Comida Alonso y del Yerro

comida AY-27

comida AY-16

comida AY-30

Que tengo la suerte de tener una familia enorme no es ningún secreto 😉 El año pasado mis padres decidieron instaurar una comida anual en Viñedos Alonso del Yerro con las familias que dan nombre al proyecto: la de mi padre, y la de mi madre. Es decir, los hermanos de mis padres, con sus hijos y nietos, que no somos pocos, y mi abuela 😉

Aunque echamos de menos a los que no pudieron venir aquél día, lo cierto es que es una excusa fantástica para juntarnos todos, que a medida que vamos creciendo se complica cada vez más, y para ponernos al día los unos con los otros.

He tenido la suerte de crecer en una familia grande, sí, pero donde el concepto de “familia” siempre ha sido importante. Hasta que fui muy mayor no recuerdo un domingo que no comiéramos en casa de mi abuela Montse con todos mis primos, ni una semana en que no viera a mis primas Yerro.

comida AY-20

comida AY-18

comida AY-29

comida AY-14

Del catering, como siempre, se encargaba Maldon. La comida es siempre un acierto, y consiguen ponerlo siempre todo con un gusto impecable. Cierto, les tengo un cariño especial, pero yo no me canso de recomendarlos porque sé que funcionan, y funcionan bien. Ahí os lo dejo 😉

comida AY-21

comida AY-23

comida AY-26

El vino, evidentemente, no podía ser otro que Alonso del Yerro.

comida AY-1

comida AY-17

Lo bueno que tiene Santa Marta es que hay espacio de sobra para que los niños corran y, puesto que mis hijos y los de mi hermano están todo el día allí, está muy preparado para ellos.

comida AY-25

comida AY-11

comida AY-7

Aunque como nos juntábamos con la friolera de 30 niños sí o sí había que tener juegos organizados. Mi madre para eso es muy práctica y no lo dudó ni un minuto: unos animadores que se encargaran de tener a los niños corriendo y jugando sin parar. 

comida AY-37

comida AY-45

comida AY-33

El año pasado pusieron un castillo hinchable, pero hizo tal calor que tuvimos que terminar mojándolos a todos con una manguera, castillo hinchable incluido, para que no terminaran asfixiados, así que este año cambió y, además de los juegos tradicionales como el pañuelo o tirar de la cuerda, trajeron un montón de juegos gigantes de madera:

comida AY-31

comida AY-32

Un quién es quién que nos dio juego a mayores y pequeños, un juego de pesca, un tren de madera, unos tacos para que se subieran e hicieran carreras…

comida AY-39

comida AY-34

comida AY-42

¡Y las pompas de jabón! No os podéis ni imaginar el juego que dio a los niños, sobre todo a los más pequeños que alucinaban cada vez que conseguían hacer una pompa, por pequeña que fuera, y que terminaron calados hasta los huesos de jugar a hacer espuma con el jabón al final.

Una de las cosas que más me gusta de estos encuentros es que mis hijos tienen la oportunidad de juntarse con los hijos de mis primos, a los que ven de pascuas a ramos, ¡y es una gozada ver cómo encajan de bien unos y otros!

comida AY-61

comida AY-59

Y cuando todos se hubieron ido y ya sólo quedábamos “los de casa”, tocó terminar de recogerlo todo… y aquí hasta el más pequeño ayuda. ¿No es maravillosa la capacidad que tienen los enanos de convertirlo todo en un juego?

comida AY-47

Ahí, aunque no lo parezca, hay dos niños metidos y convencidos de que nadie sabe dónde están.. ¡viva la inocencia de nuestros pequeñajos!

comida AY-24

comida AY-9

En definitiva: pasamos un día genial, rodeados de los que más queremos, ¿se os ocurre un plan mejor para el sábado? 😉

El año que viene, ¡más!

-María

  1. No conocía los viñedos pero me parece un sitio fantástico para hacer este tipo de reuniones familiares o con amigos. Nosotros tenemos también un rinconcito donde nos juntamos todos cada año para celebrar que la familia es uno de los pilares de nuestra vida. Lástima que seamos pocos. Me hubiera encantado tener una gran (en número, claro) familia.
    Besazos.

    Responder
    • María

      Jejeje como dice una de mis hermanas siempres: lo importante es que la familia esté unida, da igual cuántos la formen 🙂
      ¡Beso gordo y gracias por pasarte!

  2. Qué suerte tener a la familia cerca! Nosotros siempre hemos estado desperdigados por las españas pero lo mejor de las vacaciones de Semana Santa y Navidad era poder estar todos los primos juntos. Son recuerdos para siempre.

    Responder
    • María

      Eso sí que es cierto: al final, tener a la familia cerca hace que sea más fácil vernos y juntarnos más. Aunque como cada vez somos más, cada vez estamos más esparcidos 😉
      ¡Beso gordo!

  3. Me encantan las fotos y la idea de Maria y Javier de juntar las familias.
    El montaje del catering Maldon un 10..enhorabuena

    Responder
  4. ¡Menudo sarao! ¡De los buenos! Las fotografías preciosas. La jornada increíble, parece. La costumbre, para no perder.
    Qué buen clan tenéis.

    Responder
    • María

      Jajaja, ¡muchas gracias, María! Con las fotos se hace lo que se puede jajaja, pero pasarlo lo pasamos pipa 🙂
      ¡Beso enorme!

Deja una Respuesta

Por favor, ten en cuenta que al dejar un comentario en Sonambulistas, estás aceptando nuestra política de privacidad. ¡Muchas gracias!