Políticamente Incorrecto: Por qué el calendario escolar tiene que cambiar

Por qué debe cambiar el calendario escolar

Imagen

Ya casi ha terminado septiembre. Y quizás no es el momento de escribir este post y que además sea políticamente incorrecto, pero creo que es necesario.

No suelo utilizar el blog como una plataforma de reivindicación pero, por otra parte, puede que nuestra voz a través del blog y el altavoz que nos da el mundo online y las redes sociales permitan que algo cambie, y por ello no puedo dejar de hacerlo.

Nos remontamos al 1 de junio. No sé los vuestros, pero prácticamente el 100% de los colegios concertados que conozco a partir de esa fecha comienzan la jornada reducida. Es decir, que los niños salen entre las 12.30 y las 12.45, salvo que tengan comedor, que entonces salen hacia las 14.00.

Las vacaciones comienzan el 18 de junio. Hasta el 8 de septiembre que han comenzado los míos el colegio, hacen un total de 11 semanas de vacaciones sin cole. Casi 3 meses.

En muchos colegios (en el de mis hijos, por ejemplo), la jornada reducida también se aplica en septiembre. Si sumamos junio y septiembre, pasarán 7 semanas saliendo del cole, como mucho, a las 14.30. 

Sumemos las 3 semanas que tienen en Navidad de vacaciones. Y la Semana Santa, que en el caso de muchos coles en Madrid se extiende desde el jueves anterior al Domingo de Ramos al martes posterior al Domingo de Resurrección.

22 semanas. Casi 5 meses y medio. Durante 3 meses y medio, los niños tienen vacaciones en el colegio. Durante 2 meses aprox, tienen jornada reducida y salen entre las 12.45 y las 14.30.

Ahora vamos a los padres. Según la ley, tenemos derecho a 22 días laborables de vacaciones al año, más los días festivos. Hay convenios y empresas que dan algunos días adicionales, la Administración Pública también da algunos días extra. 1 mes de vacaciones. 1 mes y una semana, como mucho. Si eres autónomo tienes más flexibilidad, que no más vacaciones, que directamente es complicado tener.

Y ahora que alguien me lo explique. Que alguien me explique cómo podemos organizarnos los padres para atender adecuadamente a los niños cuando éstos no tienen colegio (durante más de una cuarta parte del año) o bien cuando tienen jornada reducida, si nosotros tenemos 1 mes de vacaciones y una jornada mínima mínima de 8 horas laborales diarias. ¿Cómo lo hacemos los 4 meses y medio restantes si tenemos niños pequeños que lógicamente no pueden quedarse solos en casa mientras sus padres trabajan?

Después de muchas conversaciones con madres y padres, yo os digo cómo lo hacemos:

1) Apuntándolos a “talleres” durante las tardes de junio y septiembre, en el mismo colegio generalmente, para que salgan a la misma hora que el resto del año, con el consiguiente gasto extra, o haciendo malabares en el caso de autónomos para recogerlos e intentar trabajar en casa mientras ellos no entienden por qué mamá o papá está con ellos pero tiene que trabajar;

2) Con ayuda de los abuelos, que los recogen esos meses que salen antes o los cuidan durante la Navidad, los días de vacaciones de la Semana Santa o toda la parte del verano en la que no podemos estar con ellos. Pero hay abuelos que todavía trabajan, o que no están bien físicamente, o no están al 100% de salud como para estar cuidando de niños pequeños que tienen un 200% de energía. Aún así ayudan, los que pueden. Aunque acaben agotados, aunque la espalda no pueda más de subirles a los columpios en el parque, aunque durante semanas tengan que preparar desayuno, comida y cena para 2, 3 o 4 más… aún así.

3) Con ayuda en casa o contratando a alguien que les ayude esos meses, quien se lo pueda permitir, para que los recoja, los lleve al parque, cuide de ellos, les entretenga y juegue con ellos.

4) Apuntándoles a campamentos urbanos en verano en colegios o ludotecas, con el consiguiente (gran) gasto económico que supone y que se multiplica cuando son varios hermanos. Generalmente, si tienes a tu hijo en un colegio concertado, 4 semanas de campamento urbano en el mismo colegio para que hagan manualidades o jueguen en el patio supone multiplicar por 5 o 6 el gasto mensual de colegio.

5) Temblando mientras dejan al hijo de 4 años y al de 7 al cuidado del hermano de 11 durante demasiados días y demasiadas semanas, por ejemplo, llamando cada 5 minutos angustiados desde el trabajo para saber que están bien, que no se les ha ocurrido encender la vitro, abrir la ventana o pelear mientras suben la escalera, entre otros motivos de angustia que todos podemos imaginar.

6) Pidiendo vacaciones por separado, el padre y la madre. Tengo amigos que no han tenido vacaciones juntos desde que tuvieron a los niños porque se organizan para poder estar con ellos las semanas que no tienen colegio.

Así lo hacemos. Haciendo malabares. Gastando dinero. Sobrecargando a los abuelos. Sin poder disfrutar de unas vacaciones juntos. Rezando para que no pase nada y el hermano de 11 años sea tan responsable como si tuviera 10 más.

Y ahora, por si hay dudas, algunas aclaraciones:

¿Quiero decir con esto que quiero que los padres tengamos más vacaciones? No.

¿Quiero decir con esto que mis hijos tienen que estar 11 meses en el colegio hasta las 16.30 de la tarde sin poder descansar en Navidad, Semana Santa o en verano? No.

¿Quiero decir con esto que los profesores deberían trabajar más horas y tener menos vacaciones? No.

¿Quiero decir con esto que el Estado tiene que subvencionar ilimitadamente el tiempo que pasan los niños en el cole? No.

Lo que sí quiero decir es que nuestra situación no es la misma que la situación de nuestros padres, especialmente madres, hace 30 años. Pero el calendario escolar no se ha modificado.

vuelta al cole 6

 

                                                                                                        Imagen

Antes muchas madres no trabajaban al tener hijos, tenían un horario laboral moderado o eran más jóvenes al convertirse en madres y por tanto los abuelos también lo eran. Digo madres no por un tema de feminismo o algo que se le parezca, simplemente porque era un hecho y un porcentaje mucho más elevado de mujeres eran las que quedaban al cuidado de los hijos.

¿Y qué se podría hacer?

* Pues comenzar por lo más evidente: revisar el calendario escolar para que sea más acorde a la realidad de los padres. Por supuesto que los niños necesitan tiempo de esparcimiento y de vacaciones, que necesitan tiempo libre, de no hacer nada, pero digo yo que si luego tienen que ir a campamentos de los llamados “urbanos” porque los padres tenemos que trabajar, poco cambia la cosa.

* Creo que se podría ajustar el calendario escolar para que los niños descansen y que no todo fuesen deberes, fichas y aprendizaje como tienen a lo largo del año, y que igual que en los campamentos urbanos que están bien organizados tienen juegos colectivos, talleres, manualidades y obras de teatro, desde los propios colegios se podrían organizar este tipo de actividades para ciertas épocas del año (en las que ahora dan vacaciones) a un precio más razonable, incluso contando con ayuda por parte del Estado, que para eso pagamos impuestos y no para otros fines que no viene al caso mencionar aquí pero que todos tendréis en la cabeza.

* Creo que no tiene sentido que durante los meses de junio y septiembre tengan jornada reducida, porque ocasiona numerosos quebraderos de cabeza a los padres y no se corresponde con la realidad de los horarios laborales que tenemos.

* Por supuesto, y volviendo a la famosa conciliación, de la que ya os hablé cuando os conté que según uno de mis jefes estaba “enhijada”, no pido que los padres tengamos que tener más vacaciones, pero sí que las empresas deberían entender mejor el concepto de flexibilidad laboral y aplicarlo para que los padres puedan teletrabajar y adaptar mejor sus horarios laborales (insisto, que no necesariamente reducirlos) para poder organizar su vida familiar, y entender que no por ello perderán productividad, sino que pueden ganarla y además generarán un clima de satisfacción en sus trabajadores que repercutirá en un mayor compromiso hacia la empresa.

vuelta al cole 5

Imagen

Me encanta estar con mis hijos. Son lo mejor que tengo. He dejado mi trabajo “seguro” para hacerme autónoma y tener más flexibilidad y poder estar con ellos todo el tiempo que pueda. Duermo lo mínimo e imprescindible para estar con ellos todo lo que puedo y recuperar tiempo de trabajo de noche. Pero eso no significa que no tenga que trabajar. Y durante casi la mitad del año estar a medio gas es muy complicado.

Y conste que yo me considero una afortunada: puedo más o menos organizarme a costa de no dormir, tengo una familia que me ayuda siempre que lo necesito, tengo ayuda en casa y hasta ahora he podido apuntarlos a talleres de tarde o campamentos urbanos en sus vacaciones cuando lo he necesitado.

Pero veo la angustia que viven la mayoría de los padres que tengo alrededor cuando llegan las vacaciones escolares o la media jornada de junio y septiembre, veo a los abuelos “doblados” en el parque mientras cuidan de sus nietos con una sonrisa cansada, veo a amigos que no tienen ni una semana juntos de vacaciones, y creo que algo no está funcionando bien.

Cuando estudié Derecho recuerdo aprender que una de las funciones y retos más importantes de la ciencia jurídica es ajustar las normas a la realidad social. Pues bien, es una realidad social que los padres de hoy, generalmente trabajadores ambos, no podemos estar casi 3 meses y medio de vacaciones para atender a nuestros hijos. Ni reducir nuestro horario durante otros casi 2 meses para llegar a recogerlos a las 14. Y por eso creo que algo tiene que cambiar, y que quizás si lo verbalizamos y lo movemos: a) en el mundo online y en las redes sociales; y b) en el mundo real haciendo propuestas a colegios y a las administraciones competentes, algo cambie.

Os invito a ello y a que me contéis vuestras impresiones, críticas y/o si tenéis propuestas para que esta situación cambie.

– Mar

  1. Marta García

    Hola Mar!
    Se puede decir más alto pero no más claro!
    Un análisis excelente que recoge, creo, las impresiones de TODOS los padres trabajadores.
    Ahora sólo falta que lo lean las personas adecuadas y actúen en consecuencia… que es la parte que más dudo.. pero bueno, poquito a poco no?

    Responder
    • Bueno, habrá que confiar en que llegue a algunos oídos… poquito a poco, como bien dices 😉

    • Pues yo estoy de acuerdo, pero no! Los niños necesitan descansar, y las jornadas continuas, sobre todo la de junio y más en algunas comunidades es más que necesaria (el curso esta medio decidido, los niños agotados y el calor en las aulas es insoportable!).
      El problema es que vivimos en un país de pandereta que quiere ser supereuropeo,líder y blablabla…pero no llega ni de lejos. Cuantas mujeres son invitadas a abandonar sus trabajos tras haber sido madres? En cuantos trabajos los padres (ellos) ni se plantean el poder pedir una reducción por el que diran? Cuantas semanas de baja tiene una mujer tras ser madre?
      El niño es niño y como tal tiene que aprender y descansar, lo que hay q hacer es dar facilidades a las madres y los padres, pq no salir también los papis de los trabajos a las 14:30 desde Junio? Pq no poder coger un mes sin sueldo (y sin consecuencias!!) en verano para poder estar con los niños?

    • Yo tengo la suerte de ser autónoma como tú, y de poder contar con los abuelos para los momentos necesarios. He rechazado trabajos en los que me marcan horarios, aunque suponga una determinada seguridad, por poder recoger a mi peque al cole y hacer actividades con ella y, aunque duerma más bien poco, ya que tengo q recuperar lo que no trabajo por la mañana debido a llevarla, y por la tarde, no lo cambiaría por nada del mundo! A pesar de todo, no me parece justo los malabares que tenemos que hacer, porque hay quien no entienda que tu primera opción sea tu familia, y no tu trabajo

    • Gandhalaia

      No todos los padres trabajan por necesidad, hay muchos que les encanta trabajar aún pudiendo vivir de un sueldo porque la sociedad se inventa necesidades que no lo son, y quejándose de cosas como estas que leo aquí, y que quieren estar mas con sus hijos. Prioridades, simplificar la vida. Yo tambien quisiera poder trabajar y criar a mis hijos, pero no es posible. Por lo que crio a mis hijos y vivo de la manera más simple (y feliz) posible. Puede que sea una vida muy distinta a la mayoría, pero es la más humana.

    • Hola Mar.
      Gracias por poner palabras a una situación que vivimos la mayoría de los padres hoy.
      No ayuda absolutamente nada que los colegios tampoco se ponen en nuestro lugar, poniendo graduaciones, reuniones y tutoriales a horas imposibles.
      Y si a eso añadimos que la mayoría de las empresas tampoco tienen ningún entendimiento ni miramiento por nosotros, pues entonces resulta que nos encontramos solos, muy solos.
      Pero si, existen países donde la jornada escolar y la jornada laboral van mano a mano para que los padres puedan atender a sus hijos sin tener que recurrir a reducción de jornada, abuelos, talleres, u otro tipo de ayudas externas. Pero para llegar a algo así vamos a necesitar una pequeña revolución de padres (y abuelos) …
      Yo para empezar comparto tu artículo.
      Un abrazo.

    • Totalmente de acuerdo y muy bien explicado adaptado plenamente a la pura realidad. Cuando llega el verano a mi me cuesta pagar una gran cuota para que mi hijo este a 40 grados, pero encima doy gracias por tener acceso al campamento de verano que no olvidemos que también está limitado en plazas y he debido antes hacer colas de 8 h para asegurarme la plaza… no olvidemos que para el profesorado el mes de julio es un mes de trabajo (mes lectivo) en su convenio, siendo único mes de vacaciones en agosto.. por lo que planteó que cuiden de nuestros niños (no den clases) en los famosos campamentos sin que tengamos que pagar por ello. Bastante dolor me da seguir con las rutinas habituales dado que mis hijos siguen madrugando.. y pocos son los privilegiados que pueden cogerse un mes entero de vacaciones … un post fantástico que abre un gran debate .. espero que verdaderamente hagan algo que falta hace. Un abrazo

    • Totalmente de acuerdo con tu exposición aunque discrepo en la parte de que los profesores no deberían hacer mas horas, el mes de julio es lectivo para ellos así que no acabo de entender en que momento dejaron de realizarlo sin que la administración no hiciese nada al respecto. Su periodo vacacional (verano, semana santa, puentes, etc….) supera de muy lejos los 30 días y ya ni hablemos de las jornadas intensivas !!!! No solo no hemos actualizado el calendario escolar sino q ha ido a peor a nivel conciliación con la vida laboral con la nueva moda de la “jornada intensiva”. Yo por mi situación personal, con jornada reducida como único sueldo apenas llego a cubrir gastos para conciliar trabajo con este “sistema educativo” y no me queda otra que vivir con mi madre para afrontarlo.

  2. Muy de acuerdo con el post Mar. Realmente es muy complicado sacar esos meses adelante, tanto los que curramos por nuestra cuenta como por cuenta ajena. Y la sociedad, tal y como está planteada que cada día nos pide más horas de trabajo, más productividad, más y más y más, no lo pone nada fácil para tener soluciones flexibles. Dan ganas de bajarse del barco en muchas ocasiones, la verdad…
    Un abrazo!

    Responder
    • Muy complicado, la verdad, y yo es que veo a padres a mi alrededor que llegan las vacaciones de los niños y comienzan a angustiarse, y no me parece justo… eso sí, bajarse del barco nunca, jeje, ¡un besazo!

  3. Totalmente de acuerdo Mar! Muchas gracias por analizar, criticar y sobre todo por proponer. A todo esto también hay que sumarle, la cantidad de libros que les meten a los niños a partir de 1º de Primaria, con millones de conocimientos que pretenden que el niño se lo aprenda en un pis pas! Ya estoy cansada de la mentira de “respetamos el ritmo de cada niño”.

    Responder
    • Muchas gracias Inés. La verdad es que a mí todavía no me ha llegado el mundo “deberes”, pero imagino que será complicado…

  4. ¡Pues que tienes más razón que un Santo! ¿Qué te vamos a decir nosotros? Mucho ánimo y muchos besos

    Responder
  5. Hola Mar,

    Me ha encantado tu post. Genial expuesto y reflejando la realidad que vivimos la mayor parte de las familias de este tiempo.
    Pero tengo que dejarte una reflexión que llevo haciéndome un tiempo desde que le dije lo mismo que tu a un amigo maestro y el me contestó que la escuela es donde los niños van a aprender y no a estar las horas que los padres tienen que trabajar.
    Creo que no es un problema de los colegios el que nosotros, los padres, tengamos unos horarios interminables o que no podamos tener unas jornadas flexibles durante determinadas épocas del año. El calendario escolar es el que es por muchas razones, muchas de ellas razonadas por los periodos de adaptación y vacaciones que necesitan los niños y desde mi punto de vista desde los colegios ya ponen muchos parches (extraescolares, campamentos, horarios ampliados) a lo que si es sin duda un problema cada vez más visible en España: la inexistente conciliación, a la que tu también haces referencia.
    Creo que es este el verdadero problema al que nos enfrentamos todas las familias y no un calendario escolar que está diseñado únicamente por el bien de nuestros hijos.
    Un beso enorme Mar y gracias por sacar un tema que nos toca de cerca a todas las familias.

    Responder
    • Hola Laura:

      Muchas gracias por tu aportación. Sin duda los niños también tienen que descansar, por eso decía que no digo que tengan que estar las mismas horas que nosotros, y que también es necesario que las empresas racionalicen horarios y den flexibilidad laboral a los trabajadores (no sólo a los padres), pero también entiendo que las empresas son entidades con ánimo de lucro y no pueden adaptarse durante casi medio año… los niños tienen que descansar, pero si los mandamos a campamentos o si tienen que estar con una persona ajena que les cuide tampoco solucionamos demasiado… pero vamos, entiendo tu punto de vista y el del maestro con el que hablabas y creo que también tienes razón y es cuestión de buscar un equilibrio.

      ¡Bs y gracias a ti por tu comentario!

  6. Nosotros nos enfrentamos este año por primera vez a esta realidad. Hasta ahora ha sido muy fácil porque las guarderías tienen calendarios más adaptados a las jornadas laborales de los padres. A lo mejor es tan sencillo como extender esos calendarios vacacionales de las escuelas infantiles…

    Responder
    • Por eso decía que me refería a coles concertados que son los que conozco, porque los privados (y la mayoría de las guarderías lo son) sí tienen un horario más adaptado a las jornadas laborales.

      ¡Un abz!

  7. Totalmente de acuerdo
    Yo tiro de abuelos y de horario de autónoma pero aun así hago malabares y pienso en la gente que tiene una jornada como la que tenia yo antes que entraba a las 8 y salia a las 19h ¿Qué hubiera hecho entonces?

    Responder
    • Pues eso pienso yo… que mi jornada anterior ni te la cuento, no salía con la luz del día, y cuando pedí reducción de jornada se portaron bastante bien, pero aún así había tardes y tardes que me tenía que quedar en la ofi, e incluso vacaciones en las que tenía que currar… hubiera sido imposible seguir allí teniendo a los tres, al margen de que no era lo que quería para mis hijos. Pero pienso que hay mucha gente que no puede elegir y hacerse autónomo… que tampoco significa que puedas no trabajar cuando ellos están de vacaciones… en fin, es todo bastante complejo la verdad.

  8. Hola Mar, tocaya.
    Yo tengo la gran suerte, de que el cole de mis hijos (privado, claro), tiene horario de 9.00 a 17.00 (más la ampliación de la mañana y de la tarde) del 1 de septiembre al 30 de junio.
    Aún así, mis hijos van 15 días de Julio al campamento del cole y durante el mes de agosto están con mis padres en la sierra. Nos vamos 15 días juntos los 4 a la playa, y los otros 15 días, los dejamos para Navidad, días sin cole… etc etc etc.

    Responder
    • Hola tocaya,

      Ése es el tema, que incluso en colegio privado uno tenga que pagar un campamento, tirar de abuelos etc para poder organizarse, yo también me organizo de una forma u otra y tengo suerte, pero conozco a personas que no cuentan con abuelos, o que no se pueden permitir campamentos, y creo que merecían un poco de atención.

      Un abrazo

  9. Autónoma al habla y madre soltera por una temporada. De acuerdo al 200%. Idealmente podíamos seguir como antes pero ni siquiera es una opción. Solo se mantiene porque el paro arrasa y “facilita” que uno en casa cuide al niño sin extraescolares, pero todos necesitamos 2 sueldos por la situación actual.
    Yo crecí en casa de una maestra y un funcionario de banca, lo tuve fácil, pero mi hija está creciendo en una casa donde el padre desaparece temporadas y mama trabaja cada segundo del día o, si quiere disfrutar de su hija, elige la noche para ir arrastrada todo el día.

    Espero que muchos altavoces del 2.0 se aunen y los políticos entiendan que es un problema serio que necesita soluciones desde las instituciones y las empresas (tampoco son lógicos los horarios de trabajo)

    Excelente post Mar

    Responder
    • Es un problema complejo y que necesita esfuerzo de muchos agentes para resolverse… ojalá podamos hacer “ruido” y empecemos todos a trabajar en que esto cambie.

  10. Mar: creo que el post viene genial, aunque sobre este tema tengo tantas opiniones encontradas que no sabría que decir.
    Partiré de mi experiencia y mi deseo (seguramente inviable)
    Soy autónoma porque mi prioridad fue la flexibilidad para poder cuidar a mis 4 hijos. Ser autónoma, como bien sabes, no implica trabajar menos horas. Casi siempre más. Pero hay algunas concesiones que me hago, algún horario que adecuo, o una función escolar que siempre cabe en mi calendario.
    Sin embargo, he tenido bajas maternales de 6 semanas ( y las siguientes haciendo malabares con cada uno de mis niños) y muchas horas de cansancio para intentar llegar a todo. En realidad, nunca llegas.
    Mi deseo sería, sin duda alguna, una jornada de 8 a 15 para todos y tardes para disfrutar. Padres e hijos. De lectura, deporte, de estar juntos…y de aprender, miles de cosas que hay que aprender, fuera del colegio.
    Querría que las vacaciones fueran en Julio y Agosto para ellos y un mes para nosotros (creo que 2 meses si no llegas a fin de curso arrastrado está de sobra) y desde luego eliminaría las miles de actividades extra escolares y deberes.
    En fin, creo q mi utopía no deja de ser eso. Una utopía.
    Lo que está claro es que:
    Más horas no significa aprender más no trabajar más. Es preferible x horas bien aprovechadas que x+5 de agotamiento.
    Es una pena el poco tiempo que disfrutamos unos de otros y de todas las cosas que se podrían hacer con otro horario.
    Sufro por la sobrecarga de los niños en cuanto a actividades y deberes para luego tener, como bien dices, 3 meses seguidos de vacaciones…
    Este horario español es un despropósito y ojalá algún día lo entiendan.
    Yo no he renunciado a tener hijos por estos horarios pero es complicado, cansado y difícil.
    Merece la pena, sin duda, pero ojalá fuera mejor.
    Gracias por abrir el debate y disculpa la “chapa” me vengo arriba y me queda demasiado largo.

    Responder
    • Se puede decir más alto pero no más claro. Muchas gracias a ti Marta por contarnos tu experiencia y tu deseo. Yo soy como tú, no he renunciado ni a mis niños ni a mi trabajo, pero sin duda la sensación de que no llegas es común a todos los padres hoy en día y sí que es una pena no poder disfrutar más los unos de los otros. Ojalá esto cambie algún día. Un besazo.

  11. Excelente artículo Mar! Totalmente de acuerdo con tus palabras.
    Aunque para cambiar los horarios escolares deberíamos empezar por cambiar los horarios la laborales. Esas jornadas partidas con dos y tres horas para comer en muchos casos y las horas en la que muchos padres salen del trabajo hacen imposible la conciliación. Tenemos mucho que aprender de nuestros vecinos europeos!
    Un abrazo!
    Clara

    Responder
    • Hola Clara,

      Estoy totalmente de acuerdo, la verdad es que lo de las dos-tres horas para comer me parece más que absurdo y totalmente desfasado y es verdad que muchas veces es lo que conduce a salir más tarde del trabajo.

      ¡Muchas gracias por sacarlo a colación, igual alguien nos escucha!

  12. Inmaculada

    El problema es peliagudo, pero tampoco creo que la solución sea prorrogar durante todo ese tiempo la estancia de los niños en el cole/talleres etc. hasta que sus padres vuelvan de trabajar. Creo que tenemos que asumir que, a ciertas edades, los niños necesitan estar en casa, y no pasarse todo el día fuera de ella.. Y aunque puede ser muy duro, y no está por supuesto al alcance de todas las familias, la solución creo que forzosamente pasa porque uno de los dos padres tenga un trabajo a media jornada o con la suficiente flexibilidad para estar con ellos el tiempo que no están en el cole. Con las renuncias que ello implica, claro..

    Responder
    • Sé que es un problema muy complejo y también tienes razón, no quiero decir con el post que tengan que estar en el cole el mismo tiempo que nosotros en el trabajo… en nuestro caso lo hemos hecho así, yo soy autónoma para poder tener flexibilidad y estar con ellos porque es nuestra elección y nos lo podemos permitir, pero me consta que hay muchos padres que no tienen esta opción ni aún haciendo renuncias, y creo que deberían tener alguna alternativa…

  13. Amén Mar!! Para mí la conciliación (su falta, más bien) es el gran mal de la España de hoy. Si consiguiésemos tener horarios flexibles (y sueldos dignos por ello) la calidad de vida de nuestras familias se dispararía.
    Yo me mojo, en general, pero esta causa me mueve por dentro. Así que a tu disposición si (vosotras que tenéis más voz) dais un paso al frente. Particularmente y hasta donde alcanzo, llevo mucho tiempo gritando a quien quiere oírme que es hora de que esto cambie. ¡Pero ya! Porque es un cambio que está en todas las agendas pero que siempre queda relegado por lo urgente, que muchas veces, no es lo importante.
    ¡Genial el post!

    Responder
    • Al final yo creo que todo pasa por unirse y alzar muchas voces, ¡muchísimas gracias!

  14. En Galicia eliminaron la “jornada reducida de septiembre y junio” hace años y al llegar a Madrid me sorprendió mucho volver a tenerla, no ayuda nada a la conciliación, la hace imposible esos meses. Los niños no necesitan casi un mes de adaptación y sobre todo hace que sea más complicado dar clases (mi hija dice que no empiezan en serio hasta octubre… así estamos..) Tampoco sería tan complicado que acabasen el colegio a final de junio y empezasen el uno de septiembre.

    Dos meses de vacaciones son más que suficientes y esas dos semanas extras son las más complicadas para conciliar. En mi caso, en una ciudad nueva, sin posibilidad alguna de ayuda de abuelos o familia todo se complica, cada vez que me llaman de un trabajo en vez de ilusionarme con él, estoy de los nervios haciendo malabares con los horarios. Así que muy, muy de acuerdo con tu post. No sé qué se puede hacer, pero al menos hasta que sean mayores deberían tener unos horarios más adaptados a la realidad de dos padres trabajadores, no veo porqué eso tiene que ser políticamente incorrecto…

    Responder
    • ¡Hola Sandra!

      Especialmente no entiendo la adaptación de junio, la verdad… y sin duda creo que el calendario escolar complica mucho la conciliación. Yo estoy como tú, aquí no tengo familia y es muy complicado compatibilizar con un trabajo por cuenta ajena.

      Digo políticamente incorrecto porque cuando saco este tema muchos me dicen que los niños tienen que descansar (con lo que estoy de acuerdo, ojo, pero si van a un campamento urbano porque los padres no pueden estar con ellos no veo el descanso), porque hay profesores que dicen que necesitan el tiempo para organizar el curso siguiente etc, porque hay quién incluso ya ha dicho por Fb que si digo esto es que no quiero estar con mis hijos… en fin, gente que no entiende mucho lo que quiero decir, obviamente.

      ¡Un besazo y gracias por tu comentario!

  15. Oscar Garcia

    Trabajamos más horas y encima nos “mola” trabajar. Probablemente ese el problema, que hay gente que parece que se quiere realizar como persona en el trabajo y que los demás nos hemos de sentir angustiados si no pensamos igual. Además las empresas ayudan a que creer que tu prioridad existencial ha de ser tu responsabilidad laboral.
    Cuando era pequeño mi madre se pedía permiso sin sueldo durante un mes. Ahora sería un suicidio porqué directamente te mirarían como que no eres proempresa. Este país es de pandereta y nosotros somos los palmeros.
    No quiero tener un cazurro en casa, pero tampoco un nobel. Yo disfruté de vacaciones cuando era pequeño, y él tiene también que disfrutarlas.
    Jornada intensiva para los adultos, qué aún sigo sin entender estos horarios de 10 a 14 y de 16 a 20

    Responder
    • Hola Óscar,

      Mi madre se pidió una excedencia durante 13 años para poder pasar con nosotros toda nuestra infancia… y siempre ha pedido un mes sin sueldo en verano, pero trabajaba para el Estado y así es más fácil, en la empresa privada efectivamente ahora es impensable, y aunque a mí no me pasó y mi empresa se portó bien cuando pedí la reducción de jornada (también yo me encargué de trabajar mucho de noche para que todo el mundo estuviese contento) conozco muchos casos en los que la empresa ha renunciado muy mal si un padre pide permiso de paternidad o si una madre se pide una reducción de jornada.

      La jornada intensiva a nivel laboral sería un básico, pero la verdad es que veo muy complicado que en según qué trabajos la implementen, aunque seguro que con voluntad se podría…

  16. Sin ánimo de polemizar y con todo el respeto del mundo, no creo que sea un planteamiento políticamente incorrecto. De hecho, creo que es el pensamiento unánime y generalizado, aunque no tenga reflejo en la realidad. Mi planteamiento es otro: uno de los dos padres trabaja en casa, los primeros meses fui yo y después fue mi marido. Ese, que creo que es tu caso con tu decisión de hacerte autónoma, me parece mucho más políticamente incorrecto. Yo recuerdo los veranos larguísimos como la época las feliz de mi vida y quiero que mi hija disfrute de eso. Quiero que tenga tiempo para ser niña y disfrutar, que este papa o mama en casa cuando llegue del cole, hacer planes por las tardes, turnarnos si hace falta los papas para vacaciones o tardes… Igual vivimos más ajustados, pero creo que eso es más importante y desde luego pienso que somos insustituibles. Porque hay mucha gente que puede cuidar de mi hija, pero madre o padre solo tiene uno. Quiza mi planteamiento es muy radical porque yo perdí a mi padre de repente, pero me hace feliz.

    Responder
    • Hola Mary:

      Por supuesto no polemizas, cada uno tiene su visión de las cosas. Y para nada creo que sea un planteamiento radical: yo también tuve siempre a mi madre cerca y desde que estaba en la Uni decía que yo el día que tuviese niños me daría igual mi promoción profesional, que estaría con ellos. “Machista”, me llamaban, alucina. En nuestro caso, yo también soy autónoma para poder estar con los niños. El 6 de julio me he ido a Sevilla para que pudieran estar en la piscina de los abuelos todo el mes y he trabajado allí como buenamente he podido. Me organizo para estar con ellos porque quiero disfrutarlos, recogerlos yo y pasar tiempo con ellos. Pero como decía antes, no creo que la única solución sea que uno de los dos sea autónomo, porque no en todos los casos es planteable… y hay padres que tienen un auténtico problema para poder organizarse, porque a muchos los tengo cerca. No todo el mundo puede dejar la seguridad de un sueldo, ni todo el mundo tiene la capacidad de emprender o de ser autónomo… Además, incluso yo siendo autónoma, también tengo que trabajar, y quizás con uno se pueda llevar mejor, pero con tres hijos (que por supuesto es mi elección y no los cambiaría por nada de este mundo) es muy complicado trabajar en casa todas esas semanas que tienen vacaciones, incluso con ayuda en casa… me encantan mis niños y quiero pasar con ellos todo el tiempo del mundo, pero me importa también el tiempo de calidad y me angustia cuando están de vacaciones y estamos en casa y tengo que decirles a cada rato “por favor, dejadme un momentito que mamá tiene que trabajar”… prefiero que estén un rato más en el cole y el tiempo que esté con ellos sea, de verdad, para ellos y para disfrutar. Pero vamos, la mía es una opinión, por supuesto cada cual tiene la suya 😀

      ¡Un besazo!

  17. Hola, me ha encantado la entrada. La verdad es que el tema del horario escolar es complicado pq lo primero que van a pensar millones de padres (y con razón) es “a ver como nos apañamos!”. Vivo en Inglaterra, mi niñas empezaron al cole el 3 de septiembre y acaban el 23 de Julio, no hay horarios ni de verano ni de invierno (q aquí sería lo problemático), hay varios parones, la última semana de octubre, navidades (sólo tres días menos que en españa), una semana en febrero, dos en semana santa, la primera de junio …. Cuando llegamos nos pareció todo muy raro, ahora me he acostumbrado. Tengo que decir q desde que andamos de aquí para ya yo no trabajo y a veces me preguntó como se apañan por aquí …. Hay varias cosas a parte de los abuelos … La jornada laboral esucho más flexible y el cole (público) organiza actividades q cubren todo el día durante las vacaciones a modico precio … En fin, no se …

    Responder
  18. Francisco Jose Ramiro

    Lo siento, pero lo que decís no interesa a ningún político, al menos que yo conozca. A los ministros de educación y a lo oposición a los mismos, porque solo les interesa cómo hacerse con la mente de vuestros hijos para su ideología, a los demás porque lo que les importa es ganar más dinero y sobre todo hacerse o mantenerse en el poder.

    Sencillamente no les votéis hasta que no trabajen para resolver nuestros problemas -para eso les pagamos-, y dejen de convertirnos en revolvedores de los suyos.

    Por ejemplo, el show de las elecciones del pasado domingo. Vuestro problema -realmente asfixiante-, ¿le interesaba a alguno?

    Responder
  19. Qué buena reflexión! Es muy difícil encontrar el equilibrio, por no decir imposible, pero al menos estaría bien irse acercando! Ojalá entre todos podamos darle voz y llegue lejos!

    Responder
  20. Hola Mar !! Que buena reflexión , decirte que en Andalucía a excepción de colegios privados y algún concertado . El resto incluido el de mis 4 hijos tienen todo el año clases hasta las 2 /2,30 los de ESO . Un caos porque hay que pagar las clases matinales y vespertinas de los pequeños para que vuelvan todos juntos a casa hasta que llega mi marido . Yo también creo que hay que adaptar el calendario escolar porque la conciliación es una tarea imposible por ahora , si lo insinuas puede acarrear disgustos.
    Algo hay que hacer está claro ,, porque no hay quien conlleve sus horarios con los nuestros .
    Lo primero será compartirlo y crear movimiento en las RRSS.
    Un beso

    Responder
  21. Hola Mar,

    Esta semana reflexionaba, como tú, esta situación que estamos viviendo los padres de hoy.
    Mi conclusión, después de darle vueltas como tú, está en que los horarios de trabajo no están adaptados a la vida real. Es decir, que lo natural, como en muchos otros países, sería salir del trabajo entre las 16:00-17:00 horas. También deberían revisar los horarios del comercio, quizás a las 18:00, mal que nos pese, debería estar todo cerrado y a las 18:30-19:00 todos en nuestras casas disfrutando de la familia. Todo es cuestión de organización y buena gestión del tiempo, que a mi juicio falta en este país a nivel general en las empresas.

    Otro tema, en mi caso en particular tengo que cogerme las vacaciones obligatoriamente entre el 15 de julio y el 30 de agosto, el resto del año sólo cuento con unos días extra en Navidad. Debería existir flexibilidad en las empresas en este punto y quizás revisar la formulación de las vacaciones en los colegios.

    No estoy de acuerdo con los periodos de adaptación, porque si algo tienen los pequeñines que nos falta a los mayores es flexibilidad y como bien comentas Mar, se podían plantear esos meses de junio y septiembre como de actividades al aire libre, deportes y creatividad, a ellos les costaría menos la vuelta al cole y la conciliación sería más posible.

    Me encanta que hayas iniciado este hilo para que podamos expresarnos.

    Muchas gracias y feliz martes!

    Responder
  22. Es como si me hubieses leído el pensamiento. Mi hija mayor acaba de empezar el cole, hasta ahora iba a la guardería. Y ya nos hemos enfrentado a lo primero, el período de adaptación. Una semana con una hora al día. Para ella la adaptación real ha sido desde que se ha tenido que quedar hasta por la tarde, esa primera semana fue como ir a jugar un rato.
    Nosotros trabajamos los dos, por cuenta ajena, y yo cuando nació la mayor, me reduje la jornada, y salgo a las cuatro. Creo que soy afortunada en ese sentido, en mi empresa lo entendieron, y con los tiras y aflojas normales en momentos puntuales de mucho trabajo, me respetan la jornada y me tratan bien.
    Pero si yo, que tengo un horario razonable para tener familia, tengo problemas de conciliación, y tengo que apuntar a mi hija a extraescolares para poder recogerla a las 5, que tengo que tirar de ayuda en casa o de abuelos para adaptaciones, vacaciones escolares (miedo me da cuando llegue ese momento…) ¿Qué hay de quien no tiene la suerte que tengo yo, y no puede elegir horario, o reducirse la jornada?
    Yo trabajo porque quiero, por muchos motivos, y nadie me tiene que demonizar por querer trabajar (o tener que trabajar) y tener familia. No me parece justo decir que lo que hay que hacer es no trabajar mientras tus hijos son pequeños. Lo que tiene que haber es una respuesta de la sociedad, de las empresas, de los colegios, de los ministerios, etc, para crear un modelo sostenible, tanto económicamente como de vida para nuestros hijos.
    Efectivamente, ellos tienen que descansar, pero no es sostenible un modelo económico en el que se trabaje 2/3 del año, y el otro tercio te lo pases en casa con tus hijos. Las empresas obviamente tienen ánimo de lucro, y nosotros desempeñamos un papel en ellas, cada uno en particular, así es que entiendo que no te puedes ir cuatro meses al año a tu casa, sin más. Por dónde pasa la solución, no lo sé. Creo que como punto de partida, el que las jornadas sean flexibles, en tiempo y espacio, es básico. Pero eso no es todo, porque tampoco se puede trabajar igual con hijos pequeños en casa, y tampoco quiero que mi vida sea acostar a las niñas y ponerme tres o cuatro horas a trabajar, por norma. ¿Y nuestra vida personal? Soy algo más que madre y trabajadora.

    Tema complejo donde los haya, pero estupendamente expuesto en tu post.

    Un beso

    Responder
  23. Me ha encantado tu reflexión Mar.

    Responder
  24. Hola.

    Como profesora, me sorprende gratamente que des en el quid del problema: que la jornada (y el calendario) escolar de los niños no se adapte a la laboral. Se lee mucho, por ejemplo, que el colegio debería alargarse un mes más (¿pero cuál, julio o agosto? ¿Quién debe cambiar sus vacaciones? Aparte de que los centros escolares no están equipados para los 40º a la sombra del verano español en muchas regiones), que el verano es demasiado largo y se “desconectan” (pero no hay alumnos más motivados que en septiembre, y de hecho el rendimiento -yo trabajo en secundaria- cae en picado en el segundo trimestre para volver a subir en el tercero -estoy generalizando, pero suele ser así) y demás. Llamemos a las cosas por su nombre. El problema está en que necesitamos “un sitio donde dejarlos”. Un sitio en el que nuestros hijos realicen actividades más libres, más creativas, más lúdicas. Ese sitio, claro está, podrían (deberían) ser los mismos colegios (que hemos pagado con nuestros impuestos y están, en ese sentido, infrautilizados), en los que se podrían organizar actividades gratuitas (o de pago, pero de pago mínimo y en función de la renta per cápita familiar -que es la manera más justa que se me ocurre). Abrir los colegios a los barrios y organizar en ellos todo eso que pagamos a entidades privadas, todo eso que organizan los centros privados por un precio carísimo. Y, además, así se crearía empleo.

    Y sobre la jornada reducida en septiembre y en junio… Bueno, yo he estado en centros donde se trabajaba por la tarde durante todo el curso escolar y había días duros (encerrarse con treinta adolescentes a 35ºC es una tortura física, créeme) pero en general se sobrevivía. No me parece descabellado.

    Y, por supuesto, flexibilizar. A ver cuándo se dan cuenta las empresas de que un trabajador feliz es un trabajador más eficaz.

    Gracias por tu reflexión.

    Responder
  25. Hola, pues tienes mucha razón, és increíble todo lo que tenemos que hacer!
    Ojalá puedan cambiar las cosas! Para los padres trabajadores y para esos meses a media jornada!
    Besos

    Responder
  26. y lo peor….. encima de esas vacaciones mal repartidas, los meses que tienen cole, en el concertado de los mios, a partir de primero de la ESo, entran a las 8….. y tienen clase por la tarde……hasta las 5….. una matada de horario… a las 8 es una hora inhumana para invierno para niños tan peques…que van agotados siempre….. si sumamos los horarios de las escuelas municipales de musica de madridpor ejemplo, en las que las clases de los de 6 de primaria y ESo son de 19.30 a 21.30…….

    Responder
  27. vamos, que yomeconformabacon tener el horario ylas vacaciones de cualquier colegio ingles francés o internacional de España, las mismas vacaciones pero con otro reparto, de manera que por lo menos los niños no van tan agotados……

    Responder
  28. No tengo hijos, cuando he pensado en tenerlos siempre me he planteado este problema… Ahora soy autónoma por obligación y mi pareja también, podría ser el momento ideal, pero no lo es porque los ingresos (al menos en mi profesión) son bajos y tardas entre 60 y 90 días en cobrar. Nos las vemos y deseamos para pagar el alquiler, como para tener un hijo… Nos hemos planteado cambiar de barrio a uno más barato aún, pero para dos autónomos es complicado. Emprende, te dicen, verás mundo, te dicen, setas sueño de tu tiempo, ja.
    Si quiero tener un hijo, no puedo permitirme vivir de autónoma, uno de los dos necesita ingresos fijos (es más fácil que sea yo, por mi profesión), mi pareja podría ocuparse del niño, pero dedica más de 10 horas al día a trabajar, y yo me perdería tiempo con mi hijo… Me encuentro en un círculo vicioso, tampoco es cuestión de recoger al niño del cole y sentarte a currar toda la tarde… Hay que hacer algo. Muchas empresas no bajarían su producción con un horario de 8 a 15, ¿qué cambia si yo edito de 8 a 15 o si editó de 8 a 6? Nada, que en lugar de dedicar 2 horas a comer, recojo a mi hijo del cole aunque coma a las 4 de la tarde no? Esa sería una solución válida para el día a día y el teletrabajo para días de vacaciones, ¿por qquéue es tan difícil…?

    Responder
  29. Hola Mar! Lo primero, bienvenida al mundo de intentar la conciliación sin conseguirlo. Estoy de acuerdo en muchas de las cosas que comentas y entre todo el batiburrillo que quiero comentar, me sale decirte primero que: no dejes al de once solo en casa!!! Y mucho menos al cuidado de otros de 4 y 7!!!! No solo porque legalmente es un caso claro de abandono de menores, sino porque no tiene madurez ni debería soportar la responsabilidad de cuidar de hermanos pequeños. Como bien aportas en otros puntos, hay otras alternativas: talleres, canguros, chica, abuelos….. Y lo segundo que quiero decirte es que como madre de cinco niños entiendo tu dilema, pero el hecho de que hayamos creado una sociedad así, como tú dices tan distinta de la de nuestros padres, no tiene porqué recaer en nuestros hijos. La infancia es una de las estampas más importantes porque probablemente, de lo que nos suceda en ella, se definirá la persona en laque nos convertiremos, por este motivo NO creo que deba adecuarse la jornada escolar a la jornada laboral.
    Te adelanto que, dependiendo las circunstancias y necesidades económicas, estoy muy a favor de que los padres sacrifiquemoa nuestras vidas laborales por ellos. Ea un tema largo y que muy meditado, pero en definitiva mi teoría es que los que empiezan la vida son ellos, nuestros hijos, lo que más queremos en el mundo y ya digo que dependiendo de las necesidades económicas que nos hemos creado, aunque ahora te parezca que no, los años que dependen de nosotros no son tantos y sí es verdad que sean también años muy cruciales en el desarrollo de nuestra profesión. Pero como te hablo desde la perspectiva que me da que ya no son tan pequeños, te puedo asegurar que compensan todos los sacrificios, todo el dinero gastado (o no ganado) para que ellos estén bien cuidados y atendidos. Y que esta etapa en la que estás pasará y echarás la vista atrás y puedes ver años de agobios, de estar con el agua al cuello por todos lados, pero ver que tus hijos se están formando como personas de las que sentirte orgullosa,compensa todo.
    Mi solución, mientras tanto, va clarísima a por una jornada intensiva PARA TODO EL MUNDO en todas las estampas de su vida. Padres o no tenemos que tener mas vida que todo el día en le trabajo. Las famosas 8/8/8 pero por ley. Ea la única manera para mi de conciliar lo todo, no solo por los hijos, sino por el resto de nuestras vidas personales.

    Responder
    • Lamento las palabras mal escritas. El corrector pone lo que le da la gana y desde el móvil no he podido releer lo que escribía. Espero que se entienda. Perdón.

  30. Nosotros hacemos magia y malabares para conciliar los horarios de trabajo y los horarios de nuestras hijas pero estamos convencidos de que lo que debe adaptarse a la realidad es la jornada laboral y no tanto la jornada escolar.
    Los niños van al cole para aprender,el hecho de que necesitemos que estén atendidos más horas no es culpa suya.
    Con horarios de 9 a 5 de la tarde y los métodos de enseñanza actuales (fichas, deberes, más fichas, más deberes, extra de inglés….)hacen jornadas maratonianas…niños de 7 años!!
    Un cambio serio y profundo de los horarios laborales y una adpatación de los horarios escolares a esa nueva jornada laboral sería lo ideal para todos.
    Lo que está claro es que necesitamos un cambio, y que si no decimos nada, nada cambiará. Así que, gracias por intentar ser el altavoz del cambio.

    Responder
  31. Voy a ser escueto en la respuesta: usted no busca un colegio donde eduquen a los niños sino una guardería donde los cuiden “gratis” mientras los padres cuadran sus ajetreadas agendas. Eso de: pagar extra talleres y campamentos… sería lo suyo si usted busca que los niños no le compliquen tanto la vida (oiga que son sus hijos no los de los profesores). Los docentes están en sus aulas del 1 de sept al 30 de junio hasta las 15 (por ley) y a disposición de la correspondiente Admon durante julio; pero son educadores no guardianes de sus hijos para que usted cuadre sus horarios.
    Yo le doy tres soluciones:
    1. Hágase docente, oposición pública, y como ejemplo cumpla usted ese horario propuesto.
    2. Pague actividades extraescolares como hacen muchos padres y ayudará a crear nuevos puestos de trabajo (eso del gratis total…)
    3. Trabaje usted a media jornada y fin de sus problemas existenciales.

    Responder
  32. Hola Mar,
    bonito tema para debater…aquí van mis cambios de pensamiento en los últimos tiempos.
    Hace un año, hubiese suscrito al 100% todo lo que dices…pero hace algo más de 6 meses que, por temas laborales, emigramos a Suiza y eso me ha hecho cambiar algo la perspectiva.
    Aquí los niños no empiezan el colegio hasta los 4 años, y de 4 a 6 años solo van media jornada (a las 12:00 a casa). Además, todos los miércoles son libres, no hay colegio. Y hasta los 4 años, tanto las guarderías públicas como privadas no bajan de los 1500€/mes.
    El choque fue importante al aterrizar, aquí la gente cómo se organiza?
    Es muy excepcional que haya alguien ayudando en la casa, interna o externa, lo normal es que ayuden unas horas a la semana con la limpieza, ya está!
    Y 6 meses depués, te puedo decir que se saben organizar…cambian muchas prioridades.
    El enfoque del que parte todo SIEMPRE es el niño, y no que los dos padres trabajen cada vez más horas, para tener más necesidades cubiertas.
    En su plateamiento es fundamental que el niño pase tiempo con sus padres. Al colegio, como bien decía el comentario sobre el profesor, van a aprender…no a pasar las horas que los padres no están en casa.
    Es muy habitual que la gente no trabaje al 100%, si no al 80% y así tienes un día libre para estar con tu hijo (miércoles que no tienen colegio por ejemplo)…algo apoyado y respetado tanto por EMPRESAS como por TRABAJADORES.
    La gente no busca tener la mejor casa, el mejor coche, la mejor ropa, el mejor plan con amigos todos los fines de semana…los padres buscan tener tiempo de calidad con sus hijos aunque eso sea renunciar a poder adquisitivo.
    Bajan las necesidades económicas, por lo que estás dispuesto a cobrar menos al trabajar menos días.
    Y todo esto, en el contexto de un país carísimo, pero en el que se puede vivir con el sueldo de un miembro de la pareja, eso sí, sin grandes lujos…como en la época en la que las madres se dedicaban exclusivamente a cuidar de los hijos y llevar la casa.
    Y donde se respeta el tiempo de los demás, la forma de trabajar es muy eficiente, no hay cultura de calendar la silla, si no de productividad.
    Mi reflexion va más allá de solo reformar el calendario escolar, sino también otros aspectos culturales del entorno y del mundo profesional.
    Gracias por hacernos pensar 🙂

    Responder
    • Estoy de acuerdo contigo, pero yo creo que es más o menos lo que se está planteando desde aquí, salvando las diferencias culturales, claro. Se plantea tanto ajustar calendarios escolares, como formas laborales.

      El problema que veo es que en la sociedad española, el modelo económico y las empresas no están preparadas para que un 50% de la población trabaje a un 70-80%, o menos. Tendrían que cambiar muchas cosas en las empresas para que eso funcionase aquí. También deberían cambiar cosas como la posibilidad real de incorporación si te vas unos años de excendencia, o dejas unos años de trabajar. No sé cómo de fácil es en Suiza estar 10 años sin trabajar, y luego reengancharte al mercado laboral, pero aquí en España, por cuenta ajena, es dificilísimo.

      Por otro lado, también creo que el calendario escolar de nuestros hijos está mal repartido. Horarios muy “intensivos” durante pocos meses, y muchos meses sin clases. En otros países, las vacaciones no son tan largas, y están más repartidas a lo largo del año. A mi, si me preguntas si nuestros hijos deben tener cuatro meses libres al año, te diría que sí, o a lo mejor no cuatro, pero tres sí, pero posiblemente no repartidos como tres meses el verano, dos semanas en navidad, y una en semana santa.

      En mi opinión el cambio en la sociedad española debe ser dual: revisar los calendarios y horarios escolares, y revisar el modelo empresarial para poder acoger más formas de trabajo que permitan compatibilizar familia y trabajo.

      Un saludo

  33. Carolina

    ¡Hola! Mar:
    Soy Carolina y soy mexicana. Aquí en México se viven situaciones similares pero creo que aun más complicadas que en España, es un país muy grande y muy diverso culturalmente, economicamente y socialmente. Soy una mamá joven de 30 años y tengo un hijo ya muy grande de 7 años, a él le encantan las vacaciones y estar en ellas con cualquiera de sus familiares que gozan de más tiempo libre; afortunadamente todos de confianza; así que considero que la solución no debe de ser acerca de ampliar la jornada escolar, más específicamente en mi país cuando la educación no es tan buena. Más bien considero y sin tituveos que la jornada laboral se debe de reducir, si otros países lo han logrado porque no ha de lograrse en los deás. La familia debe de ser revalorizada por nosotros mismo y por las Instituciones o empresas privadas. Padres descansados e hijos felices haría cada rincón del mundo un mejor lugar.

    Saludos desde el caribe mexicano.

    Responder
    • ¡Buenos días Carolina!

      Eso sería lo ideal, pero entiendo que es más complicado que las empresas reduzcan las jornadas laborales la verdad… ojalá se consiguiera y por supuesto nada me gustaría más que que mis hijos disfrutaran más tiempo con su padre y su madre.

      ¡Un besazo y gracias por seguirnos desde tu bonito país!

  34. hola , estoy completamente de acuerdo con todos los comentarios. Yo soy jardinera de infancia estudiado en el –C.I.C. también soy madre y ahora abuelita.
    He trabajado siempre en parvularios del Ronda San Martí con los gitanillos y también en en Campo de la Bota que hicimos construir los pisos de LA MINA.
    Las Mamás trabajaban ayudando en casas etccc.
    Necesitábamos la puericultora y y yo por lo menos un descanso al año ……ah¡¡¡ sta por favor y qué hacemos .
    Conclusión solo el mes de agosto.¡¡¡¡¡
    Fueron mis años más felices , incluso teniendo 40 niñ@s en la clase.
    Un día mis hij@s ya casada claro me dicen :::qué pocas vacaciones ¡¡¡ dije traer el calendario escolar y vamos a contar cuantos días en todo el curso vaia a clase…..yyy saliero 165 días de los 365 del año. Se quedaron mud@s.
    hace muchos años que se oye decir el curso que viene los colegios empezarán el 1 de septiembre jaaaaa,
    L@s profesores vacaciones también como los alumnos, ohhhh en julio vamos a preparar el curso que viene, siiii van los que conozco por la mañana y a comer a sus casa. Pero los padres pagan los 9 meses enteros.
    Fuera los colegios hacen horarios que se acomodan con horarios de los padres y madres.
    Saludos

    Responder
    • ¡Hola Ana!

      Qué trabajo más bonito tuviste, no me extraña que tuvieras años muy felices. Es impresionante la de vacaciones que tienen, sí… Sería importante adaptarlos un poco… no digo que estén las mismas horas que nosotros, pero sí que necesitamos solucionar esta situación que angustia a muchos padres.

      ¡Un saludo!

  35. ANA ROGLÁ

    Mar, gracias por escribirme.
    y apoyar la adaptación de los horarios de colegios, parvuarios y otros.
    y las entradas a los bebés sean flexibles y los primeros días poco a poco con su mamá.
    en Sant Cugat hay uno que mi nieta va con su madre una hora estando con ella y asi lleva desde principio curso. Cada día más hasta que se quede tranquila sin llorar.
    ¿ qué opinas ??
    saludos

    Responder
  36. ¡¡Muchas gracias a todo por vuestros comentarios!

    Los he leído todos y me confirma que hay un problema complejo que tenemos que solucionar. Me encantaría poder responderos uno a uno, pero me temo que el blog está yendo más lento de lo que debería y no me es posible, ¡pero mil gracias por pasar por aquí!

    Seguro que si unimos voces algo cambiará, y espero que sea por el bien de todos…

    Responder
  37. Yo creo que no han cambiado las cosas en 30 años. O si, pero para mal. Yo soy hija de dos padres trabajadores que tenían que pagar a una persona para que me llevara al colegio y enseñarme a volver sola desde que tenía 6 años (SEIS!!!!). Estuve apuntada a comedor hasta los 13-14, cuando me harté y dije que yo no volvía allí. Ahora me doy cuenta del apuro que les hice pasar. Mi madre me enseñó a cocinar cuatro cosas fáciles y me llamaba para preguntarme que tal iba todo (básicamente quería averiguar si había quemado la cocina). En verano, campamentos urbanos y campamentos tradicionales en los que yo me lo pasaba bomba pero que ahora se que se iba un dinero.

    La realidad es que mis padres eran funcionarios y salían a las 15h (sobre las 16h ya estaban en casa).

    Mi realidad ahora es que ganaba menos de 1000€, licenciada, por estar en una clínica de 11 a 20h ininterrumpido y sabados de 11 a 14h (más una hora de transporte hasta casa).

    ¿Nuestra solución? Denunciar a los negreros y quedarme en casa hasta que se solucione el embolado legal en la que nos hemos metido. Nosotros nos lo podemos permitir. ¿Cuántas personas tienen esta ‘suerte’?

    Eso es lo que hay que cambiar. En mi opinión.

    Un abrazo 🙂

    Responder
  38. […] Llegaron las vacaciones escolares y llegó la alegría de los niños, pero también el agobio de muchos padres cuyas vacaciones no van al mismo ritmo que las de los niños, como ya comentábamos cuando hablamos del calendario escolar. […]

    Responder

Deja una Respuesta

Por favor, ten en cuenta que al dejar un comentario en Sonambulistas, estás aceptando nuestra política de privacidad. ¡Muchas gracias!