole a Leo “yo también quiero que me toque la lotería y no me toca” jaja una frase que mi madre nos decir mil veces y que a mi me pacéis y me parece ridícula pero mira, ahí la he soltado jaja

    Responder
    • María

      Jajajaja ¡anda que no habré oído yo veces esa frase también! Esa, y la de “¿qué te pasa?”, “Nada”, “¡El que nada no se ahoga!” que me ponía mala cuando me lo decía mi padre, ¡y que ya he usado alguna vez en mi casa! Jajaja.
      ¡Beso gordo!

  10. Jajaja! Me ha gustado mucho este post. La de cosas que he heredado yo de mi madre! Me paso el día diciendo “baja la tapa del váter por favor! En mi casa el Ariel es sagrado para la ropa blanca. No puedo ver cosas en el fregadero ni cajones o armarios abiertos! No puedo salir de casa sin las camas sin hacer… (“No vaya a ser q pase algo y tenga q venir alguien a casa y vea así las camas”frases total de mi madre) y así un sinfín de manías heredadas de ella. Un abrazo!

    Responder
  11. Mónica Moya

    Me encanta!!!! Yo tampoco puedo ver una gota de agua en el fregadero y no soporto una puerta de un armario abierta (aunque sean corredera), no puedo sentarme sin recoger antes la mesa y toda la cocina, también coloco los cojines del sillón antes de acostarme… Pif… Muchas manías!!!

    Responder
  12. Maria

    Me ha parecido muy gracioso el artículo, sería genial recopilar expresiones de mamá en un libro ilustrado de humor…:) me he dado cuenta que uso expresiones antiguas de mis abuelos: ” me voy a hacer recados” ya no se usa?, “mecachis”… Manias: antes de ir a la cama, dar una vuelta por la casa para ver que todo está en orden, dejar el sofá arreglado por la noche, planchar sabanas porque tiene que estar muy estiradito según Ella, no leer la prensa mientras comes porque lo ensucias con la grasa de la comida, comprobar billetes , documentación en el ascensor cuando vas de viaje, limpiar cocina con vinagre y agua etc…

    Responder

Deja una Respuesta

Por favor, ten en cuenta que al dejar un comentario en Sonambulistas, estás aceptando nuestra política de privacidad. ¡Muchas gracias!