Cómo enseñar a los niños a comer

Mamá, yo desayuno un plátano que es más sano“, me dice esta mañana (son las 9.15 mientras escribo estas líneas) mi hijo de 5 años. Y mi cara se queda tal que así: 😶

¿Cómo enseñar a los niños a comer? El tema es que yo nunca he comido de forma especialmente sana (más allá de que siempre he comido comida casera y que no pruebo la bollería porque no me gusta el dulce) y durante un tiempo, como ya os conté, incluso hice oídos sordos a todas esas voces que nos cuentan que la comida que comemos hoy en día deja mucho que desear.

Más tarde llegaron los niños a mi vida, hace como un año una persona de mi familia se volvió diabética de forma sobrevenida, llegó Cata de The Good Food Company invitándome a descubrir el mundo de la comida ecológica y mi querida Marian (Boticaria García) contando las pestes del azúcar y decidí que igual era un poco (muy) irresponsable por mi parte no cuidar un poco más de lo que comían mis hijos.

No voy a engañar a nadie: la mayoría de mi compra actualmente no es comida orgánica, en mi despensa siguen colándose de vez en cuando galletas Príncipe y no soy un ejemplo para nadie en esta materia. Pero he cambiado ciertos hábitos. “Al menos hay unos mínimos”, me decía Cata, como comprar sólo huevos camperos, pollo de corral, que cocinamos en casa casi todas las galletas que comen o que toman tostadas con aceite, como me recomendó Marian, y no sólo con margarina.

Y al margen de “mis cambios” en la compra o en la cocina, lo que os quería contar es que a los niños, cuando les enseñas a comer ( y a mí me queda todavía un largo camino) y les explicas las cosas, aprenden. Y eligen plátano para desayunar en lugar de galletas con chocolate, aunque les gusten más.

Cuando a los niños les explicas las cosas, aprenden, y esto también aplica a aprender a comer.

Antes yo decidía lo que desayunaban, lo que merendaban (a diario comen en el cole) y lo que cenaban. Si no les gustaba por ejemplo algo con verdura, se lo comían “porque se lo tenían que comer”. Ahora les explico por qué es importante que coman verdura. Saben qué es la diabetes. Conocen la importancia de comer fruta. Entienden que no pueden comer tantas cosas con azúcar y que el ketchup, aunque no lo vean, también lleva azúcar. Y, para mi sorpresa, he de decir que se autocontrolan bastante.

No es un proceso rápido y no eligen desayunar fruta todos los días, y aún se quejan si van por el supermercado y les digo que no podemos comprar todas las galletas de muñequitos que ven en los estantes porque tienen mucha azúcar, pero la cosa va mejorando y cada vez entienden e interiorizan más las cosas, e incluso se sienten muy orgullosos de que, aunque no les guste el brócoli, lo comen en la tortilla “porque así está muy rico y es muy bueno para la salud“, como les cuentan a los abuelos.

Una de las charlas que me ayudó mucho para enseñar a los niños a comer y me convenció todavía más de la importancia de hacerlo fue la Ted Talk Teach every child about food, del grandísimo Jamie Oliver, ¿la habéis visto? Si no es así, os la recomiendo mucho, pero mucho. En el vídeo que he puesto de Youtube está en inglés, pero en la web de Ted podéis verla con subtítulos en español.

¿Cómo lo hacéis vosotros? ¿os preocupa este tema? ¿también intentáis implicar a los niños en sus decisiones con respecto a la comida? Ya me contaréis si tenéis más recursos interesantes para padres o para niños sobre cómo enseñar a los niños a comer 😉

PD: Muchísimas gracias por todas las ideas que me disteis para De Raimundo, ahí estamos todos dándole una vuelta a ver qué podemos aplicar, ¡ya os contaré!.

PD: 10 ideas para cenas que no fallan, comida ecológica y 20 sitios para comprarla y cómo hacer que los niños coman verdura.

  1. Un post súper interesante. Nosotros también estamos intentando concienciarnos con respecto al azúcar. De hecho, “flipamos” bastante desde que conocemos la cantidad diaria recomendada de azúcar que debe tomar un niño al día (según la OMNS) y calculamos la que llegaban a ingerir por no mirar la composición de las cosas.
    En nuestro caso pensamos que la mejor manera de enseñar es con el ejemplo y con paciencia. Los adultos vamos cambiando poco a poco nuestros hábitos y ellas lo ven como más normal.
    Cocinamos más en casa y dejamos las galletas y bolleria de super para días esporádicos. Y no renunciamos del todo porque tampoco queremos que sean las “raras” del cole. Aún falta mucha concienciación. Por suerte las verdura les gustan bastante desde bien peques.
    Un saludo!

    Responder
    • ¡Muchas gracias Manu!

      Es difícil, la verdad, pero hay que intentarlo… yo ya os digo que al principio no hacía mucho caso, pero llegado un momento me pareció irresponsable.

      Estoy con vosotros, yo tampoco los veto porque creo que al final la prohibición genera más ansia, pero por suerte los míos no son especialmente “ansiosos” con el dulce y prefieren el salado y la repostería de casa. Con la verdura lo tengo más complicado, pero voy poco a poco (yo en eso no soy un gran ejemplo :S…)

      ¡Un abrazo!

  2. Hola María! Yo soy super golosa, y evito mucho el azucar en mis peques, para evitar que lleguen a tener esa dependencia que tengo yo, que es un horror. Se lo doy, por supuesto, pero vigilo mucho las comidas.

    En mi casa, mis hijos, te piden la fruta como si fuesen las galletas, les gusta todas, incluso les dices, que quieres merendar y te piden un kiwi y uvas. Mi hija me pregunta todos los días cuando vuelve la sandía.
    Los tomates cherry los devoran, los compro a kilos, el maiz, los esparragos.. hay purés variados continuamente.

    Y la gente me mira como “que suerte” que bien comen tus hijos la fruta y la verdura.
    No señores, no es “que suerte”, se llama educar a los niños en el comer.
    Es como si cuando ves a un niño super educado, le dices a la mama “que suerte” que bien se porta tu hijo, pues no, ahí hay un trabajo de los padres educando a ese niño para que se porte bien, pues con la comida es igual.

    A veces cuesta, por una única razón, que nosotros también lo tenemos que comer, y cargar siempre con meriendas y preparar menus sanos. Pero es educar como en todo lo demás. Yo empece desde pequeños, siempre llevaba manzana cortada, uvas, tomates, y cuando tenían hambre a media mañana o por la tarde, se lo daba. Se van acostumbrando al sabor hasta que ellos mismos lo interiorizan.
    Por supuesto que es más fácil llevar galletas o comprar un bollo por el camino, pero entonces siempre te querrán cosas con azúcar, al final son hábitos, lo que les enseñas.

    Yo de verdad, que a los padres no los juzgo nunca, cada uno hacemos lo que podemos, pero cuando recojo a mis hijos en la ruta, veo padres con hamburguesas del burger de merienda para los niños o comprando bollos continuamente. Yo de verdad, que alucino. Nosotros comemos hamburguesas, pero en días especiales, domingos, fiestas, por supuesto, nunca para merendar.
    Pero tu mismo, luego no llores que a tu hijo no le gusta la fruta ni la verdura, porque el gusto y el paladar se forma desde pequeño.

    Y soy de la opinión que somos lo que comemos. Y en España tenemos una cantidad de frescos, fruta y verdura que puedes encontrar en cada esquina. Con un sabor y un precio muy asequible.
    ¿Como es posible que en Alemania donde yo vivía, donde los frescos eran 4 veces más caros que aquí, todas las madres, les diesen a los niños de comer y aquí en España no? donde lo tenemos en cada vuelta de la esquina.

    Yo sólo tengo dos consejos por si pueden ayudar para ir metiéndoles sabores nuevos. Lo tienen que probar. Tu haces una comida, con verdura y algo que les guste. Tienen que probar la verdura y luego el otro plato y para poder repetir, tienen que haberse comido todo, lo “que menos les gusta” y lo que más. No vale repetir de espaguetis si antes no hemos comido la ensalada o el puré. Empieza poco a poco, cada vez les pones un poquito más en la ración y ya verás como lo interiorizan perfectamente.
    Y el segundo, no poner como “malo” lo sano. Es decir, muchas veces tendemos a decir, como te portes mal, esta noche no tienes macarrones y te doy puré. Hay que ofrecer las verduras y las frutas como cuando ofrecemos chuches. Y sobre todo, ofrecerlas siempre, ¿Que quieres de merendar o de postre? Pera, manzana, yogur… que los oigan continuamente.

    Te lo agradecerán en el futuro! 🙂
    Menudo tostón he pegado…jeje

    Responder
    • ¡¡Muchas gracias por darnos tu opinión!!

      Nada de tostón, creo que ayudas a mucha gente con tu opinión y tus consejos.

      La verdad es que estoy 100% de acuerdo contigo, es un tema de educación, de ejemplo y de esfuerzo permanente.

      Yo utilizo también bastante el truco de ponerles como segundo algo que les encante cuando sé que les gusta menos el primer plato, y sin duda les motiva y les anima muchísimo a no quejarse con el primero y al final se acaban acostumbrando.

      También en los desayunos y en las meriendas intento que coman cosas un poco más sanas aunque no les prohiba comerse un día unas galletas, por ejemplo, y menos si son caseras, aunque también lleven azúcar, pero lo controlo más. Entiendo que hoy en día vivimos todas vidas de locura y, por ejemplo, me imagino que con mi vida laboral anterior en el despacho me hubiese resultado muchísimo más complicado hacer galletas o bizcocho en casa o llevarles la fruta cortada y preparada… pero bueno, siempre hay opciones como las uvas, una mandarina o los tomatitos (esto último lo he intentado y por ahora no me funciona… seguiré insistiendo) que es rápido.

      Y el tema de no poner como malo lo sano también lo considero esencial.

      ¡Muchísimas gracias por todo, un besazo!

  3. En cuanto tenga un ratito me paso a ver el vídeo. Me encanta Jamie Oliver!! Es cierto que los mensajes de la comida sana van calando. Un día, a mis mellizos les explique lo de las 5 piezas de fruta y verdura. Y a veces me sorprenden contando el número de piezas de fruta que llevan y que pueden tomar yogurt de postre en la cena. O hablan de lo contento que se pone su cerebro cuando comen pescado 😀 Yo no soy muy talibana pero sí que intento tener un poco de moderación con el azúcar y el chocolate.

    Responder
    • Si te gusta Jamie Oliver te va a flipar la charla, está muy muy bien.

      Al final, como él dice, es un tema de educación, y es cierto que los niños se conocen mejor los nombres de las marcas de galletas, por ejemplo, que cómo se llama cada verdura, como decía Jamie en su charla.

      Si los vamos haciendo partícipes seguro que al final va funcionando, al menos en mi caso como en el tuyo así está siendo 😉

  4. Gracias por el video, me encanta y me parece super interesante y util.
    Voy a ser muy sincera, es verdad que me preocupa lo que comemos en casa, es más creo que mi cocina es bastante sana en ese sentido, las cenas suelen ser verduras y carnes , huevos o pescado, intentando evitar los fritos, pero sigo recurriendo a galletas, a nutela y a veces a nuggets de pollo congeladas…por qué? pues porque aunque es verdad que el azucar no es bueno, no creo que a unas niñas de 10 años que no paran les pase nada por tomar uans galletas pricnipe o un sandwich de nocilla, una vez al dia, por que a veces voy pillada de timepo y necesito tener en el congelador uans nuggets de pollo que me salven la cena..que no es lo mejor del mundo, es verdad , pero creo que todo en sus justa medida, comer todos los dias en el Mcdonalds no es bueno pero por comer una vez al mes no psaa nada, comer todos los dias comida procesa no es bueno pero tenerla para cuando hace falta…no sé a veces me siento un poco bicho raro pero de verdad aunque me preocupo por la alimentación de mis hijas y de mi familia, no es algo que me quita el sueño, y creo que comer es un placer y que hay que saber disfrutar de todo en su justa medida, para mi todos los excesos son malos, tanto el no mirar lo que comemos como el mirarlo tanto……. Muchos besos Mar!

    Responder
    • ¡¡Hola Carol!!

      Me alegro de que te guste.

      A ver, yo también creo que tampoco es que borremos determinadas comidas que están ahí para siempre y por eso os decía que podéis encontrar a mis hijos un día comiéndose unas galletas de chocolate que les he comprado a lo loco en el súper antes de llegar a por ellos. Eso sí, ahora sí que soy más consciente y en vez de comprar siempre las galletas pues les compro mandarinas, o uvas, o incluso pan y un poco de jamón y les hago el sandwich literalmente in situ en la puerta del cole. Pero vamos, que estoy contigo en que, como decía antes, a veces con las vidas que llevamos hacemos lo que podemos.

      Yo tampoco creo que haya que volverse locos o sentirse culpable por estas cosas, si no apaga y vámonos…

      ¡Un besazo!

  5. Me parece super bien que les empiezas a educar sobre alimentación de tan pequeños.
    La verdad, es que nuestra salud y cuerpo es de lo mejor que tenemos, así que lo tenemos que cuidar al máximo.
    Me alegro que tus niños te pidan fruta, que adorables.
    Ose dejo con este artículo que he visto hoy y me ha dejado de piedra:
    https://magnet.xataka.com/en-diez-minutos/asi-tendrian-que-ser-los-envoltorios-de-los-alimentos-si-quisieran-reflejar-sus-ingredientes-reales

    Salud!!!

    Responder
    • Es súper importante, sí, nos toca cuidarnos y más a los enanos.

      La pera el artículo… ¡muchísimas gracias por compartirlo! Lo único malo es que miedo da lo que comemos la verdad…

  6. Me encanta tu post y estoy totalmente de acuerdo. A mí me diagnosticaron diabetes 1 este verano y supuso un cambio drástico en la alimentación porque ,si bien es verdad que se come de todo en casa, yo he desayunado leche con nesquik y campurrianas durante años y me encanta el dulce. Y mis hijos comen muchísima verdura y fruta pero yo poca fruta comía, y ellos demasiada azúcar en el desayuno. Así que me tocó cambiar hábitos y eso ha implicado a todos. Para mí ha sido fundamental cocinar nuevas recetas, nuevos ingredientes o formas de comerlo, y los niños han tomado muchísima conciencia de ello. También hay que respetar sus gustos, no les gusta la lombarda pero les encantan las espinacas y no les obligo porque eso causa rechazo muchas veces, y lo respeto porque a mí tampoco me gustan los guisantes y creo q hay variedad más que suficiente como para dar con lo que les gusta. Y en nuestro cole hacen campaña desayuno saludable cada curso, y el almuerzo también marcado, que creo que son pequeñas acciones muy necesarias y con mucho calado en los peques. Un saludo

    Responder
    • ¡¡Hola Eli!!

      Como decía en el post, lo mismo le pasó a una persona de mi familia hace muy poquito y eso nos ha tocado bastante a todos, creo que fue mi punto de inflexión en el sentido de “no puedo pasar del mundo alimentación”.

      Lo bueno es que involucrándoles en el proceso y explicándoles las cosas creo que se simplifica todo muchísimo, y la verdad es que yo tampoco les obligo a comer lo que no les gusta nada, lo que intento siempre es que lo prueben.

      Nosotros en el cole anterior también teníamos un día de “desayuno con fruta” “obligatorio” y ahora intento enviarles fruta al menos un par de días más, sí que son detalles pero vas educando sus hábitos, como tú dices.

      ¡Un abrazo!

Deja una Respuesta

Por favor, ten en cuenta que al dejar un comentario en Sonambulistas, estás aceptando nuestra política de privacidad. ¡Muchas gracias!