Tres niños y un perro

3ninosy1perro

Imagen

Tanto a mi marido como a mí nos gustan los perros. Siempre nos han gustado. Mi marido tuvo una perra collie, Nala, a la que adoraban, y en mi casa los últimos 15 años siempre ha habido uno o dos labradores: Syrah, Baco, Tinta y Mencía, y, ahora, Zeta. Y, desde ayer, sus cachorros. Nueve. Ahí es nada. No buscábamos cruzarla, ¡ni de broma!, ya vivimos la experiencia de la camada de 10 cachorros que tuvo Syrah y, la verdad, aunque es precioso verlos a todos corretear y jugar, dan muchísimo trabajo y hay que estar muy dispuestos a tenerlos por casa mientras tienen que estar con su madre (¡bravo por mi madre, que se dejó convencer aquella vez!). Pero el caso es que ayer Zeta paría nueve cachorritos comestibles y a mí me entran unas ganas tremendas de llevarme uno a casa. Claro que luego lo pienso fríamente: ¿tres niños y un perro? ¿en un piso?, y me echo un poco para atrás… Y después pienso en cómo disfruta Bosco con los perros, en la carita de Ana y sus “porfa, porfa, porfa, porfa”… y en que a Blanca le vendría bien tener uno para perderles el miedo, que no terminan de emocionarle… y vuelvo a envalentonarme. Siempre hemos dicho que queríamos tener perro, aunque no sé si aún son un poco pequeños los niños. En parte creo que debería aprovechar la oportunidad de tener en casa a un hijo de Zeta y Baco… y en parte sé que me estoy metiendo en la boca del lobo yo solita, y que sería como tener otro bebé en casa. Vamos, que aquí ando que no sé bien qué hacer. ¡Y lo peor es que sé que Alfonso está igual que yo! Jajaja.

¿Tenéis o habéis tenido perro? ¿Os lo habéis planteado alguna vez? Si lo tenéis, ¿os habéis arrepentido de que os consiguieran convencer? Ay, qué lío… 🙂

-María

 

  1. Ja, ja, yo empece con uno y ahora ya son dos porque tuvo cachorros y me quedé con uno 🙂 Pero ahí si que soy realista mejor uno que dos ….

    El tener perro me parece una experiencia impresionante para los niños, les enseña a ser responsables, a cuidar de un tercero y a recibir cariño a raudales (para mis adolescentes mis perritas son su paño de lágrimas)

    Es cierto que dan trabajo (no tanto como la gente se piensa pero hay que cuidarlos) que hay que llevarles al veterinario (en cuanto crecen solo dos veces al año) y que hay que sacarlos de paseo … así también salimos nosotros un poco 🙂

    Y luego depende del perro y de la casa, no en toda casa cabe un perro y no cualquier perro cabe en cualquier casa.

    Lo que sí que hay que tener bien claro es que un perro es uno más de la familia y por tanto será para siempre!

    Responder
    • ¡Eso lo tengo clarísimo! Me puede, y mucho, el que sea una cría de uno de mis perros (ya ves, hace siglos que me fui de casa de mis padres, pero siguen siendo “mis” perros); me da un poco de “pereza” el momento cachorro y enseñarle que no puede hacer lo que quiera, claro que también estoy metida de lleno en el mundo de la crianza (humana) así que tampoco creo que variara mucho… jajajaja.
      ¡Mil gracias por tu comentario, Ana!
      Besos, -María

  2. Hola, pues te cuento, yo tengo tres peques, la mayor con seis y la peque con año y medio, y tenemos dos perras, siiii, dos. A Noa la adoptamos cuando la segunda iba a cumplir dos añitos, y a Cloe cuando la tercera tenía un mes. Así que imagínate lo que es mi casa, una locura, trabajo…. mucho, para que lo voy a negar pero a mi desde luego me compensa con creces. Pero pienso que el trabajo es sobre todo cuando son cachorros, ya luego se acostumbran a su rutinas y es mas llevadero, eso si, los paseos son si o si. Un saludo.

    Responder
    • Jejeje si ese es mi gran “miedo”: el trabajo que dan cuando son cachorros. Siempre le digo a mi madre que a la que me voy a llevar a casa es a Zeta, que ya está criadita jajaja
      ¡Mil gracias por tu experiencia! Locura de casa no sé, ¡pero que tú eres una valiente, eso seguro! 😉
      Beso fuerte, -María

  3. Hola! Enhorabuena por la decisión!!!
    Yo tengo perro desde hace tres años. Fue una decisión la mar de meditada de la que tuve que ir convenciendo poco a poco a mi marido y ahora no podemos vivir sin Sam. De verdad que no podemos… Y se que, dentro de muchos muchos años cuando tenga que dejarnos, adoptaremos otro perrito.
    Eso si, creo que hay que tomar la decisión de manera responsable, nada me he enamorado, o puede ser un regalo precioso. En mi opinión es una gran responsabilidad que tenemos que asumir los adultos de la casa porque somos los que tenemos que ocuparnos de su educación o bienestar (o al menos supervisarla) ;).
    Por cierto, estamos esperando un bebé y no puedo dejar de pensar en lo que me apetece el encuentro con nuestro perro. Es una de las cosas que más ilusión me hace!!

    Responder
    • ¡Mil gracias por tu comentario! Por supuesto que sé que tiene que ser una decisión responsable, y también que quien de verdad tienen que estar convencidos somos Alfonso y yo, y no tanto los niños (que son fáciles de convencer), porque somos quienes nos encargaremos de él. A ver en qué queda la cosa… 😉
      Besos, -María

  4. Uf! difícil! ahora mismo tengo dos (hace un año, tres). Me encantan los perros y a mis hijas también. Pero soy la que me encargo de ellos, casi siempre, esa es la realidad. No me importa, aunque a veces protesto, porque ya lo sabía cuando entraron en casa.
    Me he criado con perros siempre en casa, y no concibo mi vida sin ellos. He intentado transmitir a mis hijas el mismo amor que yo los tengo y lo he conseguido, aunque tenga que recordarles de vez en cuando que también comen y quieren hacer sus necesidades, je, je.
    En mi caso creo que no me resistiría a tenerle, es ver un cachorro… y me derrito. ¡Venga! ¡si los dos estáis deseando! ¡anímate! ¡vuélvete loca! ja, ja, ja

    Responder
    • Jajajaja, ¡ya te contaré, Estela! Reconozco que me pueden la emoción y las ganas… pero la “cordura” me dice que me estoy metiendo en un embolao yo solita… jejeje. ¡Mil gracias por tu comentario!
      Besos, -María

  5. Cristina

    Hola, yo tengo 3 niños y siempre hemos tenido perros, por lo general más de uno, aun recuerdo pasear en pleno invierno a los dos boxer empujando el carrito con la pequeña de 3 meses, el mediano con 3 años y el mayor con 7 que llevaban cada uno un perro… agotador si, pero muy gratificante también. La relación perro-niño es increible!! En junio murió nuestra última perrita, se la llevó un cancer y estuvieron dándole ánimos y mimándola hasta el último dia…todavía la echan de menos y están deseando que llegue otro. Yo me prometí que ibamos a descansar un tiempo, que es mucho trabajo… pues bien aqui estamos luchando contra nosostros mismos y mirando embelesados cualquier perrito que vemos pasar… por cierto que estamos pensando que el próximo sea un labrador 😉

    Responder
    • Jajajaja lo tuyo ya son palabras mayores… ¡dos boxer y tres niños! Madre mía, ¡menuda valiente! Lo que más me tira hacia el “¡ya mismo!” es la pasión que siente el pequeñajo por los perros, la verdad, que le vuelven loco… pero sigo con mis reticencias, la verdad… sobre todo por el hecho de vivir en un piso. Si tuviera jardín ni lo dudaba, pero me da un poco de respeto pensar que al perro se le vaya a hacer un mundo vivir entre las cuatro paredes de mi casa… ¡ya te contaré en qué acaba la cosa! 😉 (Y si quieres un labrador, yo tengo 9… jejeje, ¿igual ya has descansado lo suficiente? Jejeje)
      ¡Beso gordo y mil gracias! -María

  6. Pues yo no te lo aconsejo. Tengo 3 niños, y antes tenia una perrita preciosa, pero murió cuando el mediano tenia 1 añito… Y la verdad es que estoy más a gusto sin perro. Todo depende de si tienes quien te ayude, porque nosotros salimos mucho… ¿Quien se queda con el perro cuando vais de vacaciones?¿Y si os vais de fin de semana?¿Quién se va a encargar de desparasitarlo y de bañarlo…? Son muy bonitos, dan mucho cariño y da gusto verlos, pero con tres niños, al menos yo, tengo más que de sobra… ¡Si cuando llego a casa y termino los baños, deberes y demás además tuviera que sacar al perro me daba algo!

    Responder
    • ¡Mil gracias por tu comentario, Bea! Me viene genial saber que también las hay partidarias del no 😉 Nosotros viajamos también mucho, pero ese tema lo tendría cubierto con mis padres, que se lo quedarían cuando no nos lo pudiéramos llevar (espero, si no, no me meto en este follón). El resto es lo que tenemos que pensar bien y ver que tanto Alfonso como yo vayamos a estar dispuestos (evidentemente, no cuento con que los niños vayan a encargarse de ello aún). En fin: que, como ves, estoy (y seguiré) hecha un lío 😉
      ¡Beso gordo! -María

  7. HOLA, TENGO TRES NIÑ@, DE 8, 6 Y 5 Y TB UN PERRO, BICHÓN MALTES ,DESDE HACE DOS AÑOS. TODOS LO QUEREMOS; COMO BIEN DICES EL QUE LE TENÍA MIEDO A LOS PERROS SE LO HA PERDIDO Y VEO IMPORTANTE EN EL DESARROLLO DE LOS NIÑOS CRIARSE CON ANIMALES EN CASA…..Y SIII DA TRABAJO, Y MUCHO, PENSAR EN LOS DÍAS DE LLUVIA COMO PONE TODO PERDIDO….DIAS QUE NO APETECE BAJARLO…PERO… COMPENSA!! OJO, AL IGUAL QUE HA COMENTADO ALGUNA COMPAÑERA, SEGÚN SE HACE ADULTO EL TRABAJO ES MENOR.
    ESPERO TE HAYA SERVIDO DE AYUDA.

    Responder
    • ¡Mil gracias, Ivanna! Me viene genial 🙂
      ¡Beso gordo! -María

  8. Qué difícil María!!
    Creo que los pros y los contras ya los sabes, sería un cachorrito de tus perros que eso es muy especial, sería un compañero increíble para tus hijos, también les hace ser más “humanos”, los animales despiertan sensaciones que nosotros no podemos y son de gran ayuda pero trabajo, trabajo y mucho. Tener un niño en un piso y en una gran ciudad es muy difícil. Yo vivo cerca de San Sebastián y salgo a la calle y tengo muchos paseos para pasear a Lani. Un labrador es tranquilo pero es grande y necesita su ejercicio diario para estar bien y ser un perro equilibrado. También hay que tener en cuenta el aseo del perro, los perros de pelo corto huelen más y hay que estar más pendiente. Los días de lluvia habrá que secarle bien antes de entrar pero todo esto son rutinas que hay que tomar y al principio costará acostumbrarse pero luego ya es para siempre. Los cachorros aprenden rapidísimo y si es hembra más. Otro punto importante para mí, las hembras son más obedientes, más inteligentes y tienen el celo pero los machos con los celos de las hembras también es un rollo a´sí que yo me inclinaría por hembra.
    Y el hándicap mayor para mí es en vacaciones o salidas pero si lo puedes dejar con tus padres entonces ningún problema.

    Yo ahora si tuviese que repetir lo haría, Xabi creo que no. Nosotros damos el 100% por todos y nos privamos de muchas cosas por estar con Lani. Procuramos llevarla a todas partes, e ir a sitios donde la admitan, y si hay que pasar el día por ahí con amigos volvemos pronto para sacarla y para irnos un fin de semana tenemos que depender de mis padres para que nos la cuiden porque son quien mejor se ocupan de ella y no me gustan las residencias. Pero a mi me compensa con creces. Es increíble tenerla, estoy convencida de que te hace más tolerante y mejor persona y para Ager creo que es muy bueno crecer a su lado.
    Siento la parrafada pero es que el tema perro…es lo que tiene. Un besazo y animo con la decisión!!

    Responder
  9. Te vaticino un cuarto hijo en breve. Con las ganas que tenéis los dos, si no os lanzáis siempre vais a estar pensando que por qué no lo habéis hecho. Y con el apoyo logístico que tendréis será más fácil! Yo aunque me lo piden, me sigo haciendo la dura; los que os aventuráis, sois ídolos para mi!!!!

    Responder
  10. Mi mujer era muy reacia a tener animales en casa por la responsabilidad que conlleva. Pero un día aparecí con una gatita de dos meses. Una naranja rayada y… nos enamoramos.
    Tanto mi mujer como mis dos hijas y yo nos hemos acostumbrado enseguida a vivir con ella y ella con nosotros. Como experiencia está siendo fantástica, con sus claros y sus oscuros. Por ejemplo, al año de traerla se quedó preñada. Tuvo tres gatitos y regalamos dos. El tercero nos lo quedamos porque no fuimos capaces de volver a pasar por la separación. Y tampoco quisimos hacerle pasar por ello a la gata.
    Asi que, al final, de no querer animales en casa, hemos pasado ha tener dos gatos. Pero nuestra tenemos claro que nuestra familia ya no sería la misma sin ellos.
    Para las niñas, tener que cuidar de otro ser vivo y recibir tanto cariño por ello les está aportando una experiencia difícil de explicar.

    Responder
  11. Hola María! No lo pienses tanto que si le das tantas vueltas no lo harás y quizá luego te arrepientas! ;9
    Nosotros estamos a un mes de tener al tercero (tengo dos niñas de 8 y 6 años) y hace algo más de un año que tenemos a nuestra pastor alemán con nosotros. Llegó a casa recién destetada y, aunque un poco locura, estamos encantados.
    Parece que las familias nos hacemos a las ampliaciones que nosotros mismos vamos buscando… Jijijiji!
    Me he atrevido a dejarte el comentario porque lo mejor de la convivencia con Zelta es el trato y la complicidad que tiene con mis niñas y cómo juega con ellas. Y cómo ellas la cuidan. Es una convivencia idónea que nos aporta mucho a todos. Y estamos deseando que Bruno esté aquí y que la familia esté completa!!!!!!!!!!!!!! ¡Ánimo, que ese cachorro ya es parte de vosotros!!!

    Responder
  12. Eliamapola

    Si nos parece que los niños crecen rápido, ¡los perros mucho más! Si tu temor es el trabajo que dará de cachorro, piensa que van a ser solo unos meses. Para mí el gran inconveniente de tener perro es con quien lo dejo cuando viajemos, ¡pero tú lo tienes cubierto! Si los dos habéis tenido perro y el tema de sacarlo no será terrible para ninguno, y si los niños están ya en edad de disfrutar de un cachorro… Además los papás son de la familia. Sinceramente creo que los planetas se han alineado. ¡A por él! 😉

    Responder
  13. Me hiciste reflexionar mucho, gracias por ello! De tu post salió el mio…http://www.antojadaporvocacion.com/2015/10/decidir-si-tener-perro.html
    Un abrazo.

    Responder
  14. En serio??? Ole, ole y ole!!! Reconozco que a veces pienso que llegará el momento perro… También tuvimos creciendo y lo recuerdo con un cariño enorme… Ahora, que a estas alturas de la partida, no me veo capaz 🙂

    Responder
  15. mamapinta

    Para los niños es maravilloso tener un perro, la responsabilidad, el cariño, aprenden que hay que tratar a los demás con respeto… y es bueno hasta para su sistema inmunológico, pero eso sí, dan mucho trabajo, sobre todo los paseos que a veces es perezón total, es eso lo que hay que valorar porque por lo demás de no ser un cachorro que muerda cosas el primer año, no tiene por qué dar trabajo en casa, lo mejor es adoptar en una protectora donde te aconsejan qué perro es mejor para tu estilo de vida, tu entorno o las características de tu casa. A mí me compensa porque soy muy perruna y porque un perro es una fuente de amor incondicional que siempre merece la pena… pero claro, solo tengo un niño, con tres hay que ver la disponibilidad que tiene uno para darle el ejercicio que necesita. Un beso.

    Responder
  16. […] pero me da que ella aún no se ha enterado. Ya os contaré en qué queda la historia de los tres niños y el perro…. ¡Si es que no se puede ir una de viaje tranquila! […]

    Responder
    • Hola a tod@s, yo tengo 3 hijos de 8, 6 y 4 años y este verano nos hemos embarcado en la aventura de tener un perro…mi sueño desde pequeña que nunca se hizo realidad…
      Estamos encantados, el pequeño tenía miedo horrible y en un mes no sólo se le ha quitado, va por la calle abrazando a todos los perros que encuentra!!!
      Es uno más, con el trabajo que conlleva pero cuando te mira o te viene a saludar cuando llegas a casa, se te olvida todo…es como tener otro hijo.
      Llegó a casa el 29 de junio, con un calor tremendo; labrador chocolate de tres meses, Coco se ha ganado nuestro cariño y nos tiene a todos enamorados.
      A las que tenéis dudas, os animo a que tengáis perro, creo que para los niños es muy bueno crecer con él…y viceversa

Deja una Respuesta

Por favor, ten en cuenta que al dejar un comentario en Sonambulistas, estás aceptando nuestra política de privacidad. ¡Muchas gracias!